jueves, 23 de febrero de 2012

Seminario en Salamanca: [+ info, + dudas]


I'm sorry...

Hay una buena razón por la que escribo tantas entradas tan a menudo y tan variadas: son un reflejo de mi mente. En este blog quiero plasmar mis impresiones, confusiones, ideas y, sobre todo, inquietudes. Por ello quiero dejar constancia de la marabunta de ideas que cada día se me pasan por la cabeza. Tengo una compañera que puede dar fe de que a veces le robo el boli para apuntarme en la mano ideas de las que me gustaría hablar en el blog. No obstante, intento medirlas ya que no todo el mundo está dispuesto o preparado para aguantar mi incontinencia bloguera.

Dicho esto, allá va otra entrada.

Success: + info, + dudas

Estas son las tres palabras que he apuntado en mi mano apenas un día antes de que acabe el V Seminario sobre Traducción Jurídica celebrado en Salamanca.
Cierto es que estas conferencias no se han organizado para los alumnos de tercero (¡aunque a partir de este año se celebrará cada dos, es decir, que ya no tendremos la oportunidad de asistir al siguiente como alumnos!), pero mi mente y la de muchos de mis compañeros run wild y no nos da a basto el bloc de notas para apuntar toda la información sobre prácticas, becas... en resumen, cómo moverse.


Estas conferencias son, en el fondo, como Españoles en el Mundo: algunos ponentes son esos prodigios que han conseguido llegar a la ONU y Parlamento y te lo cuentan como "quién me iba a decir hace X años que iba a acabar aquí, ¡si me enteré de esto por casualidad!" (equivalente al "pues nada, llegué con 20 euros en el bolsillo sin saber inglés y aquí estoy, trabajando en el Dow Jones" de EM [modo irónico on: visión más real aquí]).

En una conferencia, es normal que los oradores resuman en

un "... y aquí estoy" todo lo que han pasado para llegar a donde están, pero como estudiantes no debemos olvidar que hay que luchar, esforzarse, no darse por vencido y, aunque me cueste decirlo, ser paciente. Lo digo porque después de este tipo de congresos, una tiene sentimientos divididos: por una parte, ve que es posible y piensa ¿por qué no yo?, pero por otra, cree que los que hablan representan un porcentaje bajísimo en la estadística de "dónde terminan trabajando los alumnos".

Como me suelen decir a mi alrededor cuando ven que mi mente empieza a volar tipo globo, hay que saber relativizar lo que te cuentan; saber que lo que la historia de X persona no se va a repetir. Cada uno vivirá la suya propia y probablemente en algunos años nosotros también podríamos ponernos detrás de un micrófono y resumir en unas pocas palabras todo lo que hemos vivido hasta el momento (dudas, disgustos, alegrías, golpes de suerte, casualidades...).

No todos acabaremos traduciendo en la ONU, ni en el Parlamento, ni siendo intérpretes de conferencias. ¡Y no pasa nada! Es de eso de lo que me quiero convencer; no por no llegar "ahí arriba" seremos menos valiosos o menos profesionales. (Nadie lo ha dado a entender, ojo, pero sí que es cierto que cuando estás rodeada de tantos gurús de este mundillo institucional piensas que es a lo máximo que se puede aspirar). "AIM HIGH", ha dicho una ponente esta tarde pero... ¡ojo! ¡tu high no tiene por qué ser mi high! Al fin y al cabo lo que importa es hacer algo que nos guste.

Pero bueno... Let's be honest. Esto lo digo para leerlo
a modo de consejo externo. Aunque todo lo mencionado anteriormente es la teoría, en la práctica mi cerebro se sigue preguntando... ¿Qué seré de mayor? ¿Qué más estudiaré? ¿Máster? ¿Qué máster? ¿en España o fuera? ¿sobre qué? ¿y si no lo hago y me meto a trabajar? ¿y si no encuentro trabajo de lo mío y formo parte de las estadísticas? ¿y si pido prácticas? ¿y si me las dan y luego no me renuevan? ¿y si no me las dan? ¿será que no sirvo? ¿y si por elegir una vía rechazo otra que me habría gustado más? ¿cómo sabré qué es lo correcto? ¿a qué huelen las nubes?

9 comentarios:

  1. Hola Merche, estoy totalmente contigo,no todo se centra en llegar a la ONU o al Parlamento. Es cierto que son trabajos ideales pero también requieren mucho trabajo y esfuerzo para llegar (además del factor suerte que tampoco lo descarto). Cuando estudiamos parece que nos enfocan demasiado la carrera hacia esta dirección sin mostrarnos la variedad de caminos que podemos seguir e, incluso, relacionarlos con nuestras aficiones (videojuegos, cine, música,...). A día de hoy, aún me queda una asignatura para acabar la carrera y estoy un poco "tanteando" diferentes campos de traducción para ver cuál despierta más mi interés. A pesar de ésto, nunca descartaré el prepararme para esos trabajos "ideales","estrella", los soñados por muchos, pero, creo que es bien sabido que, la traducción y la interpretación, no sólo se centra en eso. TODO SE PUEDE TRADUCIR E INTERPRETAR Y ES AHÍ, DONDE APARECEMOS NOSOTROS. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo apasionante de este mundillo precisamente, que cuanto más estudiamos, más puertas se nos abren porque más tipos de textos podemos traducir... ¡es increíble lo amplio que es este campo! No estaría mal "probar" la ONU... pero aunque no llegue siquiera a catarlo, creo que hay muchas otras cosas que me podrían llenar :-)

