miércoles, 17 de octubre de 2012

La traductora de Juego de Tronos


ACTUALIZACIÓN: YA DISPONIBLE EN VÍDEO (7 PARTES)
1/7 Charla con Cristina Macía en la Facultad de Traducción y Documentación USAL

Cristina Macía, traductora de "Juego de Tronos", de la serie "Canción de hielo y fuego", dio una charla ayer 16 de octubre en la Facultad de Traducción y Documentación de Salamanca con motivo del 20 cumpleaños de esta. Precedida por una (polémica) entrevista en el periódico Tribuna Universitaria de Salamanca (foto arriba), la sala se llenó rápidamente en cuanto se abrieron las puertas: había estudiantes de Traducción, de otras carreras, interesados en general y fans, muchos fans.

La charla no comienza de manera habitual (algo que, como veremos, se ajusta perfectamente al tono de su discurso en general). En lugar de hablar de la biografía de Cristina Macía, Carlos Fortea opta por presentarla con una frase que ella misma ha pronunciado un rato antes "Me pagan por divertirme".

A continuación, Cristina empieza a hablar de sus inicios:
Empezó a estudiar en el 85 la carrera de Filosofía y a traducir (un libro de magia) para pagarse los estudios y las juergas. Después, con la máquina de escribir, se marchó a Barcelona y se plantó en Planeta de Agostini con 18 años vendiéndose como "una gran traductora". La contrataron y pasó los siguientes años traduciendo tebeos, con lo que aprendió mucho slang

Un día se presentó para hacer una prueba de traducción para Ediciones Martínez Roca, que publicaba libros de autoayuda que ella quería traducir y, cuando esperaba para la prueba, le plantaron un libro en las manos (Refugio del Viento, de R. R. Martin también) y le pidieron que lo tradujera ("¡Me lo pidieron a mí, una novata de 20 años!").

Según Cristina Macía, en su caso traducir literatura no le sale rentable (de media se traducen unas 2000-3000 palabras al día y ella con 1500 se da por satisfecha). Por ello descartó durante un tiempo la literatura para vivir y se dedicó a traducir libros de cocina y se centró en la organización de la Semana Negra de Gijón. Un día, le propusieron traducir Juego de Tronos y, tras pasarse la noche leyéndolo, aceptó sin dudarlo. Tardó siete meses en traducirlo.


Citas (no literales) durante la charla:
(Extraídas de mis tuits en #tronos20, que por cierto, fue TT en España junto con #ftd20, el otro hashtag del aniversario de la Facultad)

NOTA ACLARATORIA: algunos le han achacado a estos tuits una falta de contexto relevante para entender bien sus palabras. Al ser mis tuits, además, es una visión "subjetiva" de sus palabras que, al parecer, muchos no compartís. Me disculpo si es así y, una vez más, os invito a ver la entrevista por vosotros mismos. NO ha sido mi intención manipular ni tampoco que el vídeo saliera más tarde que esta entrada, algo que ha podido dar la impresión de que yo solo contaba "medias verdades".  Desde el principio la intención fue que esta entrada fuera complementaria al vídeo.
  • "Poner a 10 traductores a traducir un libro para que un revisor unifique no es una buena idea; mejor uno solo"
  • "La parte divertida de este trabajo es que hay que inventar (como cuando tuvo que idear un nombre para uno de los siete árboles que aparecen en un momento dado en la novela)."
  • "En una novela no hay espacio para aclaraciones: los problemas culturales han de desaparecer."
  • "Pegarse al texto es de novatos. El texto debe fluir."
  • "Me escriben muchos para quejarse de mis traducciones, pero deben saber que mis traducciones pasan por cinco correctores antes de publicarse (y aun así hay fallos, como no traducir 'Flowers')."
  • "El 'frikicorrector' es como yo pero con más espinillas."
  • "El trabajo del traductor no es tan duro: nos pagan por divertirnos; otros pican piedra."
  • "Cuando una está metida traduciendo el libro (y tiene poco tiempo), no se para a pensar dónde van las comas o dónde hay una "b" o una "v". Ya lo corregirá la correctora."
  • Que un libro sea malo no justifica que lo traduzcas mal. No se debe notar.


Turno de preguntas:
  • (Pregunta: ¿Cómo llevas lo de pasar de ser invisible a estar aquí hoy?) 
    • Respuesta: Estudié Filosofía y nunca terminé. He aceptado venir aquí hoy (estáis como cabras por invitarme) para poder decir que he estado en la Universidad.
  • (Pregunta: ¿qué opina de la visibilidad del traductor y de que su nombre no figure en la portada? 
    • Respuesta: sinceramente, me da igual. A mi madre le haría ilusión, sí, pero a mí me da lo mismo. [Después, matiza ] Hombre, depende: si poner el nombre en la portada es sinónimo de dignificar, entonces sí es importante.
  • (Pregunta: ¿los subtítulos en televisión se basan en tu traducción?) 
    • Respuesta: la mayoría de las veces les pasamos el glosario, y la correctora de estilo de los libros revisa esos subtítulos. 
  • (Pregunta: ¿Qué opina de la polémica que dice que las editoriales echan la culpa de los altos precios de los libros a los costes de traducción?)
    • Respuesta: (Le pasa la palabra al editor): No hay polémica. Se confunde "el precio de los libros" con que las ediciones de coleccionista tengan precios más altos que los normales.
    • (Matización de Cristina): Somos niños malcriados, creemos que el derecho a la cultura es acceder a ediciones especiales a precios de ganga.
  • (Pregunta: ¿Hasta qué punto está el autor de la obra presente en el proceso de traducción? 
    • Respuesta: Yo nunca le pregunto nada.
  • (Pregunta: ¿Qué ocurre cuando una traducción no oficial empieza a asentarse?
    • Respuesta: Seguramente haya ideas buenas pululando por ahí, pero yo no tengo tiempo para incluirlas en la traducción oficial.
  • (Pregunta: ¿Cómo afecta ser escritora, además de traductora, a la hora de traducir?
    • Respuesta: Si quieres traducir literatura más vale que sepas escribir.
  • (Pregunta: ¿Cómo traduces las canciones y rimas?
    • Respuesta: Eso no lo hago yo, lo hace el editor.
  • (Última pregunta: ¿Qué le aconsejarías a los estudiantes de traducción que quieran dedicarse a la literaria?
    • Respuesta: La traducción literaria es la variedad más divertida y la peor pagada. Hay que ser conscientes de que se ganaría más traduciendo técnica. Aparte de eso, mandar CV a las editoriales, esperar y protegerse del ataque del mercado formándose. Elige tu camino, asume las consecuencias y lucha por ello.
    • (Repregunta: ¿pero merece la pena?)
    • Respuesta: Sí






