jueves, 26 de julio de 2012

En dos palabras: in-traducible

En noches como esta, ojalá fuera poeta. 


Patio Chico

Paseando por el Patio Chico en una noche de reflexiones, mi amiga y yo decidimos recostarnos en un banco, al pie de la Catedral Vieja, junto a la Torre del Gallo. No veo las estrellas, por alguna razón. De repente, empiezan a caer las gotas de lluvia de una tormenta que parecía haber pasado ya. Ahora entiendo lo de las estrellas. En lo que dura un relámpago, decidimos quedarnos un rato más. Aún recostadas, abrimos nuestros paraguas bajo la versión real del cielo de Salamanca.



Cuando la lluvia ya no perdona, decidimos seguir paseando hacia la Plaza de Anaya. Está vacía y silenciosa, pero comienzan a oírse unas voces procedentes del Palacio Anaya (Facultad de Filología). Un quejío rompe el silencio. Nos paramos. Un gitano entona, se oye una guitarra y resuenan las palmas de los que le acompañan. Mientras, los truenos añaden dramatismo a la ya de por sí triste letra. Ensordece el silencio cuando deja de cantar. Las almas se encogen y el olor acompaña: huele a tierra mojada y a corazón empapado. Retoma su cante. Una mujer aparece de detrás de una de las columnas ataviada con un vestido negro hasta el suelo, y comienza a bailar al son del flamenco y de la voz del gitano. Los relámpagos iluminan sus movimientos redondeados como si estuviera en un escenario. Mi amiga y yo sonreímos y nos miramos con los ojos húmedos y con un nudo en la garganta: somos conscientes de estar viviendo un momento mágico, inolvidable, indescriptible, de esos que te hacen seguir amando España, pase lo que pase. Decidimos seguir paseando, no sin antes reparar en lo precioso de la lluvia cayendo ante el foco que ilumina la Catedral Nueva. El cielo centellea morado y azul, con relámpagos de formas imposibles. De fondo, se sigue escuchando la voz del gitano al igual que se oyen las voces en un recuerdo lejano.




Nos sentimos impermeables, aunque nuestra ropa no diga lo mismo. Llegamos a la Plaza Mayor, dorada como siempre y mojada como nunca. La tormenta ruge y la gente ríe e intercambia miradas de diversión. Las terrazas conservan aún los vasos y platos de una cena reciente. Rezuman agua. Una pareja decide colocar una mesa y dos sillas bajo uno de los arcos de la Plaza y pide una botella de un vino blanco que parece dorado por la luz. Alzan las copas y brindan, con una sonrisa de oreja a oreja: por una de las noches más bonitas de los últimos tiempos. Se abrazan, se besan y vuelven la mirada a la Plaza.




Y llego a casa, ansiosa por plasmar en palabras estas sensaciones mías, aunque consciente de que no iba a ser capaz de definir la magia de esta noche porque desconozco cómo hacerlo. Tengo en mi memoria intacta una imagen inolvidable que soy incapaz de reproducir. Si ni yo, que lo he vivido, puedo expresarlo... ¿Quién traduce, entonces, los recuerdos? ¿Están atrapados en la mente de los que no somos poetas? No es posible, es imposible.
"En dos palabras", es in-traducible.

16 comentarios:

  1. Si finalmente voy a Salamanca espero vivir alguna noche como esta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada noche puede ser mágica. El truco está en no buscarlo y en estar receptivo. :)

      Eliminar
  2. Sí tienes capacidad para expresar lo que sientes, pero te lo tienes que currar (nada importante es fácil). El mundo emocional se puede (y se debe) transformar en palabras y frases, y para conseguirlo, recurrir a símiles, metáforas, figuras literarias que son las herramientas de los escritores. Para la poesía, además, tienes que ensamblar palabras que suenen a música y creen una sinfonía o un soul o un flamenco como ese que tanto te conmovió anoche. Pero nada de esto se puede hacer sin sentimiento, y de eso tienes mucho tú. Lo sé.

    ResponderEliminar
  3. Si de verdad quieres ser poeta, pienso que te queda poco ;) El texto me ha encantado, a ratos es auténtica prosa poética.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, no es posible suscribirse a los comentarios de las entradas en tu blog. No sé si podrías hacer algo al respecto.

    ResponderEliminar
  5. Precioso... Enhorabuena por la entrada. :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias por relfejar lo, a veces, in-reflejable!
    Nahir Teren-Argentina.

    ResponderEliminar
  7. HDMI Wires and cables - 4 Comparing HDMI Cables You have to Remember

    Feel free to surf to my web blog - casinoeuro

    ResponderEliminar
  8. Circumstance Production -- Examining Kinds of Mood Lighting
    and appliances

    Feel free to surf to my site; vdeo to mp3 converter free

    ResponderEliminar
  9. Incredible points. Sound arguments. Keep up the great work.



    Feel free to surf to my web page: seo training course

    ResponderEliminar