sábado, 7 de julio de 2012

¿Se puede ser traductor de videojuegos sin jugar a videojuegos?

Esta de la izquierda fue mi primera consola: la Game Boy Color (1998). Tan solo ver las letras de colores me hace recordar aquel sonido que anunciaba el principio de varias horas de diversión y que ahora ya se ha convertido en emotivo. En esta maquinita jugué, entre otros, al Pokémon Amarillo recorriendo junto a Ash los gimnasios de todas las ciudades, gananado medallas, subiendo de nivel, e intentando saber, a través de las revistas, cómo subir de nivel a los pokémon que solo lo hacían al pasarlos por el Game Link (un cable). Ah, por cierto, nunca lo conseguí.






Tres años después me regalaron la Game Boy Advance (2001), en la que trasteé con juegos como la Game Boy Camera. Sabiendo cómo han evolucionado los gráficos, me parece increíble que en algún momento pudiera considerar las fotos que salían de este juego como "de buena calidad". Sea como sea, este fue uno de los cartuchos que más utilicé en su momento.

La siguiente consola que me regalaron fue la Game Boy Advance SP (2003), en la que recuerdo haberme pasado tardes enteras jugando a The Legend of Zelda: Link's Awakening. Las rupias, el escudo, las espadas, las caracolas, las olas del mar... Fue uno de los juegos que más me ha gustado, y aunque lo presté hace más de una década y sigo esperando que me lo devuelvan, permanece en mi memoria. Sniff.



Entre unas Game Boys y otras, llegó a mi vida la PlayStation (1), en la que jugué a todas las ediciones de Spyro y también a Crash Bandicoot, Rayman, Gran Turismo (la demo gratuita solo, suficiente para darme cuenta de que me gustaba elegir el coche que chocarme con las paredes, digo... conducir), Sonic, Warioland, Super Mario o Tekken 3. Por otra parte, recuerdo haberme ido a jugar a la Nintendo 64 (concretamente al Mario 64) a casa de una amiga, en aquellos tiempos en los que las dos flipábamos con los gráficos (ahora se ven "cuadradotes" pero entonces parecían redonditos redonditos).





Además de todo esto, habría que sumar todos los juegos de ordenador (los Sims [1, 2, 3...], algunos de Pixar, el Rey León, así como los CD de revistas que aunaban más de cien juegos (la mayoría demos). Mención especial para "Hugo", uno que nunca he vuelto a encontrar ni siquiera como referencia en ninguna web (con él mi madre y yo aprendimos muchísimo inglés, especialmente todo lo relacionado con Halloween. Tenía gráficos que parecían del Paint, pero era hasta tierno, el muchacho).


En definitiva, se puede decir que en su época jugué, pero ya no. No he tocado Metal Gear Solid, Final Fantasy, Tomb Raider, Grand Theft Auto, Metroid, Donkey Kong, Street Fighter...Dicho esto... me pregunto si mi perfil me permitiría ser (buena) traductora de videojuegos.


Por un lado, me planteo que, al igual que un traductor jurado no tiene por qué haberse "criado entre leyes", ni haber leído el Derecho Romano en su tiempo libre cuando era niño, un traductor de videojuegos puede ser igual de bueno habiendo jugado que sin haber jugado. El traductor se hace y no nace, así que no hay por qué haber jugado muchísimo para ser un traductor de calidad.
Por otro lado, sin embargo, la experiencia es un grado, por lo que probablemente un traductor que haya jugado a diferentes tipos de juegos tendrá mucha más soltura a la hora de traducir. Aun así, esa soltura se puede adquirir, igual que se adquieren los conocimientos poco a poco al elegir una rama de la traducción (médica, técnica, literaria, jurídica...). 

¿Qué pensáis vosotros?¿Todos los traductores de videojuegos habéis tenido una gran experiencia en este campo, o algunos habéis ido adquiriendo a posteriori ese "bagaje"? ¿Puede un traductor llegar a ser el mejor en un campo en el que parte de cero?