Como he expresado en distintas redes sociales, esta charla nos dejó a muchos con la sensación agridulce del que espera que la faceta "entretenimiento" no supere a la "profesional": 
  1. El lenguaje usado por la invitada (que no se puede apreciar en esta transcripción) no fue el que cabía esperar de una ponente, menos aún de una traductora que, aun sin gran bagaje universitario, sabía que estaba impartiendo una charla en un contexto académico (ni más ni menos que el 20 aniversario de la Facultad de Traducción y Documentación de Salamanca).
  2. También cabe destacar el abismo existente entre sus palabras y las de aquellos profesores (todos) que insisten en la importancia de corregir tus palabras sin depender de que alguien más lo corrija después. 
  3. Hubo varias preguntas interesantes desde el punto de vista traductoril que la traductora redirigió automáticamente al editor, que a su vez daba una respuesta de no-traductor que nos dejaba igual. En definitiva, no salimos sabiendo nada que no supiéramos antes de entrar.

En resumen, y siempre desde mi punto de vista, tanto la forma/el tono como el contenido han dejado bastante que desear en esta charla tan esperada y tan poco juzgada por los incondicionales. Sin más dilación, os dejo reflexionar y os animo a sacar vuestras propias conclusiones.





78 comentarios:

  1. ¡Hola, Merche!

    Solo puedo decir que esto en concreto:

    (Pregunta: ¿Qué opina de la polémica que dice que las editoriales echan la culpa de los altos precios de los libros a los costes de traducción?)
    Respuesta: (Le pasa la palabra al editor): No hay polémica. Se confunde "el precio de los libros" con que las ediciones de coleccionista tengan precios más altos que los normales.

    Me ha dejado más helada que una llave :_D. ¿Qué tiene que ver la velocidad con el tocino? Y por otro lado, lo de que un traductor no tiene tiempo de ver dónde van las comas o dónde van las «b» y las «v» cuando está traduciendo, me parece de juzgado de guardia. Total, como ya está la revisora y además a mí no me sale rentable traducir literatura, pues para qué me voy a molestar en hacer un trabajo de calidad de primera mano. O al menos, suena a eso.

    Por otra parte, está la declaración de que a los traductores «nos pagan por divertirnos». A ver, a mí me pagan por hacer mi trabajo, con el que disfruto muchísimo, cierto, pero de ahí a decir que nos pagan por divertirnos...

    Como ya he dicho en otras redes, yo saco como conclusión que dio una charla como la que podía haber dado en cualquier salón del cómic porque sabía que iba a encontrarse con un auditorio compuesto por más fans de la serie que profesionales del terreno de la traducción. Igual si hubiera estado ante un público solo traductor, la cosa hubiera cambiado, no sé.

    En fin, a ver qué opinan los demás, y gracias por compartir tu experiencia con todos los que no hemos podido estar allí :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya hemos hablado por privado, Eva, seguramente gran parte de los comentarios que hizo la traductora podrían haberse matizado para así evitar confusiones. Y lo digo porque mi principal preocupación en esta charla fue que muchos de los asistentes eran estudiantes que quizá nunca antes habían tenido un contacto tan directo con un traductor, y la imagen que se pudieron llevar sobre la labor del traductor fue errónea. Si la charla se hubiera dado en otro contexto, le habría dado menos importancia a la necesidad de matizar.

      Gracias por tu opinión, Eva :)

      Eliminar
  2. Hola, Merche:

    Con respecto al punto 2, conociendo el contexto en el que trabaja Cristina, se podría decir que es normal que no se preocupe demasiado por pulir el texto al cien por cien. Ella sabe que su texto va a pasar por varias correcciones. Con la presión de querer sacar la novela lo antes posible (aunque por suerte le suelen dar su tiempo, algo que critican muchos fans), hay que ser prácticos.
    En mis años de estudiante nos pasábamos semanas y semanas revisando un texto de 500 palabras. Como ejercicio es interesante, pero al pasar al mercado profesional te das cuenta de que es una práctica poco realista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La traductora insistió en que eran los plazos lo que le hacían llegar a pasar de "esas comas" pero insisto, como en el comentario anterior, creo que en este contexto de estudiantes que van a absorber como esponjas todo lo que digas, es necesario matizar aún más para que quede totalmente claro que es necesario siempre ser tu propia correctora, por poco tiempo que tengas.

      Eliminar
  3. Aunque ni estuve en la charla ni conozco a Cristina Macía (con quien seguro discreparía en en custiones de general y de detalle), creo que a la universidad le viene bien que de vez en cuando una auténtica obrera de la traducción la baje de las protoclarias nubes académicas, aunque sea a fuerza de boutades, frivolidades y tacos. La facultad, por lo demás, tenía que saber a quién estaba invitando, y, si no quiere subir la charla a su red, creo que peor para la facultad. (Ah: el que quiera ver cómo se conjuga el tocino con la velocidad a nivel pro que se pase por un congreso de traducción donde todos los ponentes sean profesores universitarios. Canela fina.) Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David :)
      Personalmente creo que en esta semana llena de eventos y charlas no hacía ninguna falta poner el punto coloquial. No de esta manera, en mi opinión. No sé cuáles son los entresijos de la Facultad para invitarla pero, conociendo a los responsables, estoy segura de que no ha sido al azar y de hecho mencionaron que "llevaban tiempo detrás de ella".

      Gracias por dejar tu opinión por aquí :)

      Eliminar
  4. "El lenguaje usado por la invitada (que no se puede apreciar en esta transcripción) no fue el que cabía esperar de una ponente, menos aún de una traductora que, aun sin gran bagaje universitario, sabía que estaba impartiendo una charla en un contexto académico (ni más ni menos que el 20 aniversario de la Facultad de Traducción y Documentación de Salamanca). Para ser más concretos, los "tacos" impedirán que esta charla se suba a una de las redes de la Facultad."

