domingo, 29 de enero de 2012

Con "Ma" de "Madurez": másteres


Desde que empecé este blog (apenas hace una semana y media y ya tiene más de 1800 visitas, ¡gracias!) he entrado en muchos otros y leído infinidad de entradas. En muchas de ellas se habla sobre la pregunta del millón: estudiar un máster: ¿sí o no? En esta entrada aportaré una reflexión que me gustaría compartir, con el fin de que tanto los que habéis estudiado uno como los que no deis vuestra opinión:

En España existe la mala costumbre de pasar del instituto a la universidad sin apenas plantearse qué es lo que se quiere estudiar, sin estar seguro de quién se es, a qué se aspira, etc. Quizá se deba al "asequible" precio (en comparación con otros países como Canadá o Estados Unidos) que tiene la matrícula.

Esta entrada masiva de estudiantes confusos tiene consecuencias nefastas en las aulas de muchas (por no decir todas) las facultades. Son muchos los que prueban suerte con estudios que no les convencen y tardan dos, tres, o más años en darse cuenta qué es lo que realmente les gusta. Otros, por el contrario, se quedan en una carrera que parece no gustarles "por tener un título", es decir, estar por estar.

En traducción, es frecuente escuchar por los pasillos comentarios del tipo "qué tontería de carrera, cuatro años para aprender a poner comas" o "en esta carrera acabas el 90% de las veces de profesor de español para extranjeros". Que los propios alumnos, que supuestamente están ahí porque quieren, digan eso, hace que los ánimos (al menos los míos), decaigan.

No son pocos los que siguen (desde el instituto) con la tóxica dinámica de quejarse y criticarlo todo, e incluso burlarse de los profesores. A apenas año y medio para salir al mercado laboral, pocos son los que pueden evitar el bostezo cuando se les habla de currículum, experiencia profesional o el (temido) mercado laboral. Por todo ello, una termina la universidad con la sensación de haber estado en una prolongación del instituto (exceptuando la calidad de los profesores, que no es poco :)).

Aunque no puedo comparar de primera mano, estoy segura de que estoy en lo cierto si digo que "la universidad ya no es lo que era". Como sabéis, vivo y estudio en Salamanca, y cuando piso las aulas en las que los alumnos de Fray Luis de León tenían que memorizar todas las materias, no puedo creer que "en solo unos años" todo haya cambiado tanto. ¿Dónde quedaron las ansias por conocer más y más?

En fin, por todo esto, creo que es una muy buena idea estudiar un máster siempre que se pueda. Del máster espero que sea el equivalente de lo que yo pensaba que sería la universidad: gente que sabe dónde está, que valora lo que tiene y que da lo mejor de sí misma porque es consciente de por qué está ahí. Gente que ya ha tomado una decisión (de mayor o menor envergadura) y está dispuesta a trabajar y a disfrutar con lo que ha elegido estudiar. Vamos, lo que debería ser un grado/licenciatura pero que (yo considero) no lo es.

¿Qué pensáis vosotros?
Los que habéis cursado uno... ¿por qué lo hicistéis? ¿Fue gratificante desde el punto de vista personal y académico?
Los que no... ¿tenéis pensado hacer uno? ¿Por qué si o por qué no?

Actualmente existe también la opción de cursar algunos másteres online. ¿Qué opinión os merecen? Sacrificar el sabor de las aulas por la comodidad, ¿merece la pena?



19 comentarios:

  1. Yo cursé mi máster (en traducción audiovisual por la UAB) porque después de 4 de haber dejado la universidad, sentía como si mi cerebro estuviese dormido, me costaba pensar... No sé, era como si mi cuerpo me pidiese estudiar algo. Siempre me ha interesado la traducción audiovisual, así que me decidí por un máster porque, bueno, suena mejor que un cursillo de esos del CCC.