      Eliminar
  2. Hola Merche:

    No nos conocemos personalmente, de hecho hace muy poquito que rondo estos lares —miento: en realidad hace ya un tiempo que os sigo a unos y a otros, pero no hace mucho que me atrevo a asomar la cabecita por aquí y por allá—. Aprovecho que me has mencionado en twiter (@PatriciaDiaz_Tr) para desenvainar la espada y dejarte un comentario:

    Para empezar, diré que me encanta tu incontinencia bloguera. Diré aún más: la envidio. Tengo mi propio blog por estrenar, y cada día me paro un segundo a pensar si ya se me ha ocurrido eso tan importante que quiero contar al resto del mundo. He tenido otros blogs, pero quería hablar en este exclusivamente de la traducción, dado que es lo único que me ronda por la cabeza últimamente. Quiero tratar de evitar caer en el sentimentalismo y explicar por qué es tan importante para mí alcanzar lo que ando buscando y todo este rollo. Así que cuando logre deshacerme de todo ese equipaje comenzaré mi blog, y espero disfrutar de una incontinencia bloguera tan prolífica y "salada" como la tuya.

    Si algo he aprendido en los últimos meses, es que uno debe saber realmente buscar dentro de sí y ver qué es lo que quiere hacer con su vida. Más importante aún: una vez que sabes qué es, no pares hasta conseguirlo. No dejes que nadie te condicione o te diga qué es mejor para ti o si ganarás más dinero haciendo esto o lo otro. Es cierto que un traductor que consigue un lugar en el Parlamento Europeo puede estar bien orgulloso y presumir de sus logros pero, ¿todos los traductores desean estar en ese lugar? Yo creo que en muchos casos es una meta estándar, un objetivo común al que también se aferran aquellas personas que necesitan algo por lo que luchar pero que aún no saben qué es lo que verdaderamente quieren, o que simplemente están condicionados por el deseo de la mayoría. Es importante crear tu propia historia y no tratar de caminar sobre las huellas de las personas que te han precedido. Es bastante probable que al final del camino te encuentres en un lugar en el que nunca pensaste que te verías, pero también es bastante probable que sea mejor de lo que te imaginabas. La vida da muchas vueltas, lo principal es no perder la perspectiva, ¡pero no te obsesiones con todo lo que queda por venir!

    Bueno, puedes comprobar que una vez que me pongo, también yo sufro de cierta incontinencia. Encantada de leerte, ¡y hasta la próxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saber quién es uno mismo... ¡ni más ni menos! Creo que en realidad "it's all about that". Una vez se empieza a intuir por dónde tirar, se te van abriendo puertas...
      Te animo a empezar tu blog, te sorprenderás a ti misma con la cantidad de cosas que se te pueden ocurrir para compartirlas con otros... de hecho lo bueno de esta amplísima blogosfera es que te inspira. ¡Nunca pienses que no puedes aportar algo, porque sí que puedes! Ya con que expreses tu opinión personal sobre un tema, eso nadie más que tú lo podría hacer. ¿Sentimentalismo? ¿evitarlo? ¡No! Si en esta etapa de tu vida eres así, refléjalo, no te avergüences y de hecho en unos meses te leerás y te darás cuenta de que ya has pasado esa etapa y te reconfortará :-)

      Un saludo y un abrazo :-)

      Eliminar
  3. Tu último párrafo lo podría haber escrito yo perfectamente, más ahora que he recibido unos consejos un poco desalentadores de los que hablaré pronto en el blog :(
    Bueno, lo importante es ser optimista y aceptar que hay que saber adaptarse.
    Me ha encantado tu entrada, como siempre, y me hubiera gustado mucho asistir, pero como siempre tengo mil cosas, aquí en alicante.
    Un saludo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Consejos poco alentadores? Son fáciles de encontrar...no te dejes llevar por los que se hacen llamar realistas pero en muchas ocasiones son pesimistas que se "excusan" en la crisis para reflejar su poca ilusión y esperanza.

      Eliminar
    2. Noooo son poco alentadores pero optimistas. Lo contaré en el blog cuando acabe esta semana agobiante :)

      Eliminar
  4. Hola, Merche:

    Yo también he estudiado en TeI en Salamanca y ahora sigo viviendo allí. No me dedico a tiempo completo a la traducción, no por falta de ganas, sino por falta de oportunidades, pero creo que lo importante es perseverar y tener claros nuestros objetivos. Está claro que no todo el mundo llega a la ONU, pero eso no quiere decir que otras mcuhas opciones que puedan aparecer a otros niveles no sean igual de gratificantes.

    Un saludo,
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. La clave está en lo que es o no es gratificante para cada uno, es de lo que se trata. ¡Eso es lo difícil! Es una pena que en la carrera se toquen tan por encima tantos temas, pero por otra parte es mejor tocar todos los palos y estar receptivo para ver qué es lo que realmente te gusta, y entonces especializarte en ello o, al menos, formarte más en ese ámbito

      Eliminar