    No estuve en la charla y no la seguí por Twitter pero al leer este punto me ha llamado mucho la atención lo siguiente:
    a) ¿Los traductores no podemos decir tacos? Tampoco sé la densidad de palabreo que utilizó la señora pero vamos, que tampoco lo veo tan grave.
    b) ¿La universidad es un sacrosanto reducto de la expresión correcta y formal? Si esto hubiera sido un congreso académico de eminencias super importantes, igual habría quedado feo utilizar tacos pero en una charla informal no lo veo grave. Es más, creo que consigue que el clima sea más coloquial.
    c) Lo del bagaje universitario me ha dejado un poco "pallá". ¿Los universitarios no tenemos derecho a decir palabras feas? ¿Ahora miramos con desdén a los que no han terminado la carrera?
    d) Lo de que los tacos no permita que la charla no se pueda subir a la red de la universidad me parece de catetos. Camilo José Cela decía burradas más gordas que las que se le puedan ocurrir a esta señora y hasta le dieron un Nobel de literatura XD.

    Sobre el segundo punto (e insisto, estoy haciendo de abogado del diablo porque no vi la charla), en principio, me fiaría más de una profesional que de algunos profesores que viven en la torre de marfil. Hay grandes profesionales pero, en mi humilde experiencia, muchos de ellos siguen pensando que Trados es una bestia satánica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Olli

      Creo que es sacar un poco de quicio mi comentario, pero bienvenidos sean otros puntos de vista.

      Gracias por dejar tu opinión.

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    A mi lo que me ha llegado al alma es lo de "da igual si ponemos una b o una v, ya lo corregirá la correctora". Como bien dice ella, cuando se traduce literatura hay que saber escribir. Puedo entender que se cometa algún error, pero por poco tiempo que tenga, el traductor no va a escribir "bolar" o "avusar" porque "ya lo corregirá la correctora". Además me parece muy mala idea decirlo en una facultad de amantes de la lengua, donde se estudia Traducción y las lenguas de trabajo con el objetivo, precisamente, de evitar este tipo de fallos en la traducción.

    Al margen de este comentario de la traductora, pienso que también ha dado algunos buenos consejos.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isa :)

      Como le comentaba a Eva en el primer comentario, creo que fue una frase que se incluía dentro del tema "si voy superapurada no le presto atención porque sé que lo corregirán" y, aunque podamos entenderlo los que llevamos uno años entendiendo, mi "instinto protector" autoimpuesto, ha hecho que mi mente exigiera una matización inmediata porque, de no ser así, los presentes (repito: no traductores profesionales sino estudiantes o incluso futuros estudiantes) lo pudieron malinterpretar. Sé que quedarse solo con esa frase es injusto para la traductora ya que ella sí lo puso en un contexto de prisas y editoriales metiendo presión, pero sé que muchos pueden extrapolar la idea a otros campos totalmente diferentes y acabar sacando la errónea conclusión de que no hace falta darlo todo porque alguien irá detrás a arreglar tu desaguisado.

      Gracias por responder ;)

      Eliminar
  6. Básicamente opino lo mismo que Eva (primer comentario).

    Estáis hablando de que cada uno es libre de decir lo que quiera (en cuanto a las formas digo) en un contexto académico y que eso de hecho viene bien a veces para acercarse a la realidad profesional. Estoy de acuerdo en eso; sin embargo, precisamente creo que hay que conocer el contexto en el que se da una charla, porque si bien eso funciona muy bien en un salón del cómic, NO puedes hacer un comentario como el de "ya me corregirán la traducción" en una facultad de traducción y restarle importancia a escribir bien (según leo, parece que la autora se contradice un poco).

    Es cierto que a veces hay mucha presión en un encargo y no puedes pulir el texto, pero sinceramente, nunca le diría a un estudiante de traducción que se centre en ir rápido, que "ya se encargará el revisor de corregir los fallos".

    Las traducciones hay que entregarlas como si nadie tuviera que revisarlas (aunque sepas que va a pasar por dos revisiones). Si no, me temo que se anima a no dar el 100% en un texto. No me refiero a pulir el texto, sino a crear un primer borrador de calidad. Yo al menos siempre trato de seguir esa filosofía.

    Un saludo,

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pablo :)
      Centrar toda la atención en su manera de hablar, demasiado coloquial para mi gusto, sería un error, pero también lo sería no dedicarle siquiera unas palabras a algo que a muchos nos sorprendió.

      Creo que su charla podría haber tenido mucha más credibilidad si hubiera usado otro lenguaje. No porque nos escandalicemos o "no seamos mayorcitos para escuchar estas cosas", sino porque creo que, como tú dices, se puede ser cercano sin rozar lo vulgar.

      En cuanto a lo otro, ya lo he comentado más arriba.

      Gracias por comentar :)

      Eliminar
    2. Personalmente, creo que la exquisitez de unos contenidos no los convierte en algo estúpido.

      No soy fan de la universidad debido a que tienden a centrarse más en la perfección que en los hechos reales, no siempre, pero en mis ejemplos personales de profesores que parecían que enseñaban filosofía en lugar de un trabajo.

      Una coma puede romper una frase, es cierto, pero cuando tienes aproximadamente 450.000 palabras (prefiero los números, que son más claros) de trabajo, a un ritmo de 2.000-4.000 al día puedes no tener la posibilidad de releer suficientes veces cada párrafo para encontrar todo fallo posible que puedes tener al escribir.

      Escribo mis propios textos por iniciativa propia y por diversión, y puedo asegurar que lo que pienso perfectamente escrito, luego muestra errores ortográficos y gramaticales descomunales, no obstante si sé que mi GRUPO DE TRABAJO (gente que tiene que aportar su trabajo al grupo) posee tanto editores, como correctores, como más editores, puedo comprender que no siempre ese trabajo me va a corresponder a mí. Un grupo implica una cadena de mando, yo hago un buen boceto y mis editores lo corrigen mientras hago el siguiente boceto, si hay algún problema o incongruencia, lo hablan conmigo y así se continúa el ciclo.

      La importancia de un traductor es MUY alta, la de un editor TAMBIÉN... porque estéis estudiando traducción, no penséis que vais a trabajar solos (que ocurrirá), si os dejáis vuestro tiempo de asuntos personales en el trabajo del editor, como mucho os llevaréis un gracias.

