martes, 4 de septiembre de 2012

¿Por qué una empresa contrataría a un recién licenciado?


Aquí llega la segunda parte de la entrada anterior. A medida que el debate inicial en Facebook fue avanzando, se me ocurrió plantear otra de esas preguntas que llevo mucho tiempo planteándome, a pesar de que juegue en mi contra: ¿Por qué una empresa (¡o un cliente!) contrataría a un recién licenciado, pudiendo elegir a alguien con experiencia a sus espaldas? Creo que tiene sentido plantearse qué verá una empresa en mí dentro de un año. ¿Por qué un recién licenciado? Puede aportar frescura e innovación pero, ¿por qué una empresa (o un cliente) preferiría contratarnos a nosotros en vez de a alguien con años de experiencia a sus espaldas, con el que el riesgo de "meter la pata" es mucho menor?

Como decía, lo plantée en Facebook y, una vez más, las respuestas fueron variadas:


Está claro que la cosa no está como antes, pero entonces, ¿por qué decidí darle una oportunidad a alguien como Álvaro Blink? Ya te digo que no te pondrán en un puesto como traductor jefe, pero si buscan a una persona nueva y con potencial, podrás conseguirlo. No serán 2000 € (es un decir) pero tampoco tienes por qué ser becario (...) no tienen que pagar tanto y están formando a una persona para que se quede en la empresa. Yo empecé cobrando 950 € netos (prorrateados) y no considero que estuviera explotado para nada sabiendo todo lo que aprendí. (PABLO MUÑOZ)


Tener un título universitario no es necesariamente garantía de que seas un traductor buenísimo, como tampoco lo es poder presumir únicamente de años de experiencia traduciendo vete a saber qué y para quién. Hace unas semanas revisé unos textos de un traductor jurado (¡ojo!) que no era precisamente novato y eran una verdadera chapuza. Algo sangrante, terrible, escalofriante. Y ahí estaba, trabajando. En localización hay miles de startups, por ejemplo, que buscan "sangre fresca" porque sus propios equipos están compuestos por gente muy joven y quieren que crezcas con la empresa, igual que ellos. Un recién licenciado, si es bueno y se deja la piel en demostrarlo, puede salir ofreciendo cosas que algunos más veteranos quizás no puedan. Ahora ya ha llovido mucho, pero seguro que los primeros licenciados con conocimientos en TAO tuvieron sus ventajas en algunas especialidades. Además, para qué nos vamos a engañar, somos más asustadizos y, en general, es más fácil que no demos problemas. ¡Aunque se pueden llevar una sorpresa! (NIEVES GAMONAL) 

Nadie pasa por alto el hecho de que un recién licenciado sale más barato, pero me niego a pensar que esa sea la única razón. ¿Qué opináis? Cuando os licenciasteis, ¿quién fue el primero en fijarse en vosotros? ¿Quién os dio la primera oportunidad?



11 comentarios:

  1. Relacionado con la entrada anterior, la de si incluir la experiencia laboral no relacionada con la traducción, a mí mi primer contrato (en plantilla) me llegó porque a mi jefe le gustó que durante los veranos de la carrera hubiese trabajado en una cadena de montaje de impresoras, le dio la imagen de que era una persona muy disciplinada y "currante". Él estaba montando una empresa con una plantilla muy joven, gente recién licenciada, con muchos proyectos en mente, mucho entusiasmo, muchas ganas de aprender y muchas ganas de trabajar. Algunos estuvimos un tiempo ahí (yo estuve cuatro años) y luego "volamos" a montárnoslo por nuestra cuenta, pero aún tengo contacto con antiguos compañeros y muchos se han quedado y han crecido con la empresa. Sin embargo, la forma de trabajar de esta empresa ha cambiado, ahora ya no contratan a gente joven y entusiasta en plantilla, sino que trabajan con freelances, y los quieren con experiencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu experiencia, Montse. ¡Es muy alentadora! :-)

      Eliminar
  2. "Yo empecé cobrando 950 € netos (prorrateados) y no considero que estuviera explotado para nada sabiendo todo lo que aprendí. (PABLO MUÑOZ)"

    Igual por eso está hoy donde está -- porque para ser grande primero hay que ser modesto.
    Saludos,
    Leon Hunter

    ResponderEliminar
  3. Una cosa es empezar por poco cuando no tienes experiencia y otra es que la mayor parte del "empresauriado" español aproveche becas, contratos de prácticas y demás argucias legales para tener a alguien explotado durante dos años con la excusa de que no produce tanto como el resto de sus compañeros. En cuanto acaba el contrato de prácticas, a la calle y a meter a otro novato para exprimirlo otros dos añitos. Para ser grande hay que ser modesto primero. Sí, claro que sí. Pero todavía no he visto al empresario que, cuando se encuentra a alguien realmente con talento, le haga un contrato fijo antes del plazo de dos años (que, si no recuerdo mal, creo que han ampliado a tres con la última reforma laboral).

    ResponderEliminar
  4. Un traductor bueno es un traductor bueno. Me enorgullece decir que he dado su primer trabajo de traducción a muchos colegas. Los elegí porque eran buenos profesionales, y sus honorarios hubieran sido los mismos de haber tenido horas de vuelo en la profesión.

    Quiero decir que (como dueña de un estudio de traducción) no me espanta un CV sin experiencia, pero sí me espanta (y descarto) un CV que enumere agencias que deprimen la profesión en mi país o en otros lugares del mundo. Los llamo CV sucios porque a menos que se viva en un tupperware, todos sabemos el daño que estas agencias le hacen al colectivo de profesionales. Nadie puede, nadie debe desconocer cómo se mueven los mercados en los tiempos de la globalización y el efecto que tiene en todo el mundo algo que ocurre en la India o en Grecia. Me alcanza leer nombres como ASL, The Big Word y similares (o las cientos de agencias miserables de mi país, la Argentina) para descartar ese CV en el momento.

    La mentira de las agencias (te pago poco para que hagas experiencia) es insostenible. Los traductores de la generación X o de la generación Y no necesitan que una agencia les explique cómo manejarse con la tecnología. Basta de justificar el abuso de los profesionales jóvenes!

    El derecho de piso es una mentira para explotar colegas recién recibidos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial! Me ha gustado mucho lo que has dicho, Aurora. Muy a tener en cuenta lo de las agencias que hunden el país. :-)
      ¡Gracias!

      Eliminar
  5. ¿Y el problema de la edad? Yo dejé los estudios por motivos personales y luego regresé años después y me metí en la carrera de traducción y cuando la acabe tendré mínimo 34 años, y obviamente ningua experiencia. ¿Qué os parece? ¿me voy a encontrar con que solo buscan gente más joven, o mayor pero con mucha experiencia? ¿Tendré que acabar trabajando de camareo en la costa? Me preocupa bastante, la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, en el mejor de los casos acabaré la carrera más cerca de la treintena que de la veintena de edad, aunque es por una buena causa: he estudiado otra carrera. No sé lo que has estado haciendo tú durante el tiempo de no-estudio, pero si has estado trabajando (aunque sea en otra cosa) seguro que hay quien lo sabe apreciar. ¡Ánimo y a por ello!

      Eliminar