24 comentarios:

  1. Yo empecé a jugar a primeros/mediados de los 80, con un Commodore 64. Después con un PC, y aprendí un montón de inglés jugando a aventuras gráficas (por aquella época no se traducía nada). A lo que iba es a que, por aquel entonces, estaba convencido de que cuando ganara dinero jugaría a todo lo habido y por haber.

    Hoy en día juego ocasionalmente, pero prefiero dedicar mi tiempo a actividades más creativas. Además de que cosas como los juegos FPS me producen mareo; ay, qué achaques. Y no creo que haya que ser un jugón para traducir videojuegos (yo mismo he traducido varios); no jugar o jugar poco puede suplirse informándose. A mí me siguen interesando muchísimo los videojuegos, y hay tantísima información disponible…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel :-)
      No había oído hablar del Commodore 64 nunca... ¡Ay, cuánto me queda por aprender! Cuando en las aulas los profesores insisten en que la mejor manera de enseñar a los niños es jugando, es totalmente cierto, y lo podemos comprobar con nuestra propia experiencia con los videojuegos.

      PD: con la Nintendo 3DS me mareo... ¿seguro que es la edad? jejeje.

      Eliminar
  2. Yo soy de la generación Game Boy Color, ¡como tú! Me enamoré de Link a través de la pantallita :) Y me enseñó inglés... (mis padres, premonitoriamente, me compraban los juegos en inglés...) A partir de ahí, ya no he soltado los mandos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que Zelda es uno de los juegos que me gustaría conocer como la palma de mi mano, porque jugarlo solo en la GB se queda corto, jeje. Qué curioso lo que dices de que tus papis te compraban los juegos en inglés. ¡Eso sí que es arriesgado! En el sentido de que no me quiero imaginar la reacción de un niño ahora si el juego que tanto ansía se lo regalan... ¡en inglés! jejeje.

      Eliminar
  3. Buena entrada. Yo considero que esa experiencia con los videojuegos siempre es buena, pero es cierto que si te metes en la traducción de videojuegos y no has jugado antes, con el tiempo adquirirás esa soltura al estar en contacto, al igual que en la traducción jurídica, científica, etc.
    En mi caso, todavía estoy estudiando y me gustaría trabajar en la traducción de videojuegos, y me gusta jugar a los videojuegos, probando siempre cosas nuevas. Quizás en el futuro juegue menos para centrarme en el trabajo, pero creo que siempre encontraría un hueco para relajarme.
    Tú lo has dicho: el traductor se forma y, aunque no sea obligatoria, pienso que la experiencia con los videojuegos te podría servir como formación (aunque no la incluiría en el CV, XD). Por ejemplo, Nintendo, en su anuncio en busca de un traductor JA-ES, dice que esa experiencia es "deseable", pero no obligatoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que mencionas de "experiencia deseable" me imagino que se refieren a experiencia como traductor, no como "Jugón", ¿no? jeje aun así, sí, todo se puede adquirir :-)

      Eliminar
    2. Bueno, lo que pone como deseable es el interés por los videojuegos, así que de cajón, si te interesan los videojuegos, habrás jugado a alguno.

      Eliminar
  4. Yo pienso que el haber jugado con anterioridad a distintos videojuegos suma un punto a tu favor y te da esa cosa tan valiosa llamada experiencia. No obstante, coincido con David cuando dice que con el tiempo uno va adquiriendo soltura (como en cualquier otro campo). Lo que verdaderamente me preocupa es si para ser traductor de videojuegos es necesario tener la combinación de idiomas JA-ES. Hay opiniones dispares respecto a eso. ¿Qué pensáis vosotros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, yo he dicho lo de JA-ES porque es la plaza que ahora mismo está ofertando Nintendo, pero las combinaciones puede ser como las de cualquier ámbito.

      Eliminar
    2. Por supuesto que no, como ya se ha mencionado por aquí, la mayoría de traductores de videojuegos son del inglés, ya que del japonés se traduce a ese idioma, que se utiliza como lengua de enlace.