      Pienso que la realidad es lo que esa mujer ha mostrado, con 20 años comenzó a traducir una de las sagas más importantes, aunque sigo sin saber porqué ha subido el precio del libro SOLO en España.

      Edit: solo(solamente) no lleva tilde desde 2010, para futuras quejas.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Merche!

    Es una pena que haya dejado un mal sabor de boca la entrevista. Creo que las respuestas, independientemente del lenguaje que se utilice, deben ser más completas y contestar a lo que se está preguntando.

    No pienso que hayas hecho el comentario de que no ha utilizado un lenguaje muy "correcto" porque tenga que hablar sin tacos o muy formal, porque, por ejemplo, en el ENETI las ponencias fueron bastante coloquiales y así disfrutamos más. Seguro que ha tenido que ser algo más llamativo.

    Enhorabuena por la entrada. Me gusta mucho tu forma de redactar, por eso sigo siempre tu blog.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura

      Muchas gracias por pasarte a dejar tu opinión. Aunque algunos parecen dudarlo, no me chupo el dedo y no me escandalizo por un lenguaje más coloquial del esperado. Es el CONJUNTO del lenguaje + lo que se dice lo que ha sido la gota que ha colmado mi vaso.

      Yo también disfruté mucho del ENETI y me encantó que el lenguaje fuera tan cercano.

      Eliminar
    2. "No pienso que hayas hecho el comentario de que no ha utilizado un lenguaje muy "correcto" porque tenga que hablar sin tacos o muy formal, porque, por ejemplo, en el ENETI las ponencias fueron bastante coloquiales y así disfrutamos más. Seguro que ha tenido que ser algo más llamativo. "

      Apoyo cada palabra, por eso estoy deseando ver el vídeo, yo también estoy segura de que tuvo que ser algo más.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. Con tanta polémica me han entrado ganas de comentar, aunque es un poco arriesgado sin haber estado allí.
    Solo voy a decir dos cosas (que además ya se han dicho antes)
    1. Me parece flipante (sí, de llevarse las manos a la cabeza) que se atreva a afirmar que no importa no fijarte en la calidad de la traducción porque otros lo corregirán. Sí, a todos se nos puede pasar una "h" una "v", una coma, una tilde... y no es el fin del mundo (si tenemos correctores detrás), pero de ahí a decir que no hace falta fijarse... Telita. Más que nada porque juego de tronos es best seller, pero que pasa con todas esas traducciones que por falta de presupuesto no tienen 20 correctores buscando comas y tildes como locos (perdón, ¿he dicho correctores? Creo que son "frikicorrectores" ahora). Y lo de que las canciones las traduzca el editor... ¿y el traductor edita el libro?

    2. Pero sobre todo creo que es positivo que ella os haya ofrecido una visión de su experiencia real como traductora. De la teoría a la práctica no hay solo un paso... Y lo que te digan los profesores a veces, por ser demasiado teórico, hay que cogerlo con pinzas.

    ¡Un beso, Merche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eli :)

      Respecto al punto uno ya he comentado más arriba (en los comentarios) que creo que hubo que matizarlo.

      Respecto al punto dos, sí, es interesante ver lo que dice una traductora profesional, pero a veces hay cosas que...

      Eliminar
  9. Sabía que en la facultad la mayoría de los profesores no dicen la verdad a sus alumnos (por interés, por ignorancia, da igual); lo que no sabía es que ahora son los alumnos (o ex alumnos recientes) los que prefieren que un conferenciante invitado (currante, y no académico, para más señas) no diga la verdad porque la verdad es prosaica, malhablada y no lleva coturnos.

    Sí: dado el contexto quizá mejor repetir el consabido discurso de lo importantes que somos, que si puente de culturas, que si gente sensible, culta y con infintas ganas de saber.

    Cada cual cuenta la feria según le va, y eso es lo que entiendo que hizo Cristina Macía. Al final será verdad lo que decía Goffman: lo importante es quedar bien, la vida es una boda.

    ResponderEliminar
  10. A lo mejor es que soy muy conciliadora, pero tengo la idea de que de todo se aprende.

    Sí que estuve en la charla, de cabo a rabo, y no encontré en ella nada ofensivo para nadie. Independientemente de las ideas de uno y de sus expectativas, una buena cosa es decir: ah, no piensa como yo y no habla de lo que yo esperaba, pero veamos qué tiene que decir una traductora con un perfil tan distinto de lo que me he encontrado hasta ahora.

    La charla tenía varios aspectos interesantes, que nunca habíamos tenido antes en la Facultad y que suscitan cuestiones muy interesantes también:

    -Una traductora "mediática", que se ve convertida en el centro de atención de cientos de fans. Claro que habíamos tenido a Miguel Sáenz en la Facultad, pero os aseguro que la gente no se quedaba a hacerse fotos con él. Así que cómo afecta el "fenómeno fan" al traductor era algo que nunca habíamos visto.

    -El hecho de que la traductora traduzca para un colectivo que sabe más sobre la obra que ella misma acerca la traducción de este tipo de textos mucho más a la traducción especializada que a la literaria (en el plano terminológico al menos). Contó que trabajan con un glosario de más de diez mil términos, y siempre con la presión de saber que hay alguien ahí fuera que sabe más que ellos del tema. Pues eso, exactamente como el traductor médico, el jurídico, el técnico… ¡Ahí hay un tema de TFG fresquito y novedoso!

    -En el aspecto de la sociología de la traducción, encontramos una editorial pequeña que se encuentra con una mina como Canción de Hielo y Fuego y que, lejos de despiezar el libro entre varios traductores (o de vender los derechos a un gran grupo editorial), lo que hace es separar el trabajo de traducción en sus diferentes fases entre diferentes personas, que trabajan de manera interrelacionada. En el mundo editorial habitual, entregas tu traducción y después de ti pasa un corrector sin nombre ni cara que hace su trabajo muchas veces sin que tú lo sepas; a menos que hayas firmado en el contrato que quieres ver galeradas, cosa por la que hay que pelear a muerte. Total, que tenemos el caso de un equipo de cinco personas que trabajan juntas de una manera completamente fuera de lo habitual. Y claro, a las cinco les paga la editorial, cosa menos habitual todavía; y la editorial permite al autor elegir la portada de su libro; y el editor interviene en decisiones que afectan al texto, y no solo a su empresa… Se suscitan montones de cuestiones en torno al modelo actual y a otras posibilidades de trabajo editorial en empresas más pequeñas en las que el traductor reciba un trato personal y su trabajo se trate con respeto…

    ResponderEliminar
  11. (Sigue, que soy una pesada):

    -Encontramos una traductora que ha reflexionado poco sobre el acto traductológico, que no ha ido a la Universidad y mucho menos ha estudiado Traducción. Pero que es la coorganizadora de la Semana Negra de Gijón, que lee como una loca y tiene varios libros publicados. Es fructífera la reflexión de que los caminos (mentales y profesionales) que llevan a la traducción literaria son en verdad inescrutables...
    Y, dando el paso de cuestionarse a uno mismo, plantarse la cuestión de que para traducir bien literatura no haga falta estudiar Traducción también tiene su miga (Miguel Sáenz es licenciado en Derecho, y hasta hace bien poco los estudios de traducción no existían).

