sábado, 31 de marzo de 2012

Errores, y gordos



(!) Con el nombre de la entrada aprovecho para añadir la coma que le faltaba al título original de la película "mentiras y gordas", que, por cierto, cambiaba por completo el significado ("lies and fat women" vs. "big fat lies").

Por lo que he podido ver últimamente, no soy solo yo la que considera que las faltas de ortografía pueden hacer que se derrumbe la imagen de una empresa (o de una persona, a menudo). ¿Comprarías en una tienda que escribe "ropa para níños" o pedirías trabajo en un bar de copas en el que se requiere "esperiencia"? ¿Llamarías a una inmobiliaria que cuelga en una de las calles más transitadas de la ciudad un cartel que reza "EN VENDE" (mezcla de "en venta" + "se vende") en letras de 3 metros cada una?

Otros errores, también fáciles de resolver con una mera revisión, delatan poco interés por el producto final, lo que a uno le hace plantearse aquello de "si se preocupan por X tan poco como por la corrección...". Este pensamiento, tan propio de los traductores, es a menudo muy injusto (aunque inevitable) ya que todos cometemos errores, y precisamente de eso voy a hablar en esta entrada.





Estos ejemplos son muy obvios, pero hay otros que no lo son tanto, y mi intención es mencionar algunas de las dudas más comunes y recurrentes que tengo, con el fin de evitarlas y, ya de paso, que las evitéis vosotros, si os cuesta asimilarlas también. Por más que consulto, siempre acabo teniendo que volverlas a buscar porque nunca me acuerdo de cuál es la forma correcta. Debería llenar mi mesa con pósit... ¿o es post-it? :-P

Allá voy:

  1. Tener atajos en la barra de favoritos:
  2. a páginas como el Diccionario Panhispánico de Dudas, la página de la Fundéu, el DRAE y, para ahorrar más tiempo, dos botones diferentes para las páginas de Wordreference de sinónimos y otro para el traductor.
  1. Relectura completa del texto
  2. , por párrafos por ejemplo, marcando de alguna manera (negrita, subrayado, color) las dudas que tengamos. Hago hincapié en lo de "completa" porque si nos detenemos nada más encontrar una falta, podemos descuidarnos y dejar pasar repeticiones o concordancias, igualmente importantes.
  1. Usar el corrector de Word o de LibreOffice... con cuidado.
  2. Además del archiconocido corrector, personalmente encuentro bastante útil usar la herramienta de "reemplazar" si encuentras que repites una falta más de una vez. De esta manera, buscas la palabra mal escrita y la reemplazas por la correcta en el resto del texto. Desgraciadamente, y como todos sabemos, el corrector no sirve de mucha ayuda para innumerables casos como "mi/mí", "que/qué", "porqué/por qué/por que", "el/él", "de, dé"... que dependen del contexto.
---------------
Los pasos que a continuación menciono son de sobra conocidos para los traductores profesionales, pero puesto que esta página también está dirigida a estudiantes de traducción, me parece interesante enumerarlos:

Como he dicho antes, me gustaría que cada uno respondiera a esta entrada aportando algún punto de la lengua castellana que le resulte especialmente "conflictivo". ¿Qué mejor manera de poner en común errores habituales de traductores? ¡Es otra forma de demostrarnos a los que estamos empezando que los profesionales también tienen dudas!

¡Espero vuestras respuestas! :-)

21 comentarios:

  1. Naide es ferpecto.

    La palabra que jamás seré capaz de escribir bien a la primera es, por tonta que parezca: «aunque». Tengo variaciones: auqnue, auuqne, aunuqe... pero bien, lo que se dice bien, no hay manera.