    Como ya había hecho dos asignaturas de traducción audiovisual, y había estado trabajando 3 años en el sector de los videojuegos, tampoco voy a decir que el máster me descubrió el paraiso inimaginable de sabiduría, pero sí que me ayudó a digamos a reordenar un poco todos los conocimientos que tenía, además de adquirir otros que no tenía (por ejemplo, Audiodescripción y traducción multimedia). Y, bueno, ya que estamos, también me sirvió para plasmar en un papel mi experiencia en videojuegos (ya sabes, no basta con decir que has vivido 7 años en un país anglosajón, sino que les tienes que enseñar el título de Proficiency para que te crean).

    Yo aconsejo estudiar un máster si te lo puedes permitir. Las opciones online son muy buenas para aquellos que no puedan hacerlo presencial, pero claro, son mucho más caras. Yo lo hice online, y aunque sí que es verdad que no se respira lo mismo que yendo a clase, sé de buena tinta que me habría dado una pereza horrenda tener que salir de casa para ir a la universidad. Así que, imagino que el hacerlo presencial u online depende más de cada uno.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto... ¿Solo una semana y has escrito ya tantas entradas? Madre mía, yo quiero ser como tú ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué rapidez! Muchas gracias por opinar tan rápido. Tenía la esperanza de que hablara alguien sobre este máster, que es el que yo quiero cursar (en principio, es el que más me atrae). La distancia de la facultad con el centro de Barcelona son una razón de peso (al menos para mí) para elegir la opción online, pero aun así no dejo de imaginarme la cantidad de gente que podría conocer "cara a cara" allí. Por no hablar de las charlas de los profesores. Soy de las que se queda embobada al escuchar a un buen profesor hablar sobre su experiencia, o al dar consejos, y eso no ocurriría online :(

    ¿Trabajabas a la vez que estudiabas el máster? Esa es otra de las grandes ventajas que le veo a esta opción.
    ¿Cómo fue tu experiencia en la licenciatura? ¿También había gente que, aun desencantada, seguía en la carrera?

    ResponderEliminar
  4. Por cierto... sí, una semanita y poco y ya andamos así, ¡fíjate! Aunque intentaré no forzar mucho la máquina porque ¡tampoco quiero que el mundo blog se canse de mí (antes de tiempo)! jajaja.

    ResponderEliminar
  5. Yo veo un máster como una opción genial para especializarte en lo que te guste (y que quizás no hayas tocado demasiado durante la carrera). Pero ¿qué pasa si, realmente, no tienes nada claro? Yo, por ejemplo, no tengo claro qué me gusta porque en realidad parece que, de lo que probé hasta ahora, me gusta todo (o casi). Por lo tanto, ahora mismo, al ver másteres me agobio porque no termino de encontrar nada en lo que me quiera especializar, o quizás simplemente sea que no me quiero especializar en nada concreto, sino hacer un poco de todo (las clases de directa de francés me inspiraron). Sin embargo, luego me encuentro con la duda de si realmente eso es viable o más bien una utopía (que lo parece) y de si no debería formarme un poco más, aunque la verdad es que ahora mismo lo que más me interesa es aprender idiomas, y nada más. :-D Pero bueno, la verdad es que el comentario de Curri me alivió un poco, porque por lo que leo no empezó el máster nada más terminar. Hmmmm... un respiro. :-)

    En cuanto a lo de terminar el instituto e ir directamente a la universidad, no me parece que tenga nada que ver con los precios de las matrículas. En los países escandinavos, por ejemplo, los estudios universitarios son gratis y, sin embargo, hay mucha gente que se toma como mínimo un año sabático entre instituto y universidad para trabajar, viajar o ¡lo que surja! Yo creo que es más bien cosa de la mentalidad de la gente. No sé, esto todo ya es un suponer... :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Sara, si no sabes en qué especializarte es mejor que esperes un tiempo para descubrirlo. De no hacerlo, estarás preguntándote si estás estudiando lo correcto incluso una vez dentro del máster. En cuanto a ser traductora general, más que una utopía es "lo fácil" (desde mi punto de vista), y poco atractivo para el empleador porque, según lo que tengo entendido, piensan que sabes "un poco de todo pero mucho de nada". Cada uno necesita su tiempo para saber qué es

      Eliminar
  6. Hola, Merche.