    -En el aspecto de la “adecuación al contexto”, cabe preguntarse por qué cuando la traductora preguntó si podía decir tacos, el profesor de la Facultad y antiguo Decano que moderaba la mesa le dijo que sí. Quizá la Universidad va siendo de los pocos espacios en los que aún se puede decir lo que se quiera y como se quiera (a pesar de las presiones), siempre que uno no haga apologías anticonstitucionales ni insulte gratuitamente a nadie. Y a lo mejor interesa ser consciente de ello y luchar por mantener ese margen de libertad.

    En resumidas cuentas: aplicar la actitud hacia la Otredad tan propia de los Estudios Culturales de Traducción: ¿Quién es este Otro? ¿Por qué habla así este Otro y dice lo que dice? ¿Por qué es distinto de mí y de lo que yo pienso? Y, lo más importante ¿Qué pudo aprender de su Otredad? Yo creo que en esta charla, mucho.
    O podemos citar a Bruce Lee: "Be water, my friend".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claudia! Gracias por pasarte por aquí y dejar una opinión tan interesante y que pude hacerle a una reflexionar tanto. Me interesaba especialmente tu opinión :)

      La mayor diferencia entre tu punto de vista y el mío es que tú sabes cómo funciona el mundo de la traducción literaria y seguramente entendiste todo lo que dijo porque sabes que es así como funciona. Yo, por el contrario, no sé nada y he opinado como estudiante "ignorante" que iba como una tabula rasa a escuchar lo que tenía que decir Cristina, sin prejuicio previo ninguno. Mis conclusiones parten de ahí y de ponerme en el lugar del grueso de la sala (estudiantes, muchos de los primeros cursos, otros ni siquiera de la Facultad) que haya escuchado ciertas afirmaciones que, aunque personales, en mi opinión deberían haberse matizado para no dar lugar a error. Un error al que ti, como los profesionales de la sala, no te induciría, porque sabes de qué va la cosa.

      Tienes mucha razón en lo que dices al principio: al ver que no cumplía mis expectativas, ni las de muchos de mis compañeros, tenía que haber dicho: "Bueno, pues a ver qué me tiene que ofrecer". Pero no lo hice. No lo hice por una sencilla razón: no pude. Sé que soy muy exigente pero un lenguaje (bajo mi punto de vista) demasiado cercano mezclado con la falta de respuestas a preguntas interesantes y sumado a un colegueo excesivo han desembocado en que mi balance final haya sido el que has leído ahí arriba.

      Si el contexto hubiera sido una charla entre traductores profesionales y no una mezcla de fans con alumnos jovencitos, creo que la traductora se habría contenido un poco más. Quizá es eso lo que me ha molestado tanto, una cercanía excesiva con un público volcado con ella, dijera lo que dijera. Me consta que muchos estudiantes interesados en el punto de vista de la traducción salieron de la charla con una impresión bien distinta a la que tuvieron los fans. Esto me hace pensar que esta charla aunaba a dos públicos bien diferentes, y solo uno quedó contento.

      La libertad de expresión es un derecho y, ingenua de mí, creo que hay espacios más allá de la Universidad donde se puede expresar lo que cada uno piensa (como este blog, por ejemplo). Poder gozar de libertad para decir lo que se quiera y como se quiera no implica descuidar el lenguaje y "acomodarse" tanto que llegue un punto en el que una parte del público se sienta incómoda.

      De nuevo, gracias por tu opinión, Claudia. Nos vemos esta tarde. Con el leoncito.

      Eliminar
  12. Pregunta: ¿Hasta qué punto está el autor de la obra presente en el proceso de traducción?
    Respuesta: Yo nunca le pregunto nada.

    ¿¿A nadie le ha chocado esto??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí me ha chocado un poco, aunque tampoco sé en qué tono o contexto lo dijo. ¿Lo dijo en plan "Yo no le pregunto nada, ¿pa' qué?" o en plan "No puedo preguntarle nada porque no tengo acceso a él / porque pasa de mí / porque no me da tiempo"? Hay autores que sí se preocupan mucho por hacerle la vida más fácil al traductor en la medida de lo posible (Umberto Eco lo hace, Tolkien lo hacía), pero no sé si George R.R. Martin será uno de ellos.

      ¡Gracias por informar de la charla, Merche!

      Eliminar
    2. Lo dijo en plan "no le pregunto nada porque cuando me surge una duda agoto TODAS las vías posibles para solucionarla, y nunca he tenido que recurrir a él" (dicho con mis palabras, claro). De todos modos, por lo que dijo a lo largo de la charla (no en ese punto concreto), no pareció que George R. R. Martin fuera a negarse a ayudar al traductor en caso de que así lo necesitara. :-)

      Eliminar
  13. Hola, Merche.