    Por cierto, es Post-it (marca comercial, mayúscula inicial).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Darío:

      Creo que es un problema de combinación de letras en el teclado. A mí me pasa lo mismo con esa maldita palabra.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. A mi me pasa con "sobre todo" que no, "sobretodo". Siempre termino escribiendo esta última cuando quiero escribir la primera. Lo de "aqune", "auqne", aunque creo que es algo que nos pasa a todos, seamos traductores o no.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy el famoso sobre todo... La verdad es que no sé por qué pero desde que mi madre me dijo que "sobretodo" era una prenda de ropa, como que se me aclaró todo, jaja.

      Eliminar
  3. Me parto con lo de Mercadona y H&M XDD

    ResponderEliminar
  4. En mi caso, tengo serios problemas para no acabar "valencianizando" mi forma de escribir (y eso que mi lengua materna es el castellano). En particular, con "apro(b/v)ar" tengo una batalla empezada que no acabo de ganar, por mencionar un caso.
    Respecto a los ejemplos que muestras... El de los croissants ha venido acompañado de unas risas, ¡qué rico! xD

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me imagino que quizá también puedes tener problemas con "habían" en vez de "había"? En catalán ocurre, creo, no sé si en valenciano también.

      Eliminar
    2. Sí, por aquí también es muy común ese error (admito haberlo cometido repetidamente hasta el curso pasado), así como utilizar "ves" como imperativo de "ir" en lugar de "ve".

      Cosas que pasan :P

      Eliminar
  5. Yo tengo algunos problemas con "deber/deber de". Siempre me toca revisar concienzudamente este tipo de construcciones. Por otra parte el "gracias" siempre me queda escrito como "gracais", ineludiblemente. Afortunadamente, esto último me lo arregla el corrector. El nuevo "solo" sin tilde también me trae de cabeza. Estos errores comunes es útil incluirlos en una macro de corrección (la típica para eliminar dobles espacios y este tipo de cosas).

    Geniales las fotos de H&M y mercadona. Es increíble que cosas así hayan llegado a quedar expuestas al público. ¿Es que acaso el personal que colocó los carteles tampoco sabía castellano, o consideraban normal que se vendieran croissants de caca y pantalones de putilla para niñas de 12 años? OMG.

    ResponderEliminar
  6. Solo a mi también me traía de cabeza, hasta que me di cuenta de que la nueva regla es simplemente NUNCA ponerlo con acento, jeje. Aunque claro, en caso de que pueda resultar ambiguo (Estoy solo un día vs. Estoy sólo un día) hay que ponerlo... Pero son pocas ocasiones :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualmente no se pone,aunque cause confusión.
      Cita del panhispánico de dudas: " Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación."

      Eliminar
  7. A mi me pasa lo mismo que a Sandra con el valenciano :S y luego ahora cambio la sh inglesa por sch por influencia del alemán :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya mezcolanza, ¡mushasha! O debería decir... ¿¡muschascha!? xDDD

      Eliminar
  8. ¡Hola Merche!

    ¡Qué entrada tan interesante! Además del aunque, que parece ser bastante común, a menudo tengo problemas de "teclado" con la palabra translator (oh, paradoja).
    La influencia de los idiomas de trabajo, especialmente si comparten la misma matriz lingüística, es fatal. Me sucede mucho con el italiano.
    Además de reírnos y de ello aprender, por supuesto, lo que has escrito y documentado nos recuerda la importancia de la atención al corregir un texto, de mantenernos siempre actualizados y lo esencial (los traductores no lo olvidamos fácilmente, por suerte) que resulta la lectura.
    Un abrazo
    Gabi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gabi! Qué curioso lo de "translator", jeje. El papel de la lectura juega sin duda un papel fundamental a la hora de estar al día... ¡aunque te entren dudas y tengas que ir a mirar al diccionario porque crees que el escritor se ha equivocado! xDD

      Eliminar
  9. A los traductores nos encanta siempre ser talibanes (¿o talibán? ;)) con los errores, pero yo siempre digo que todo hay que verlo en su contexto y que en realidad a veces importa más el control de calidad que la traducción en sí. Muchas veces el traductor envía la traducción bien, pero alguien mete la pata y claro, todos piensan que la culpa es del traductor. :P

    Dicho esto, sí que es verdad que hay ciertos errores que se repiten, como los que has puesto (el "aun así" es un clásico, y hay tan poca gente que lo escriba bien que eso hace que respete a una persona que lo escribe bien a la primera :P), aunque me encanta estar al día de las recomendaciones de la Fundéu (http://www.fundeu.es/recomendaciones.html, tiene RSS), porque lo que antes estaba bien ahora puede estar mal y viceversa.

