lunes, 17 de septiembre de 2012

Traducir desde varias lenguas de trabajo: ¿Quien mucho abarca poco aprieta?

Hace poco recibí un correo planteándome la siguiente pregunta: 
Si te especializas en la traducción de, por ejemplo, inglés>español, ¿se pueden aplicar los "conocimientos de traducción" a otras lenguas que vayas aprendiendo más adelante?
Mi respuesta fue que cada lengua presenta distintas dificultades a la hora de traducir, por lo que sería muy difícil generalizar de esa manera. Además, ¿por qué traducir de tus lenguas D, E o F, cuando te has especializado en tu B-C? Es muy probable que tus competencias en dichas lenguas no sean lo suficientemente buenas como para traducir. 



¿Centrarse en una lengua, o cuantas más, mejor?


A lo largo de la carrera le he planteado esta pregunta a varios profesionales y todos ellos han coincidido en que "es mejor manejar con total destreza/soltura/perfección UNA lengua que apañarse bien en varias". Es decir, tanto de cara a un cliente como en lo que respecta a las competencias de uno, "es mejor" venderse como traductor de una (o máximo dos) combinaciones de idiomas que ofrecer nuestros servicios en cuatro o cinco lenguas. Salvo en contadas ocasiones, ser competente en tantos idiomas es muy difícil.

Esto puede sonar obvio, pero teniendo en cuenta que traducir del inglés es lo más común, muchos nos hemos planteado alguna vez la posibilidad de estudiar otros idiomas más exóticos para "algún día" poder distinguirnos de los demás traductores. 


Sin embargo, esta posibilidad a menudo se queda solo en una mera idea, imposible de llevar a cabo por diferentes razones (como la falta de medios o de constancia). Pero no hay que preocuparse porque es posible ganarse la vida traduciendo solo del inglés. Al escuchar de boca de varios profesionales esta misma opinión, dejó de agobiarme la idea de especializarme solo en esta lengua. No hay que intentar forzar una situación (como ponerse a estudiar suajili solo porque "tiene más mercado, y está mejor pagado").

¿Qué pensáis vosotros? 



¿Tiene más "credibilidad" un traductor de una o dos lenguas que uno que ofrece sus servicios en varias? ¿Creéis que es conveniente intentar abrirse mercado estudiando lenguas minoritarias? ¡Se abre la veda! 

18 comentarios:

  1. Sí es verdad que quien intenta aprender muchos idiomas al final no se especializa en ninguno. Yo de momento llego a la lengua E (aprendiendo, que estoy todavía en la carrera), pero pretendo especializarme en la lengua B y la C para traducir e interpretar, y las lenguas D y E las aprendo para poder viajar, para poder leer algún libro en versión original y porque me gustan las lenguas, en general.

    Aunque también es verdad que hay gente con muchísima capacidad que es capaz de dominar a la perfección 6 idiomas o más y poder trabajar con ellos en el mundo de la traducción y la interpretación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que depende mucho de las razones que te lleven a estudiar un idioma. Cuando lo estudias con miras a "convertirte en profesional", creo que es muy difícil mantener una disciplina, porque tu objetivo está tan lejos y es tan difícil conseguirlo, que uno se echa para atrás. Por las razones correctas, como para viajar o ver pelis como tú dices, no hay problema :)

      Eliminar
  2. También es interesante contemplar la posibilidad de que, a veces, si se dominan dos idiomas extranjeros con cierta soltura, no cuesta tanto especializarte en la misma rama para los dos idiomas. Es decir, si te especializas en informática y tu francés e inglés son bastante buenos, no niego que no se pueda trabajar casi igual de cómodo con el tiempo siempre que se traduzca a la lengua materna, ya que los conceptos suelen ser parecidos entre lenguas para su comprensión, al menos en un campo como la informática.

    Un saludín,

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, concretamente la informática... Aunque eso no es aplicable a otros campos como la traducción jurídica, por ejemplo. Depende todo de muchos factores, al principio cuando te he empezado a leer pensé que ibas a decir que estudiar varios idiomas da cierta soltura a la hora de estudiar otros con las mismas raíces, o que se parecen por motivos históricos ;)

      Eliminar
  3. Hola :)
    Pues bien, yo he estado discutiendo esto mismo con traductores que realizan su trabajo en el mundo de la empresa privada (sector del automovil) y también con otros del sector público (Instituciones europeas). Su opinión siempre fue la misma. En muchas ocasiones los traductores nos empeñamos en pseudo-aprender muchas lenguas para poder ofrecer a nuestro cliente más posibilidades. Sin embargo, cuando nos enfrentamos al mercado laboral... la cuestión cambia. En la mayor parte de las empresas privadas se trabaja solo con una o dos lenguas (y ninguna demasiado exótica sino más bien inglés y español) y se demanda mucho más una formación complementaria en el ámbito específico de la empresa. En decir, que a la hora de seleccionar personal en una conocida marca de coches se valoraba más una carrera complementaria o conocimientos extras sobre mecánica, comercio internacional, etc.
    En las instituciones al final trabajas con un par de idiomas pero tienes que manejarte en temas muy específicos y en muchos casos tremendamente especializados.
    Así que yo, al igual que has hecho tú, me he dejado de agobiar por eso de trabajar con dos lenguas tan comunes como el inglés y el francés. Creo que hay cosas más importantes que pseudo-saber además chino japones y bable. Al fin y al cabo muchas veces a costa de eso dejamos de formarnos en otros aspectos tan importantes y más como ese para el futuro.
    Que nuestras herramientas no sean muchas lenguas mal pulidas sino un par de ellas perfectamente acabadas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante. Está claro que es preferible tener conocimientos sobre X, Y y Z en inglés, que no sobre A en inglés, A en francés, A en alemán, A en suajili...