    Te había dejado un comentario en la página, pero viendo las opiniones que se recogen por aquí abajo creo que merece la pena hacerlo también en el blog. Lamento que la charla no se correspondiera con las expectativas de algunos estudiantes o de los convocantes. También me apena que no podamos ver el vídeo para juzgar todos por nosotros mismos, espero que al menos tengáis acceso a ella para subirla a título personal. Sería interesante, porque ayer leyendo tweets vi que había gente recogiendo frases de Cristina que se contradecían según quién publicara la cita. Cuesta mucho apreciar estos matices sobre el tono y la actitud sin verlos por uno mismo. Tampoco quiero que te tomes este comentario como lo que no es, las críticas que hago son muy generales y tú has dejado claro que esta es solo tu opinión o la sensación que te quedó. Como comentaba en otro muro, esto pasa cuando invitas a un nombre conocido para darle mucho bombo al tema y en realidad no tienes ni idea de a quién estás llamando, ni posiblemente para qué. Si la USAL invita a un acto extremadamente academicista a alguien que está muy fuera de ese mundo solo porque el subtitulo de "la afamada traductora de Canción de Hielo y Fuego" llama mucho a sus estudiantes, el problema de juicio es suyo. Para algo son los responsables de ofrecer los contenidos. Si no fue este el motivo, no entiendo su sorpresa.

    Dicho esto, estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta David. También discrepo con muchas de las opiniones de Cristina, con cuyas traducciones disfruto mucho, pero a la que no considero ninguna clase de Mesías de la traducción, más que nada porque eso no existe. Dice y dirá cosas que no comparto, como casi todo el mundo, pero me parece un síntoma de salud que el sistema universitario permita que se expresen desde sus tarimas opiniones de todos los colores, estemos o no de acuerdo con ellas y aunque nos pueda incomodar el tono, siempre que no falte a nadie al respeto. Ese es otro debate aparte sobre el que no puedo hablar sin ver lo que hubo. Lo he comentado varias veces con Olli, Curri y Yeyu: lo que más echo de menos en el sistema educativo español es que se valore el desarrollo de un pensamiento crítico propio en lugar de tener que tragarnos el de otros de memoria y decir "sí, señora que viene a mi aula a contarme cosas, usted tiene la verdad absoluta y yo la seguiré hasta el borde de cualquier precipicio". Sea quien sea la persona que venga a hablarnos. Nos enseñan desde el colegio a tragar datos concretos, digerirlos y expulsarlos, todo de memoria, sin darle demasiada importancia a esa cosa tan bonita llamada raciocinio, que es lo que nos permitiría tragar de todo, digerir lo que consideremos útil y expulsar lo que no nos sirva. Quizás por esto nos resulten algo extrañas este tipo de charlas "sin tapujos" donde se dicen cosas algo distintas de las que solemos oír en la facultad, menos políticamente correctas, pero que no por ello ni menos ni más ciertas. Además, como crítica general (que me aplico), en este mundillo traductoril virtual tampoco estamos muy acostumbrados a disentir, no me preguntes por qué, sin que alguien se sienta terriblemente ofendido, y nos tomamos las críticas como ataques personales (no digo que sea este el caso, conste). Eso no es nada, nada sano, y cuanto antes se acabe, mejor. Quizás no tendríamos que esperar ciertas cosas de una charla, sino saber a qué vamos. O que nos lo explique alguien, al menos, para que podamos decidir si queremos escuchar opiniones de este tipo o no. A mí, ya te digo, me parece una forma muy buena de replantearse o reafirmar tus puntos de vista, no me importa cómo se expresen, pero eso es algo muy personal. Creo que la universidad ha fallado ahí al no delimitar o aclarar tanto con ella como de cara a vosotros el tipo de charla que se iba a dar.

    ResponderEliminar
  14. El problema está en que la gente se escandalice y se tome las cosas que dice Cristina (o quien sea) como consejos inamovibles o lecciones vitales, sobre todo en lo relacionado con su forma de trabajo. Y esto pasa mucho entre los universitarios. Ella está explicando su manera de trabajar, que es la que es, no entiendo por qué debería ir con pies de plomo o evitar el tema si le preguntan solo por estar en una facultad de traducción con gente que la admira escuchándola. Si la admiración por el trabajo de alguien nos ciega tanto como para no ser críticos con su forma de hacerlo, el problema lo tenemos nosotros. Vamos, que yo no me quemaría, ni me indignaría, simplemente me iría de la sala diciendo “vale, pues no estoy de acuerdo con esto, esto y esto”. Prefiero llevarme algo que salir de una charla y quedarme igual. Igual su verdad es incómoda y no gusta, pero es la que ella vive y se supone que para eso la han llamado, ¿no? Tampoco puede uno hacerse responsable de lo que haga la gente con sus palabras, creo yo.

    Un saludo,

    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu reflexión, Nieves. Muy interesante, la verdad :)

      Tienes razón y estoy de acuerdo con que deberían enseñarnos a ser críticos y no solo a escuchar lo que queremos oír o a aceptar como correcto todo lo que salga por la boca de un profesional. Por esa parte, la charla consiguió este objetivo, ya que, como se suele decir, "no dejó indiferente a nadie". Eso es muy positivo y, pasado el caos inicial, estoy disfrutando del intercambio de opiniones que está habiendo en el blog.

      Como he comentado más arriba, creo que los organizadores sabían bien a quién estaban invitando porque dijeron que "llevaban tiempo detrás de ella". Así pues, sabían lo que habría y no lo evitaron, lo cual me parece GENIAL. Esta es una Facultad que da voz a todo tipo de profesionales, y Cristina es un buen ejemplo de esas personalidades no academicistas que le da chispa a la cosa. Eso no quita lo que he expresado durante toda la entrada: a mí no me gustó (y he dado las razones). A otra gente le habrá gustado y darán sus razones.
      Esto es como todo, cada uno tiene una postura y la defiende.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Un placer, Merche, me alegro de que no haya sonado como no debía, que a veces es un poco complicado explicarse sin escribir incluso más. A mí eso me quedó claro como la espuma, que esto era tu opinión y solo tu opinión.

      En ese caso, no tengo nada que criticarle a la USAL y se agradece que inviten a gente diferente. Bueno, sí, solo que no nos dejen ver el vídeo. ¿A quién hay que sobornar?

      Eliminar
  15. Copio y pego aquí la respuesta de Cristina Macía en el Facebook de este blog:

    " Hala, de lo que se entera una :D Bueno, no se puede dejar contento a todo el mundo. Dejé bien claro desde el principio que, en el mundo académico, yo era una outsider. Si alguien no lo entendió... bueno, que se le va a hacer. Una amiga me llamó muy alarmada diciendo que alguien había tuiteado que a mí no me importaba la corrección gramatical, y otro me dijo que en estaban comentando que me había peleado con Alejo. Empiezo a pensar que esto de escribir para Twitter al tiempo que escuchas una charla limita gravemente la capacidad de comprender.