    Último error que he corregido: iPhone y iPad, no iPhone e iPad: http://www.fundeu.es/consultas-I-i-phone-y-e-i-pad-13218.html. Y curiosidad que muchas veces está hasta en inglés: oficalmente es iPod touch, no iPod Touch. :P

    En fin, que mientras los errores no sean gordos, pues tampoco es grave. Como dice Darío, nadie es ferpecto. Una cosa es una errata y otra un error de ortografía por desconocer cómo se escribe una palabra (ya se sabe que las erratas son las últimas en abandonar el barco cual capitán).

    Un saludo,

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Quería decir "que muchas veces está mal hasta en inglés" (me faltaba el "mal"). Por eso digo que la autorrevisión en contexto (no en Trados) y el control de calidad son imprescindibles. Y también que, si alguien tiene un despiste así, tampoco es que no sepa escribir. Este capitán... :)

      Pablo

      Eliminar
    2. Lo del traductor-control de calidad es como lo de periodista-editor, nunca sabes cómo va a salir el producto final porque el último paso no queda en tus manos.
      Lo que comentas de que lo que antes estaba bien ahora no y viceversa, es algo que nunca entenderé. Igual que contemplar en el diccionario formas como "asín" por el hecho de que cada vez se use más (aunque pongan nota de que es vulgar, ¡incluido queda!).

      Ah, sobre lo de las erratas o errores, esa misma distinción me la hizo una profesora cuando, atacada de los nervios, le envié un correo diciendo "¡Dios! He mandado las pruebas para traductora en el Parlamento Europeo (las no remuneradas, claro) y me he dado cuenta de que he puesto "this jobs!". Aunque el daño ya estaba hecho, tuve la necesidad de contárselo a ella, que fue la que nos animó a solicitarlo. Como te decía, me contestó que eso era una errata, no un error, y que no perdiera la esperanza. Finalmente, no me las han concedido, aunque estoy segura de que además de ese fallo han intervenido muchos otros factores (como la competencia o el curso en el que estoy).

      En fin, no me enrollo más, que empiezo a hablar y no paro y luego me dan las 2 de la mañana sin darme cuenta...

      Un saludo,

      Merche

      Eliminar
    3. Lo de escribir una errata al solicitar un trabajo o en el correo a un cliente nuevo es un clásico, pero bueno, yo te puedo asegurar que al final eso no importa tanto si el resto está bien.

      Con respecto a las prácticas, tú mejor que nadie sabe que, quien la sigue, la consigue. Aunque tengas que estar hasta las 3 de la mañana esforzándote hasta que das con la tecla. Afrontarlo todo con una sonrisa a pesar de que cuesta hace que todo sea más llevadero, desde luego. :)

      Un saludo,

      Pablo

      Eliminar
  10. ¡Magnífica entrada, enhorabuena! Ja, ja, ja, ¡qué lote de reír con los carteles! Para mí lo peor es el laísmo/leísmo/loísmo; bueno, también se me resisten un poquitín algunos hiatos, diptongos y triptongos, sobre todo la nueva norma de no acentuar «guion, truhan, fie, liais...». ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro de que te haya gustado :-) Con el leísmo/laísmo/loísmo hemos topado... ¡uf! Me cuesta también mucho, y el tema de las tildes en los verbos también me causa problemas, aunque curiosamente es algo que viene de hace poco, ¡antes no me pasaba!

      Eliminar