    Me ha gustado la entrada. Te dejo mi humilde opinión al respecto. Yo hice un máster al terminar la carrera, como ya expliqué en la última entrada de mi blog, más que nada para hacer tiempo mientras seguía pensando qué quería hacer de mi vida.

    Al margen de esto, quiero decir que los másters para mí siempre son una opción interesante. No basta con saber cosas si no que hay que poder plasmarlas en un CV mediante la titulitis, como indicaba Curri más arriba.

    Para mí fue una experiencia enriquecedora, en general, pero tampoco era el máster más apasionante del mundo. A día de hoy, tengo claro que quiero hacer otro (el METAV de la UAB o MTAV de la Uvigo, aún no lo tengo decidido).

    Mientras hacía el máster (presencial), lo compaginaba con un trabajo a media jornada para tener mis ingresos (si te organizas, es factible).

    Sin embargo, el próximo máster que haga tengo clarísimo que será a distancia sobre todo para poder seguir compatibilizándolo con el trabajo y no tener que cambiar de residencia esté donde esté en ese momento. Además, yo ya no estoy para el trote de las clases; me daría muchísima pereza.

    ¡Un saludo!
    Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué máster hiciste? A mi también me interesa el METAV, y la posibilidad de hacerlo presencial u online es tan jugosa que no sabe una qué será mejor. O quizá no haya nada mejor o peor, sino simplemente diferente. La comodidad de hacer un máster desde tu casa debe ser indescriptible, pero a la vez, como dije en la entrada principal, sacrificar el ambiente de las aulas, el hablar por los pasillos, el quedarte con comentarios, el... no sé. La vidilla que tiene una facultad no la tiene el salón de tu casa... ¡no sé! ¡qué confusión! Gracias por comentar y dar tu punto de vista, ¡no te cortes en dar más detalles y explayarte! Para eso he creado esta entrada :)

      Eliminar
  7. Buenas, Merche!
    Me ha encantado tu post, y yo también pensaba hablar acerca de ello en un futuro próximo porque, básicamente, me encuentro en situación de decidir. Le tengo echado el ojo a un par de másters, pero aún sigo con mis dudas existenciales sobre si lo que me van a enseñar lo podría aprender yo solita (con el doble de tiempo). Pero estoy completamente de acuerdo con lo que dices de que la universidad, en muchos aspectos, se ha convertido en una prolongación del instituto y que el máster, esperemos, sea lo que nosotros aspirábamos cuando entramos en la universidad (en mi caso, la Autónoma de Barcelona). Tengo también amigas que están cursando másters online, aunque tengo mis reservas; suelen ser másters encarados a la bibliografía y autoreflexión, y aunque no dudo de su función pedagógica, creo que siempre que se pueda, lo presencial es mejor a lo virtual (con alguna excepción, claro). ¿Qué máster te gustaría hacer? Yo estoy interesada en el de Tradumática (no sé si está también en Salamanca).
    ¡Saludos!

    ResponderSuprimir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido pensar si lo que aprendes en el máster lo podrías también aprender por tu cuenta... ¡Qué has hecho! ¡Ahora tengo más dudas aún! jajaja. Lo cierto es que no, esa no es una cuestión que me había planteado ni creo que me plantee, porque en el ámbito en el que me quiero mover yo (o eso creo), es prácticamente imposible adquirir conocimientos por mi cuenta (no completos) y mucho menos los famosos, adorados, maravillosos, imprescindibles... contactos.

      Por no hablar de las prácticas y de que a la hora de presentar un CV no es lo mismo decir que has estudiado un máster con X prestigio que poner los cursillos que has hecho para aprender a usar los programas que usaban en el máster.

      Yo estoy interesada en el METAV, muy muy interesada, y la cuestión es que... ¡no sé por qué! ni siquiera he probado a localizar y aún no he cursado traducción audiovisual, pero realmente es algo que me llama. Me encanta el tema de películas, videojuegos y todo el mercado que se está abriendo día a día.