    (De todos modos, creo que la mayoría de los presentes se lo pasaron muy bien; prueba superada)."

    ResponderEliminar
  16. En el último año he tenido la suerte de conocer a algunos de los involucrados en los procesos editoriales de Gigamesh y, más específicamente, de CdHyF. A pesar de que no soy experto en traducción editorial, sí puedo decir aquí que sus procesos de trabajo no son los habituales en el sector. Lo normal es un traductor y un revisor, que en ocasiones es el propio editor y en ocasiones directamente no hay revisor. Eso de tener correctores, revisores y opinadores varios es una rara avis editorial, no solo en el aspecto metodológico y organizativo, sino también en el compensatorio. Pero bueno, solo conozco una editorial en la que mande un papa fenicio.

    En resumen: el caso de Cristina, Alejo y Gigamesh es la excepción a la norma. Lo normal no es confiar en que los revisores que vengan detrás pulan el texto; lo normal es entregar un texto en estado óptimo y luego pelearse con el revisor, si se deja.

    ResponderEliminar
  17. Creo que los comentarios de Nieves y de mi tocayo, David, reflejan bastante bien mi opinión sobre el tema, así que poco más puedo aportar. A ver si hay desacuerdos más a menudo, que es con lo que realmente se aprende :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este hilo se está convirtiendo en una auténtica mina :)

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, Ana, no sé ni por dónde empezar... A ver, en primer lugar, el proceso de Gigamesh es una excepción en el mundo editorial porque así lo han decidido ellos. No es que no confíen en Cristina (de hecho, todo lo contrario, diría yo), sino que son muy, muy, muy (¿he dicho ya muy?) perfeccionistas. Estoy convencida de que cualquier otra editorial haría una corrección más o menos concienzuda y apenas tendría que cambiarle cuatro gazapos a la traducción.

      En segundo lugar, un máster en literatura es una ayuda, pero no garantiza nada. Te lo digo yo, que tengo uno. La carrera de TI y los posgrados que se hagan después sirven para empezar en este campo con algo de ventaja con respecto a los que no cuentan con esa formación. Punto pelota. Cristina tiene ya conocimientos, tablas y saber hacer de sobra para ir ahora con la historia de que le falta formación.

      En tercer lugar, la mayoría de los traductores literarios no consultan al autor. En serio. Las razones son muchas y variadas, pero la principal es que en la mayor parte de los casos no es necesario. Personalmente, solo recurro al autor si no me queda más remedio (porque llevo días dándome de caramonazos contra una pared) y si existe la posibilidad de ponerse en contacto con él, cosa que no siempre ocurre. Fíjate en la cantidad de libros traducidos que se publican al año en España y calcula cuántos traductores hacen falta para eso. Es bastante probable (perdona si meto la pata) que todos los traductores que conozcas sean un porcentaje bastante pequeñito del total y, además, se trate de los más conocidos. Su situación no es extrapolable a la de los demás.

      Dicho lo cual, por añadir una nota positiva, ánimo a todos los que estáis intentando entrar en el campo de la traducción del tipo que sea. Al principio cuesta, sobre todo con las editoriales, pero con cabezonería, tiempo y esfuerzo todo se consigue.

      Eliminar
    2. Muchas gracias a ambas por vuestros comentarios. Estoy/estamos aprendiendo mucho, de verdad :)

      Eliminar
  19. Hola, Merche:

    La verdad es que está dando muchísimo de sí la entrada y me alegro mucho. Compartir opiniones diferentes nos hace mucho más críticos y, por consiguiente, mucho más preparados para la vida en general.

    Después de todo esto, me reafirmo en el hecho de que somos un gremio con una endogamia notable. Y en este tipo de charlas políticamente incorrectas y alejadas de los cánones habituales se ve perfectamente. Llegado a este punto, creo que habría que distinguir perfectamente entre las expectativas personales y profesionales (que no dejan de ser meras probabilidades) y el mercado real (que es una cosa tangible). Por este tipo de cosas, llegan desengaños que podrían ser evitables.

    No seré yo el que defienda ciertos argumentos de Cristina de esa entrevista que me parecen fuera de lugar. Y los discutiría con ella, como lo haría con cualquier otra persona (sin distinguir entre referentes o no de la traducción). Es más, me parece que ella, con su imagen iconoclasta, no le gustaría que le consideraran referente de nada. No obstante, pienso que sus palabras trazan un abismo brutal entre la universidad y una experiencia más en el mercado real, concretamente en el mundo editorial. Quizá ciertas realidades incómodas escuezan, pero no dejan de tener su parte subjetiva y, por tanto, su parte de verdad. Probablemente todo se haya sobredimensionado por lo que se traduce y quién lo traduce, pero este revuelo mediático quizá no lo sería tanto si el traductor fuera un profesional más o menos anónimo. ¿Sucedería lo mismo si "Robustiano Panceta" (entiéndase por ánonimo :D ) hubiera dicho las mismas palabras? Seguro que no. ¿No demandan los traductores universitarios realidad y experiencias en el mercado? Ahí va una (discutible por supuesto). Lo que no podemos esperar es que todos traigan desde casa unos discursos perfectamente trazados y que gusten al público. Y creo que muchos congresos de traducción no dejan de ser una continuación, remendada eso sí, del discurso tradicionalista-academicista. Vuelvo a lo mismo: confusión entre lo que se espera y lo que se recibe.

    Nada más que añadir, excepto decirte que gracias por escribir esta entrada que está dando lugar a tanto debate. Buena falta hace.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por apreciarla y volcar tu opinión aquí :)

      Eliminar
  20. Hola Merche, yo soy traductor y la verdad es que esta noticia me ha sorprendido mucho, a propósito de mirar si una coma va aquí o allí, o si una palabra va con "b" o con "v", es algo que un traductor ni siquiera debería preguntarse porque sale solo. Está claro que puedes equivocarte, como todo el mundo, pero tu trabajo consiste en hacer las cosas bien y en escribir bien una lengua, por lo que todas las faltas de ortografía deberían eliminarse solas en la cabeza del traductor y no debería dudar en ello.

    A propósito de que el trabajo de un traductor no es duro, que me digan que no se tiran muchas horas buscando información sobre cómo se traducen ciertas cosas en diferentes contextos.

