martes, 24 de enero de 2012

Libros (literalmente) IMPOSIBLES de traducir


Dicen que todo es traducible, hasta la poesía, pero... ¿y cuando realmente no se puede? ¿Conocéis algún caso? Hace tiempo, viendo Españoles en el Mundo (Islandia) (minuto 3.35), entrevistaban a una chica cuyo novio, el escritor Ottar Martin Norðfjörð, había escrito un libro de poesía..."curioso".
Está escrito en orden alfabético; cada capítulo se centra en una letra (del alfabeto islandés), y dentro de ese capítulo todas las palabras empiezan por la letra elegida. ¡pero no solo eso! ¡Las palabras de dicho capítulo están a su vez en orden alfabético! Y sin olvidar que todo es poesía...
Cuando lo escuché me pareció interesantísimo desde el punto de vista del traductor...
¿Podéis imaginaros algo más difícil de traducir?
Y vosotros, ¿conocéis algún caso?

12 comentarios:

  1. Un ejemplo de cosa "aparentemente" intraducible también podría ser el Jabberwocky ("Alice in Wonderland" by Lewis Carroll), aunque ahí es bastante obvio (de ahí lo de "aparentemente").

    Hay mucha invención y se soluciona con más invención :P

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sería una buena papeleta tener que traducir algo así. Aunque la poesía en general suele dar dolores de cabeza... :-)

    ResponderEliminar
  3. No recuerdo el nombre, pero una vez leí que un escritor francés escribió una novela cuyas palabras solamente contenían una vocal: la e. Ni idea de cómo traducir algo así...

    ResponderEliminar
  4. Montserrat, el autor que comentas es Georges Perec y el libro "Les revenentes" que escribió porque en uno anterior (La disparition) no aparecía precisamente la letra "e" (éste sí está traducido pero sin la letra "a", "El secuestro"). De todas formas, este autor suele hacer cosas así como en "Alphabets" donde no repite ninguna consonante hasta haberlas utilizado todas. Casualmente, ni "Les revenentes" ni "Alphabets" están traducidos.

    ResponderEliminar
  5. Por eso este mundillo es tan apasionante, ¿verdad?
    El otro día una profesora nos enseñó un video sobre cómo traducir poesía, y se me quedó una frase grabada: "es como intentar reproducir una escultura de mármol en madera, simplemente no se puede; no se cuenta con los medios necesarios ni el material da para ello".

    En esa misma clase hablamos de que no se puede traducir poesía sin ser poeta (y traductor, claro). Lo importante es que el resultado final despierte en el lector las mismas sensaciones que despertó el original, ¿qué pensáis? ¿creéis que el traductor de poesía se puede "saltar las reglas" y decir algo diferente de lo que dice el TO mientras se mantenga la sensación? ¿O por el contrario es necesario transmitir exactamente sus palabras, porque si las eligió era por algo?

    ResponderEliminar
  6. Hola, yo soy la chica que tiene un novio que escribió ese libro. Qué pequeñísimo es internet (:

    ResponderEliminar
  7. ¡¡No me lo puedo creer!! Antes de nada: me encanta la portada que le hiciste al libro, jeje. Segundo: ¿¿cómo has encontrado la entrada?? Y tercero: me encantó el hamborgarabullan, al que fui después de que lo recomendaras en Españoles en el Mundo. :)
    ¿Sigues en Islandia? Yo estuve de Erasmus 4 meses allí :) :) :) agregame al twitter y hablamos!

    PD: ¡dile a tu novio que es el paradigma de libro intraducible! Y sería genial si se prestara a concederme un ratito para contestar a unas preguntas sobre este libro, como una pequeña entrevista para saber qué le llevó a hacer algo tan increíblemente difícil, cuál fue su inspiración, su intención, etc. ¡Me encantaría!

    ResponderEliminar
  8. Yo os puedo contar una historia similar, aunque probablemente no sea tan espectacular.

    Un día me llamaron desde una productora y me encargaron traducir una canción en euskera (aparecía en un reportaje alemán sobre el País Vasco). Se llama "Baga biga" y es de Mikel Laboa.

    El caso es que es una canción en la que se recita un conjuro de brujas, y el quid del asunto es que las palabras comienzan por la misma sílaba que los números del uno al diez en euskera. Casi ninguna de las palabras tiene un significado, por lo que, intraducible no era, pero me resultaba absurdo traducirlo por palabras... así que mi "traducción" fue explicarles lo que pasaba.

    Al final se optó por no subtitular la canción.

    Esta es mi pequeña aportación a este tema...

    ¡Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  9. Maider, se me hace la boca agua también con tu historia (desde el punto de vista traductológico, jaja).

    ResponderEliminar
  10. Qué libro más interesante y cuánto me gustaría entender finlandés para poder leerlo :)

    Aún no te conocía por Twitter, Merche, pero te acabo de añadir porque tu blog me parece muy interesante. Me lo apunto también a la lista de blogs que tengo en mi blog, así que, permaneceré a la escucha. :)

    ResponderEliminar
  11. Me alegro que encontréis interesante esta entrada, y espero que también os guste la entrevista (os recuerdo que podéis participar con preguntas).

    PD: islandés, no finlandés, jeje :)

    ResponderEliminar
  12. Me he topado con esta entrada bastante tiempo después de publicada. Justo estoy investigando, escudriñando blogs de colegas con más experiencia para aprender cosas nuevas, reforzar conocimiento previo e incluso sorprenderme con notas curiosas como ésta.

    ¡Qué fantástico mundo es el de los idiomas! El hecho de los problemas -complicaciones- para traducir poesía ha sido tema de tesis en la universidad donde estudié y confieso: no me interesaba mucho traducir poesía, creo que no me llama, aunque leyéndote me ha parecido una rama interesante. Es un pequeño desafío más para el traductor.

    Tomándote la palabra de una entrada previa: «Me Gusta» la entrada, el tema está espectacular; «Me Gusta» los comentarios, hay aportes muy buenos; «Me Gusta» o «Me Cae Bien» la persona que ha escrito el artículo.

    ¿Todo un abanico de posibilidades, no?

    Un abrazo enorme,

    DaniPulve

    ResponderEliminar