lunes, 24 de septiembre de 2012

Crónica sobre el #SELM12 (20 y 21 de septiembre, Sevilla)

Los días 20 y 21 de septiembre tuvo lugar en Sevilla el II Congreso de la Sociedad Española de Lenguas Modernas (hashtag no oficial, pero usado, #SELM12). Aquí podéis encontrar un resumen de los tuits enviados durante el congreso (gracias a Aida, que además de encantadora, es la tuitera más rápida del oeste).

No haré un resumen de cada ponencia ya que, si no recuerdo mal, en la presentación se habló de que habría más de 30 en unos intensísimos dos días (de 9 a 21, básicamente). Aquí podéis encontrar el programa. A continuación escribo una breve reseña de lo más importante de las ponencias que más me calaron (he tenido que hacer una selección, porque si no...)


  • Mención especial a la ponencia que abrió el congreso, a cargo de Nuria Ponce Márquez, en la que se trató el tema del humor desde un punto de vista serio. Se saca como conlusión de esta interesantísima primera charla, que la clave para traducir el humor se basa en analizar el texto original, el efecto que causa en el público origen, e intentar causar el mismo efecto a través de: traducción literal (pocas veces será universal), adaptación o recreación (con los problemas que puede suponer).
  • También hubo una interesante ponencia a cargo de María Luisa Rodríguez Muñoz en la que la ponente comentaba sus hallazgos tras muchas investigaciones sobre la traducción de títulos de obras de arte (y no solo títulos, sino obras que incluyen elementos lingüísticos). ¿Qué ocurre cuando el propio título constituye un juego de palabras? ¿Se deja en la lengua original? Descubrimos que cuando está en idiomas como chino o polaco, se opta por traducir, mientras que en inglés se respeta el título original (imperialismo lingüístico). 

  • En la siguiente ponencia, Vicente López Folgado nos plantea, por ejemplo, si traducir los nombres propios de los personajes de una novela desvirtúa (o no) la obra. Además, insiste en la idea de que se necesita más que un ordenador para traducir, y en que los estudiantes deberían estar sometidos a un flujo constante de traducción para así ganar más y más práctica.
  • Más adelante tuvo lugar un debate sobre la morosidad y el impago en el mundo de la traducción, en el que participaron, por ejemplo, Alicia Martorell, María Teresa Gallego o Carmen Montes. La conclusión es que hay que atar bien los cabos antes de empezar a trabajar, y no tener miedo a preguntar o a establecer el contrato (si no aparece una cláusula de remuneración, sospechad). Además, se insiste en la idea de que la mayoría de las empresas que no pagan ya han incurrido en la misma falta con anterioridad. Por ello, se insta a los traductores a no aislarse y a formar parte de una red (y a estar al tanto de las "listas negras" que circulan tanto por Internet como en las Asociaciones tipo Asetrad). Se recomienda encarecidamente no poner verde a la empresa X por ejemplo en blogs: hay otras maneras más efectivas y más normalizadas (¡cuidado! Por algo así, en casos extremos, pueden acabar acusándote de difamación). Además, se hace hincapié en la idea de que todo ha de quedar por escrito: nada de responder a preguntas por teléfono.
  • En otra ponencia, Juan José Arevalillo, director de Hermes Traducciones, hizo un resumen de las faltas (de sentido, ortografía, ortotipografía, etc) cometidas en las pruebas de traducción (la nota media ronda el 5,5/10, la nota más baja es más de un -7, y la nota más alta obtenida, un 9,85. Curiosamente, el traductor que sacó esta última nota fue contratado, y posteriormente despedido por falta de aCtitud. Traducir bien no es siempre sinónimo de saber trabajar en equipo, que es lo que se busca en empresas de este tipo. Asimismo, JJ Arevalillo nos enseñó una prueba de traducción tachada en verde (lo eliminado) y amarillo (lo cambiado) y nos demostró que, aun con todos esos "errores", el traductor que realizó esta prueba resulta ser el mejor del que actualmente disponen. ¡No hundirse cuando vemos una prueba de traducción llena de correcciones! ¡Estar abiertos y aprender de los errores!
  • La última ponencia, a cargo de Gary Smith, se titulaba "¿el cliente siempre tiene la razón?". A esta pregunta tan peliaguda y con tantos peros, Gary acababa respondiendo que aunque no siempre la tenga, siempre tiene el derecho. Gary nos anima a no tener miedo a rechazar encargos en períodos de mucho trabajo (y lo compara con los restaurantes: cuando está lleno, es síntoma de que el negocio va bien y al cliente, en general, no le importa esperar). Esta ponencia fue especialmente interesante, y ya me encargué de felicitar personalmente a Gary porque no era fácil mantener la atención del público el segundo día del congreso, de 20.00 a 21.00. 

En definitiva, este evento ha sido muy interesante y además me ha servido para desvirtualizar a habituales de la red que tenía ganas de conocer en persona :-)
Os animo a todos a asistir a este tipo de conferencias y congresos porque, además de aprender mucho y hacerte reflexionar sobre temas que quizá no te habías planteado en profundidad, os darán la oportunidad de poner cara y cuerpo a muchos profesionales que tienen mucho que decir.


6 comentarios:

  1. Si es que ya dije que este congreso pintaba muy bien... :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Merche por compartir tu experiencia del Congreso de SELM.

    Sociedad Española de Lenguas Modernas

    ResponderEliminar
  3. Hola, Merche:

    Las pruebas de Hermes están muy bien corregidas, yo aprendí bastante, tengo esos tres textos grabados a fuego en mi memoria :). Recuerdo que había sacado un 8, un 6,5 y... ¡un -2,5! Todo por un gerundio de posterioridad repetido dos veces, no se me olvidará en la vida xD.

    Casualidades de la vida he acabado de ingeniero de localización y encantado que estoy de haber dejado la traducción de un lado :).

    Un saludo,
    David


    ResponderEliminar