    Me parece un mal ejemplo de traductora ya que deja nuestro trabajo como un pasatiempo, y no se reconoce todas nuestras horas para que la gente disfrute leyendo lo que escribimos sin preocuparse de quién lo a escrito.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Con diferencia, lo mejor de la entrada son todas las opiniones tan dispares y bien argumentadas que se han vertido en los comentarios. Siempre es bueno conocer varios puntos de vista.
    En cuanto a la entrevista, que no he visto y de la que sólo tengo como referencia lo publicado aquí, sinceramente, no veo la polémica. He leído entrevistas a Cristina en otros medios varias veces y decía exactamente lo mismo; simplemente se limita a explicar su forma de trabajar, que no tiene por qué ser la de otros, y sin afán de dar ninguna clase magistral ni sentar cátedra. Puede que Gigamesh sea una excepción con respecto a otras editoriales, pero es la realidad que ella conoce y no va a hablar de otra cosa. En general estoy bastante de acuerdo con comentarios anteriores como el de Claudia o Nieves. Está bien conocer este tipo de experiencias tan ajenas a lo que nos enseñaron en la facultad porque al salir de la carrera no todos recorren el mismo camino. Estar de acuerdo o no con lo que se diga ya es opinión personal de cada uno.

    Un saludo y gracias por suscitar el debate.
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Irene. Como he dicho más arriba, esta entrada es una mina gracias a todos vosotros :-)

      Eliminar
  22. Soy fan de la saga y me estoy leyendo ahora mismo el segundo libro "Choque de reyes". PERO NO ME HABÍA ENTERADO DE ESTA CHARLA Y ME LA HE PERDIDO. Cachis la mar. Cuando leo el libro ya he pensado alguna vez en el trabajazo que debe suponer traducir algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está disponible el vídeo (mira la actualización en la primera entrada). :)

      Eliminar
  23. Saludos a todos,

    Esta es la primera vez que me animo a comentar en un blog de traducción así que perdonad si me ando por las ramas sin querer.

    Soy estudiante de último año de la FTI de Granada y casi lloro al ver que no podía asistir a esta entrevista pero menos mal que no lo hice. La verdad es que estoy un poco decepcionada, por el tono que usa Cristina M. me da la sensación que quita bastante importancia al trabajo de un traductor; quizás para ella sea un "pasatiempo" traducir Juego de Tronos (yo lo haría encantada también) pero que le pregunten a un traductor que se encarga de traducir las instrucciones de una lavadora lo divertido que es y el giro argumentativo que tiene.

    Además, como ya han comentado arriba (¿o es arriva? bah, ya me lo corregirán) me parece una herejia restarle importancia a la ortografía en una facultad de letras.

    Bueno, no me voy a extender más ya que poco nuevo puedo aportar.
    Sin duda de lo que más he disfrutado han sido de los comentarios.

    Un saludo muy grande y ya sabéis: cuando se juega al juego de tronos solo se puede ganar o morir

    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mouwai! Me alegro de que este sea el primer blog que comentas :-) Gracias por pasarte

      El vídeo está disponible en la primera entrada, por si quieres ponerle contexto a la cosa ;)

      Eliminar
  24. ¡Hola a todos!

    ¡La que se ha liado en poco rato! Cuántas opiniones y cuán diversas, así que aquí entro para dejar la mía.

    Por supuesto, esta señora es libre de presentar la realidad y hablar sobre su propia experiencia sin mentir sobre ella. ¡De qué va a hablar si no! Sin embargo, creo que las cosas se pueden decir de mil y una maneras distintas, como todos sabemos muy bien, y cuando eres quien eres, tienes que tener cuidado. Seguramente, si el señor Robustiano Panceta de Rai hubiera dicho lo mismo, a nadie le habría importado un pimiento, claro que no. Por eso esta señora debería haber sido consciente de su papel de "representación" en cierto modo ante sus colegas y también ante gente totalmente ajena al mundo traductoril.

    Si queremos dejar de oír "Ah, que estudias interpretación así que vas a ser actor" o "¿Pero eso es una carrera?", en definitiva, si queremos que la traducción se profesionalice, debemos tratarla nosotros mismos como una profesión, por lo que el comentario "Nos pagan por divertirnos, otros pican piedra" es una abominación a mi entender. Tenéis razón que algunos compañeros hablar a veces como si fuéramos el ombligo del mundo y me parece un error: un traductor no es más importante que un picapedrero, pero tampoco menos y no todo en la vida de un traductor es diversión. Esta señora puede tener esa opinión, claro que sí, pero dado su "estatus" debería tener cuidado al expresarla pues puede afectar negativamente a todo un colectivo.

    Sobre lo de autocorregirse, me parece también muy bien que diga la verdad, que no le da tiempo a corregir nada. Sin embargo, si hubiera añadido un "por desgracia", todo habría quedado más bonito y no habría dado la impresión de "no corrijo nada y me importa un pimiento". En cualquier caso, si yo no corrijo algo porque no me da tiempo, intentaría por todos los medios cambiar esa situación porque no es "la situación de trabajo óptima". Probablemente tendría un porcentaje de éxito del 0,01%, pero oye, lo habría intentado y desde luego intentaría no frivolizar con ello y presentarlo como algo sin importancia. No obstante, si el texto pasa por cinco correctores, no me extraña que la mujer pueda dormir por las noches, ¡qué barbaridad! :P

    Lo de los tacos... bueno, me parece un detalle sin importancia en comparación con ciertas afirmaciones que supuestamente hizo. Si su costumbre es hablar con tacos, pues qué se le va a hacer. Mientras no nos sorprenda un día nuestra delicada Sansa con un "Mecagoentó", todo está bien.

    ¡Un saludo a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jeffrey :)

      Libertad de expresión ante todo, sí. Ojalá se hubiera entendido esta entrada como lo que es: una opinión de una estudiante, ni más ni menos. Mi principal preocupación durante la charla fue ser consciente de que una mayoría aplastante de los presentes eran estudiantes muy jóvenes, incluso aún no universitarios, y Cristina lanzaba ideas que unos sabemos contextualizar, y otros quizá no tanto. Mi principal pensamiento durante toda su charla fue "si esto lo escuchan los de primero o los que no sepan nada de traducción, se van a llevar una idea errónea de lo que es la profesión. Ni más, ni menos.

      Eliminar
  25. