sábado, 3 de marzo de 2012

No hay crisis (dentro de mí)

Después de consultar con la almohada y tener el apoyo de muchos blogueros que me han pedido que resuba esta entrada (en pro de la libertad de expresión), he decidido volverla a publicar, modificando aquellas partes que, por alguna razón, pudieran haberse malinterpretado hasta el punto de resultar ofensivas. Aquellos que me conocen saben que mi intención no es otra que criticar un comportamiento con el que no estoy en absoluto de acuerdo: el del pasotismo en las aulas. Punto.

Llevaba tiempo pensando en escribir esta entrada pero no sabía cómo moldearla exactamente. A raíz de leer este artículo tan genial, me he decidido.

Últimamente no hago más que ver caras largas, quejas, pesimismo...todo originado por la crisis, dicen. Sin embargo, lo curioso es que son pocos los que hacen algo por arreglarlo o evitarlo a título individual en el ámbito universitario. Oigo frases tipo "ya si eso cuando termine, busco".

Señores, se nota que estamos en un país en el que el 90% de las veces son los papis los que nos pagan la carrera... Me gustaría ver cuántos esperarían al último día de junio si tuvieran que pagarse ellos los estudios. ¡O si estuviéramos en Estados Unidos pagando miles y miles de dólares cada semestre!

No sabemos lo que tenemos. Desde el instituto nos dejamos llevar como si fuesemos caballos con orejeras siguiendo la corriente. ¿Que todo el mundo va a la universidad? Yo también. ¿Para qué plantearme qué es lo que realmente quiero? Da igual. Me meto a filología inglesa si me gusta la asignatura de inglés (y solo el inglés, ningún interés cultural más allá) o a informática si me gusta pasarme las horas jugando a videojuegos. ¡Eso es criterio, señores! Para los que no están seguros, ¿no será mejor esperar un añito y ponerse a hacer algo productivo y de tu agrado? ¿Algo que te ayude a darte cuenta de lo que realmente te gusta, en vez de meterse a lo loco en "cualquier lado"?

Además de que aquellos que están en una carrera que no les gusta están perdiendo un valioso tiempo, crean un ambiente incómodo a los compañeros que sí desean con todas sus fuerzas estar donde estamos. ¿Habéis oído hablar de la gente tóxica? Pues igual de "contagioso" es ser positivo. :-)

Las universidades "vomitan" miles de licenciados cada año. Muchos de los que no encuentran trabajo siguen siendo chavales/as de instituto que han estado 4 años disfrutando de una vida de película, han hecho un erasmus (orgasmus), y ya por fin pueden presumir de ser universitarios. Sin ahondar en lo infantil que resulta esta actitud, quiero centrarme en la excusa que tantos usan como escudo: la impepinable crisis económica.

Serán muchos los que al salir se quejen de que "no hay trabajo", echando siempre las culpas a causas ajenas y no dándose cuenta de que puede ser ni más ni menos que una consecuencia inevitable del pasotismo que han demostrado durante su carrera. ¡PERSIGUE LO QUE QUIERES! (El problema es saber qué quieres, sí, así que DEDICA TIEMPO a descubrirlo).

Ojo, no estoy diciendo que el que no encuentre trabajo es porque no quiere, estoy centrándome en los que se quejan de ser víctimas de un momento económico duro, cuando ni siquiera se han esforzado en intentar buscar.

¡Señores! Que te promocionen es posible. Que te suban el sueldo es posible. Que te halaguen es posible. Que te guste tu trabajo es posible. SER FELIZ TRABAJANDO ES POSIBLE. Pero para llegar a eso hay que esforzarse, y no hay mejor momento que ahora, cuando las únicas preocupaciones que tenemos son de profesores carcas o asignaturas aburridas. A todos nos inunda alguna vez la sensación de abatimiento, pero tenemos que reponernos e intentar hacer lo que esté en nuestras manos para darlo todo de nosotros.

Nos echamos las manos a la cabeza con los ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan), pero no son menos vagos (aunque en otro nivel) los que no se preocupan por cuál será el resultado de sus estudios, a qué se quieren dedicar... Sueño con el día en el que la gente sea positiva, tenga proyectos, inquietudes, ambiciones...y luche, se emocione y se desviva por ellas.