      Eliminar
  5. ¡Me encantaba el del Rey León! Me pasaba horas y horas con él (además creo recordar que no podías guardar partida, así que siempre tenía que empezar de nuevo -- era la época en la que solo me dejaban usar el ordenador media hora al día xD). ¡A ver si lo encuentro y puedo jugar en el ordenador de ahora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diosss el Rey León me marcó, de hecho me acuerdo de haber soñado varias noches consecutivas con el nivel de lava, o con el del cementerio de elefantes. Y siempre recuerdo a mi mami a mi lado, jeje.

      Eliminar
  6. Yo me dedico a esta especialización desde 2008 y ***basado en hechos reales*** haber jugado ayuda mucho, pero llega un momento donde no es TAN necesario seguir jugando como si no hubiera un mañana. Es decir, por mucho que innoven los juegos y todo eso, todos tienen una cierta mecánica parecida y lo mejor de todo es que la terminología no está tan fijada, sino que precisamente tienes que ser creativo. Eso no quita que vea expresiones como "cast a spell" y automáticamente piense en "lanzar un hechizo" sin tener que documentarme. :) Por eso digo que creo que es necesario haber jugado bastante para traducir con soltura, pero que por suerte no es un campo donde no dejan de surgir nuevos términos específicos de un género. Por ejemplo, he jugado muy poco a juegos de rol online, pero tras un poco de documentación sobre los nuevos términos específicos (DPS, "tanque", etc.), el resto es más o menos igual que un juego de rol tipo Ultima VII (yeah) o Final Fantasy.

    Sobre lo que comentáis del japonés, no es NADA necesario porque yo no tengo ni pajolera y no me ha hecho falta en cuatro años, y he traducido juegos más o menos importantes. Ahora bien, sí que puede ser útil para abrirte algo más mercado (Nintendo siempre busca traductores JA-ES porque juegos como Zelda se traducen del japonés), aunque la tendencia si trabajas como traductor autónomo (que es lo más habitual) es traducir del japonés al inglés y de ahí al resto de idiomas. También puede ser útil porque en muchos archivos puedes ver la columna de japonés, así que si tienes dudas con el inglés, puedes ver qué dice el original, pero vamos, que con el inglés tienes más que suficiente en la mayoría de los casos. :)

    Un saludín,

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su momento también me planteé si traducir videojuegos sin japonés sería más difícil, pero luego me he ido dando cuenta de que el inglés es el que manda en muchos aspectos, igual que en el mundo de los cómics... ¿o es diferente? Algún día abriré una entrada sobre eso :-)
      Gracias por dejarnos por aquí tu opinión, "maeztro"

      Eliminar
  7. pues yo no traduzco videojuegos, pero sí conozco a algunos traductores que se dedican a ello en distintas combinaciones de idiomas, y me consta que hay de todo. de todas formas, salvo que tengas que jugar al videojuego en cuestión y, por lo tanto, ser más hábil te ahorre tiempo, el texto es texto y no se me ocurre por qué ser jugador podría ayudarte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, como digo en mi entrada, hay varias razones por las que se podría considerar que jugar ayuda al que traduce juegos :-)

      Eliminar
  8. Ooohhh, el Gran Turismo! Siempre me encantaron los juegos de coches, aunque también he de decir que era horrorosamente mala conduciendo. Siempre iba en todas las direcciones menos en la correcta. :-P Pero el primer videojuego al que recuerdo haber jugado era uno de motos de la SEGA. Ufff, me apasionaba, y como tú dices, parece mentira que por aquel entonces flipara con los gráficos, mientras que si los veo ahora me doy cuenta de que era un dibujo totalmente plano y pixelado. xD Luego con la Play Station la cosa mejoró. :-) Pero lo mismo me pasó con los Sims. Con los Sims 1 me lo pasaba bomba y los gráficos me parecían súper buenos (pobre pequenia e inocente de mí xD), luego los Sims 2 me parecían ya inmejorables, y por último llegaron los Sims 3 para abrirme todavía más la boca. :-P

    En cuanto a lo de la experiencia de jugón, no me parece que sea taaaaaaaaaaan importante. Últimamente estoy jugando a juegos que poco tienen que ver los unos con los otros en lo que a diálogos se refiere. Yo pienso igual que Pablo, que hay que ser creativo para traducirlos. Pero vamos, esto pasa con cualquier traducción de un texto de "ficción", no?