      El máster de traducción que conozco en Salamanca es el de "traducción y mediación intercultural" (mira aquí: http://campus.usal.es/mastertraduccion)

      Un abrazo y ¡te sigo!

      Eliminar
  8. Hola, Merche ^^

    Me ha gustado mucho el post, sobre todo porque precisamente he dedicado la mañana entera a informarme sobre los máster. Y sí, tienes toda la razón del mundo: no sabemos muy bien dónde estamos o adónde ir. Yo estoy ahora en cuarto de licenciatura (echémosle uno más, con optativas y todo) y aún no tengo muy claro qué hacer. Me interesa mucho la traducción audiovisual pero siempre he querido traducir libros y, sin embargo, desde que empecé la carrera he pensado hacer un máster para el profesorado con la intención, como bien comentas en la entrada, de acabar dando clase de español a extranjeros o de mi lengua B(francés) a españoles. Supongo que esto nos pasa porque en general (y hablo de la gente que conozco, de mis compañeros y de mi) no tenemos suficiente información sobre lo que hay después de la licenciatura; no sabemos cómo abrirnos paso al mercado laboral, y encima nos pintan las cosas extremadamente mal (como que los primeros años se van a aprovechar de nosotros, que tenemos que captar clientes o estamos perdidos, etc.) especialmente en cuanto a la traducción literaria. De hecho, muchas veces he preguntado cómo llegar a ser correctora, si hay que hacer algo para especializarse, y todavía no encuentro una respuesta clara. Como verás, los alumnos no vemos un futuro concreto estando a un paso de ser profesionales, y te lo cuenta una de las pocas que estudia esto porque realmente le gusta traducir (porque, como bien dices, la mayoría están por estar, muchos la dejaron en primer o segundo curso, y el resto entró pensando que "aquí se aprendían idiomas sin tener que entrar a una filología"). En resumen, tienes razón y comparto enteramente tu opinión. Seguiré leyendo el resto de comentarios, a ver qué nos aconsejan :)

    Felicidades por la entrada y por conseguir tanto éxito en una semana =)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La confusión es total en todos los ámbitos de la enseñanza, ¿o no es cierto? Aún recuerdo la decisión de "ciencias o letras" en bachillerato, y para decidir "mejor" nos llevaron a un orientador, psicólogo amargado concretamente, que repartió hojas de ¿quién soy? ¿hacia dónde voy? ¿qué quiero llegar a ser? a adolescentes de 15 años en pleno apogeo de hormonas. En fin, aquello era el primer ejemplo de lo que seguiría; es decir, confusión absoluta.

      Una vez has elegido humanidades, sociales o ciencias, al año y poco tienes que decidir ni más ni menos a qué quieres dedicar tu vida. Si bien es verdad que a veces uno acaba en lo que menos se imaginaba por cosas del destino, eso en ese momento crucial no es suficiente: tienes que decidir qué quieres estudiar. Como comentaba mi compañera Sara, en otros países se toma la decisión de viajar, trabajar, ir de voluntario o simplemente "hacer tiempo" de alguna manera (útil, a poder ser) para descubrir cuáles son realmente sus intereses. Aquí, no.

      Y una vez has tomado la decisión más vinculante de tu vida, cuatro años después (aproximadamente), te encuentras de nueeeeevo en la disyuntiva de qué hacer a continuación. (Y después del máster vendrá el doctorado,y así no sé hasta cuándo).

      En fin, creo que es la madurez personal de cada uno, lo que cada uno se conozca, lo que nos lleva a tomar una decisión u otra. Hagamos lo que hagamos, seguimos teniéndonos a nosotros mismos, y eso es lo que importa: conocerse lo suficiente como para que la decisión equivocada no nos lleve al abismo.

      PD: :) jajaja

      Eliminar
  9. Desde mi punto de vista es más cómodo estudiar un máster on line pero creo que también más aburrido (lo haces sólo, no hay interacción, o al menos no tanta...) Lo que sí es cierto es que desgraciadamente no todas las ciudades son como Madrid o Barcelona, en las que hay mucha oferta de cursos/másters presenciales. Por lo que a mí respecta he tenido que cursar máster on line porque mi ciudad no ofrece presencial.
    ¡Un saludo!
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, ojalá la decisión fuera tan fácil como: tenemos el mismo máster en modalidad online y presencial, ¿qué prefieres? Cada vez empieza a haber más de esas, pero queda un largo camino...