Actualmente vivimos en una especie de círculo vicioso en el que participan muchos de los que nos rodean:

Sales del instituto > te metes a X carrera > no te gusta pero te quedas > pasotismo > quieres trabajo > aceptas trabajar "de lo que sea" para ganar un dinero > conoces pareja > compartes piso > tienes gastos: no puedes "permitirte el lujo" de buscar otro empleo > tienes hijos > estás a disgusto en tu trabajo > > hijo desmotivado para estudiar > cero inquietudes > instituto > entra en X carrera > ...

Si os dais cuenta, llegar a conformarse con lo primero que uno encuentre es más fácil de lo que pudiera parecer. Y lo que durante la carrera fue una opción que descartaste (dedicar tiempo a moverte y a buscar), se convierte años después en un lujo que no te puedes permitir.

¡Hay que moverse YA!
¡ÁNIMO! :-)

13 comentarios:

  1. Me ha encantado, como siempre :)Lo que nunca entenderé es cómo hay gente que se mete en una carrera que sabe de entrada que no le gusta y la acaba. Yo no sería capaz. No tendría la moral para ponerme a estudiar algo que no disfruto.
    Un besito ;)
    PD: A ver cuando organizamos algo y nos conocemos por fin :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy segura de que sepan de entrada que no les gusta. Simplemente no tienen una visión amplia de lo que va a ser esa carrera. Es como los que se metieron en psicología pensando que así se habían librado de las matemáticas y se vieron superados por asignaturas de estadística, o los que pensaron que sacar buena nota en inglés en la selectividad era más que suficiente para enfrentarse a una carrera de ni más ni menos que cuatro años impartida prácticamente en inglés tratando temas tan diversos como la fonética, la gramática, la poesía, los ensayos, el drama, sociolingüística...

      Eliminar
    2. Bueno, en la USAL tenéis prueba de acceso. Conozco a mucha gente de traducción en la UA que empezó en la carrera porque como en bachiller sacaba buenas notas los profesores le dijeron: "Métete en TeI, que la nota de corte es muy alta". Verídico.

      Eliminar
  2. Según mi punto de vista, este círculo vicioso que planteas está incentivado por un par de factores clave:

    El primero de ellos es que una mente de 18 años es, en la mayoría de los casos, una mente adolescente que no sabe lo que quiere. El resultado de esto es que se mete donde no debe y, para acabar de agravar la situación, una vez dentro decide permanecer ahí, bien por presión familiar (o económica) o bien porque piensa "cambiarme de carrera implica perder un año de mi vida". Sí, es cierto, pero si no te marchas de ahí vas a perder mucho más. El caso es que se queda y piensa "seguro que el primer año es el peor y que pronto le veré sentido a todo esto", y es ahí donde se pega el castañazo: al año siguiente ya serán dos los años de su vida que ha perdido, y poco a poco se interna en un túnel en el que no verá la salida, ni delante ni detrás de sí mismo.

    El segundo factor clave, desde mi punto de vista, es cómo está estructurado nuestro maravilloso sistema educativo, en el que la orientación universitaria es prácticamente inexistente. Decides estudiar veterinaria porque te gustan los animales, arquitectura porque te gusta dibujar, o traducción porque se te da bien el inglés. No hay nadie (al menos en mi caso no lo hubo) que te diga "espera, que esto no es lo que parece"; no hay nadie que obligue a tu mente adolescente a sentarse un momento y examinar temarios de asignaturas, asistir como oyente a clases, que te interrogue sobre habilidades, gustos o aficiones, o que te ponga en contacto con antiguos alumnos que estén cursando actualmente la carrera. Al menos en mi caso nunca los hubo.

    Afortunadamente para el mundo, siempre hay personas que en algún punto de este círculo vicioso deciden saltarse el siguiente paso y tomar otro camino: el camino que debieron tomar desde un principio pero que no supieron ver. Ya sea tarde o temprano, yo creo que uno siempre está a tiempo de retomar las riendas de su vida. Con voluntad y motivación, todo puede hacerse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Bah... ya para qué", esa es la actitud de muchos, como tú dices.

      Respecto a la orientación, en bachillerato traen a un orientador que te coacciona y te intenta convencer de que hagas formación profesional porque tiene más salidas poner un enchufe que estudiar derecho. Todos en su momento nos dimos cuenta de que aquel hombre hablaba por boca de otros puesto que no sabía responder a nuestras inquietudes. Solo consiguió confundirnos más, pero nos despachó un taco de folios que pretendían que nosotros, hormonas jóvenes, nos sentáramos a pensar quién soy, qué es lo que quiero y cómo lo voy a conseguir.