      Gracias por tu respuesta, muy interesante :-)

      Eliminar
  4. Con este mismo dilema me encontré yo y me fui de Erasmus a Polonia para aprender polaco. Ahora estoy intentando encontrar una academia aquí para poder seguir aprendiendo pero es dificilísimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... yo he coquetado con varios idiomas (polaco, islandés, sueco...), y la posibilidad de continuar ha sido nula. ¡Suerte!

      Eliminar
  5. Yo soy estudiante y me queda mucho por aprender, pero diría que un buen traductor podría alcanzar un nivel cultural e idiomático perfecto en hasta 2 o 3 idiomas (además del nativo).
    -Lengua B: Inglés
    -Lengua C: Francés o Alemán
    -Lengua D: (lo que llamamos «idioma exótico», italiano, chino, sueco...)

    Más de 3 idiomas me parece contraproducente. Ahora bien, si estamos hablando del ámbito laboral, yo solo utilizaría lenguas B y C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, seguramente se pueda alcanzar, y más de tres seguro que también se puede, pero de cara al cliente, como tú dices, mejor "solo dos", o incluso una sola combinación :-)

      Eliminar
  6. Merche: te contaba que en la Argentina, es bastante común la traducción inversa al inglés, tanto en lo escrito como también en la interpretación.
    Lógico que el nivel de la lengua B debe ser muy bueno, y lo aconsejable es tener un revisor nativo; pero es una práctica común.
    Hace poco, estuve en un curso de subtitulado y los profesores nos dijeron que, aquí, es incluso más frecuente traducir guiones y películas al inglés. Esto es, con el objetivo de que puedan ser proyectadas en festivales internacionales de cine, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejármelo escrito por aquí, Flor :-)
      Vaya, no sabía que en Argentina se trabajara tanto a la inveresa. ¿Y cómo son los resultados? Es decir, ¿qué opina el público nativo? :-) ¿Se sabe?

      Eliminar
  7. Hola Merche,

    Muy interesante tu artículo. Cuando empecé hace poquísimo en esto de la traducción por cuenta propia (siempre había estado traduciendo en el ámbito legal mientras trabajaba en ese área), también me preocupaba mi nivel de especialización en los dos idiomas más comunes. Yo he pasado mi vida entera entre dos lenguas maternas el inglés y el español. Siempre se plantea que eres más capaz con una lengua que con la otra. En mi caso he acabado haciendo más traducciones del español al inglés que a la inversa, pero ofrezco servicios en ambas combinaciones. Claro está que conozco perfectamente mis límites a la hora de aceptar encargos (todos debemos saberlos). Estoy de acuerdo que a veces es mejor ofrecer menos y estar más especializado que saber hacer un poquito de todo en muchos idiomas, porque al final no puedes abarcarlo todo. Y creo que siempre es bueno aprender nuevos idiomas sabiendo en todo momento que a lo mejor no vamos a ofrecer servicios de traducción de esos idiomas porque igual nuestro trabajo no va a ser tan competente como alguien que traduzca a esa lengua, que igual es su lengua materna.
    Creo que todos nos podemos hacer un hueco aunque sean lenguas muy comunes aportando cada uno nuestras diversas especializaciones y experiencias. Y me encanta lo que ha dicho anónimo "Que nuestras herramientas no sean muchas lenguas mal pulidas sino un par de ellas perfectamente acabadas".
    Saludos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es muy importante saber hasta dónde puedes llegar y no engañarte a ti mismo creyendo que "deberías poder hacerlo". También espero que, como tú dices, haya un hueco para todos, ya que cada uno es un "yo y mis circunstancias", y nadie puede competir con nadie en cuento a experiencias personales o aspiraciones se refiere. ¡Eso es lo bonito (y lo difícil)!

      Eliminar
  8. como en todo, me parece que no es posible generalizar. hay gente que traduce mal en una sola combinación y profesionales que traducen bien en tres combinaciones. yo, en particular, creo que es mejor tener más de una. claro que quizá el mercado no lo entienda. pero también hay que tener en cuenta que, muchas veces, el mercado está formado por personas que creen a pies juntillas en este tipo de especializaciones.

    ResponderEliminar
  9. Antes que nada, saludos. El tema que planteas era algo que reflexionaba a menudo cuando comencé a estudiar alemán. Me encontraba en el dilema de conocer y aprender un idioma, o de estudiarlo realmente, tal y como se hace en la carrera con los básicos; o si me haría falta más tiempo para adquirir otro tipo de conocimientos, dado que quiero especializarme en textos médicos y de ingeniería. Lo más viable sería trabajar con dos idiomas, coincidiendo con la mayoría de las opiniones vertidas.
    A la vez, estoy de acuerdo con la opinión de arriba en cuanto a que habrá quién pueda sentirse capaz de realizar varios trabajos en distintos idiomas al mismo tiempo. Podría ser cuestión de disciplina y experiencia propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos! Cierto es que quizá se pueda traducir de textos generales en más de un par de idiomas, y que mejor solo dos para especializaciones... es lo que yo pienso :-)

      Eliminar