      Eliminar
  10. Hola Merche! Me ha encantado tu blog (llevo un rato leyendo tus entradas) y me has inspirado para crearme uno (http://hastaeltmymasalla.blogspot.com/)! Pensaba que sólo los traductores que ya tienen experiencia profesional eran los que podían aportar algo a este mundillo pero he visto que nosotros (yo soy licenciada en TEI pero aún no he trabajado como traductora salvo para una ONG) también tenemos mucho que decir.

    Con respecto a tu dilema, yo también tengo el mismo, aunque más o menos tengo claro que quiero hacer un máster (lo que no sé es cuándo) y también que probablemente será de traducción audiovisual. Sobre lo de presencial online, yo me he sacado Magisterio online, y gracias a esta modalidad he podido hacerlo en dos años en vez de tres y trabajar al mismo tiempo, así que es mucho más práctico, además de cómodo. Pero, por otro lado, a mí al menos me ha costado más organizarme (siempre tenía miedo de que se me pasara alguna fecha de entrega porque no tenía compañeros con los que hablarlo salvo en el campus virtual) y he echado muchísimo de menos el trato diario con compañeros y profesores. Por ello yo recomiendo hacerlo presencial porque creo que se aprovecha mucho más (siempre que tengas suficiente tiempo, claro).

    Un saludo y nos vemos por aquí! ;)
    Elvira.

    ResponderEliminar
  11. Resucito esta entrada para hablar de lo que hoy han comentado varios totem (mis totem al menos) sobre el tema de cursar másteres... "Es mejor experiencia laboral que seguir formándose. Con el bagaje con el que se sale de Traducción de la USAL, se está lo suficientemente formado como para no necesitar cursar uno (a no ser que te quieras especializar)". También se ha dicho que "tal y como están las cosas, SI ACASO, un master en el extranjero (como inversión de futuro)".

    Ahí lo dejo.

    Y vuelta a pensar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya tenía pensado irme al extranjero, más que nada porque me interesaba mucho un máster, pero ahora no sé qué hacer. He pedido la beca de auxiliar de conversación para el año que viene y creo que me vendrá bien para pensar en lo que quiero hacer sin estar agobiada por mis 3000 asignaturas de este año, exámenes y demás.
      Yo he hablado con muchos profesores para pedirles consejo (soy una cansina) y la verdad es que me han ayudado mucho. Una profesora que tiene un amigo en UK le ha pasado mi "perfil" para ver qué me podía aconsejar. Si tienes confianza con algún profesor, ve a hablar con él/ella y coméntale tus dudas, tus opciones. A lo mejor, nada más hablando en voz alta te das cuenta de lo que más te gusta.
      Como ya dije en mi Versatile Blogger Award tengo insomnio y ahora llevo como 2 días sin dormir jajajajaj
      También he mirado el METAV, y eso que no pude cursar Traducción Audiovisual porque me coincidía con otra asignatura :( pero creo que me gustan tanto el cine y las series que sería feliz trabajando en ese ámbito :)
      Y vuelta a pensar...

      Eliminar
  12. Hola. ¿Y qué tal es el Master a distancia de la Universidad de Cádiz? Es de traducción audivisual y localización, creo. Y por cierto, bastante más "asequible" que el de la UAB, aunque no deja de costar sus euros claro. Yo le tengo echado el ojo.

    ResponderEliminar
  13. Hola! Me sumo a la pregunta de Diego: ¿qué opináis del máster de la U. de Cádiz? Y añádo: ¿Diferencias con el METAV? Estoy bastante verde en todo esto, estoy terminando mi carrera y solo sé que quiero estudiar algo en traducción, a ser posible audiovisual. ¡Gracias!

    ResponderEliminar