      Creo que a la existencia de un orientador "profesional" que venga un día dado, se debería sumar todo el apoyo del profesorado del instituto, e incluso abrir un servicio de orientación disponible todo el año (ya que es muy difícil que el día que está acordado que venga el orientador todo el mundo se atreva (y se acuerde) de hacerle todas las preguntas que tiene.

      Eliminar
  3. ¡Buenas Merche!

    Gran entrada, y muy cierta la verdad. Yo estoy en primero de grado, y ya he visto a gente que va a por el 5 y a por el mínimo esfuerzo. Muchos siguen pensando que están en la ESO... Pero bueno, lo importante es darse cuenta cuanto antes e intentar cambiar de actitud (a mi me sigue costando, y no rindo lo que debería). Supongo que parte de la universidad supone aceptar el cambio y acostumbrarse a él. Lo malo viene cuando se aceptan las cosas el último año...

    Un saludo desde Málaga.

    PD: ¡Me ha encantado tu blog! Ya tieneas a otro seguidor ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido! Me alegro de que te haya gustado tanto :)
      Esperemos que veas cambios...¡en los demás y en ti mismo! :)

      Eliminar
  4. Es triste, pero es así. Y me alegra ver que últimamente se llama al positivimos en diversos blogs. Y es que ya era hora. Personalmente me he pasado cuatro años escuchando a la mayoría de los profesores decir que lo nuestro no tiene futuro, que al final acabaremos de administrativos, que nos moriremos de hambre, etc. Y cansa. No sólo porque te mina la moral, sino porque al final acabas harto de tanta gente tóxica. Pero es más fácil ser negativo que estar constantemente activo y con las pilas cargadas. El ser humano es vago por naturaleza... Hace tiempo que yo me estoy concienciando bastante en activarme y moverme, pero admito que es como una montaña rusa: un día lo veo todo claro y me paso horas trasteando plantillas para crearme un blog y a la semana veo que todo se me viene encima, y eso que aún no he empezado. xD Pero sí... hay que moverse. Con planificación y paciencia ha de salir. Tiene que salir. Si otros han podido, ¿por qué vamos a ser nosotros los desafortunados que acabemos con un trabajo y vida insulsos? Lo siento, pero no pienso créermelo.

    ResponderEliminar
  5. Yo no creo que el ser humano sea vago por naturaleza... de hecho creo que lo que es (y debe ser) es inconformista por naturaleza. ¡Lo que pasa es que al rodearse de cierto ambiente perezoso parece que todo el mundo es así! Pero basta con salir un poquito de la "jaula" para ver que no es así.

    Claro que es como una montaña rusa, pero eso no tiene por qué ser nada malo, porque al menos cuando estás "abajo" te acuerdas de que en su momento estuviste arriba, y eso te da ánimos para saber que todo puede ir mejor. Sin embargo los que se conforman con la línea recta, no tienen en sus planes aspirar a más.

    Un beso y no dudes en poner por aquí tu blog cuando te lo crees :-)

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada, lo que no es tan bueno es que todo lo que mencionas sea real. Como dices, no comprendo cómo todavía puede haber gente que estudia sin que le guste lo que hace. Y todavía peor, que se metan en una carrera gustándole una única asignatura. Es que, no hay por dónde cogerlo.

    Creo que los estadounidenses (o parte de ellos) se suelen tomar un año sabático para decidir lo que quieren hacer con su vida(y ya de paso ahorrar para la cantidad ingente de dólares que van a tener que soltar después). Podría ser una buena opción adoptar aquí esa costumbre (al fin y al cabo ya tenemos a Santa Claus y Halloween...)y quizás así los estudiantes llegarían más "mentalizados" a la universidad. Una cuestión a parte es la mejora del sistema educativo, pero para ello necesitaríamos unas cuantas entradas dedicadas solo a ello.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  7. No solamente estadounidenses, prácticamente en todos los países europeos el método también es ese, tomarse un añito para pensar. ¡Y me parece genial!

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado la segunda versión, sobretodo con los comentarios en rojos para los que son un poco cortos de miras y se apresuran a criticar sin fundamento ni entender qué quiere decir realente la autora. ¡Bravo!
    Nos vemos ;-)

    ResponderEliminar
  9. Muy inspirador, de verdad. Gracias por este blog :)

    ResponderEliminar