    P.D: Perdón por la falta de signos de interrogación y exclamación de apertura y por no tener enie. :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios sí, lo de lo cuadradotes que son me deja impresionada, aunque debo decir que Rayman (el original, de Play 1) me sigue impactando por los gráficos tan perfectos que tiene. Me refiero a este: http://romhustler.net/img/screenshots/psx_full/title/4fbd0e2262bfe.jpg

      En cuanto a lo de la traducción de otros textos de ficción, la verdad es que visto así tienes razón. ¿La creatividad se desarrolla o se tiene? ¿Puede una persona muy poco creativa llegar a competir con alguien que desde siempre lo ha sido? ¿Qué piensas?

      Eliminar
    2. Pues es una buena pregunta. Yo creo que, por supuesto, hay gente que nace con un don especial para determinadas cosas. Por ejemplo, hay personas que con un lápiz y un papel hacen maravillas, y sin embargo otras no son casi capaces ni de dibujar una casa. :-P Lo mismo ocurre con la música; hay personas que sólo con oír una canción ya son capaces de tocarla y otras que no tienen oído musical ni p'atrás. Sin embargo, creo que de algún modo todo se puede aprender, aunque haya personas a las que les cueste más que a otras, no te parece?

      Eliminar
    3. Creo que sí, que todo se puede aprender, pero la predisposición y las ganas de la persona desempeñan un papel crucial. Es decir, puede que yo practicando practicando llegue a jugar bien al hockey, pero sería más un experimento que un deseo, ya que, al no disfrutar haciéndolo (porque no se me da bien), no estoy motivada para continuar.

      Eliminar
    4. Un juego de motos de Sega... ¿El Super Hang-On? :P http://en.wikipedia.org/wiki/Super_Hang-On

      Eliminar
  9. Traductor de los buenos10 de julio de 2012, 0:05

    Entender de videojuegos te hace la vida mucho más fácil y se nota a la hora de hacer una traducción de calidad. Y te salva la vida cuando traduces para fans empedernidos de las sagas más conocidas. A veces he temido por mi vida cuando he traducido de manera distinta algún término "sagrado" para los fans y he visto que en los foros se me ponía a parir (pese a las alabanzas a las otras 800.000 palabras del juego en cuestión). Los traductores de videojuegos nacemos traductores de videojuegos y con la práctica perfeccionamos ese don divino que tenemos. Debes tener ciertas cualidades que no todos los traductores tienen. Por lo tanto, traducir un juego lo puede hacer cualquiera; traducir y que TODOS tus juegos tengan buenas críticas... eso ya es más difícil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, dices que los traductores de videojuegos nacéis siéndolo, y luego dices que traducir un juego lo puede hacer cualquiera... No me queda claro, lo siento, jejeje.

      Eliminar
    2. Traductor de los buenos11 de julio de 2012, 1:14

      Explicarlo es complicado, pero en mi opinión nacemos ya predestinados a ser traductores de videojuegos. Tenemos una marca en el cuero cabelludo y todo, como el Damien de La profecía... :P
      Símil futbolístico: Cristiano y Messi son muy buenos porque nacieron con ciertas habilidades que les convierten en unos jugadores excepcionales, aunque su destreza en el terreno de juego se vea potenciada por horas y horas de entrenamiento. Yo nunca podría ser un Cristiano Ronaldo por muchas horas de entrenamiento que haga. Perdón por la comparación balompédica, pero hoy tocaba traducir un juego de fútbol...
      Si nunca has tocado un videojuego, esto se verá reflejado en tus traducciones. Las pocas veces que juego en castellano puedo decir sin temor a equivocarme qué tipo de persona ha traducido el juego y en qué condiciones lo ha hecho, si ha sido una agencia o un departamento interno, hombre o mujer, color de pelo... (bueno... esto ya no, pero casi), etc.

      En resumen, cualquiera puede traducir un videojuego de manera aceptable, incluso bien, pero una traducción excelente solo se consigue si posees ciertas cualidades innatas, además de un conocimiento del medio excelso.

      Espero que haya quedado un poco más claro, aunque ya te digo que es un tema debatible.

      Eliminar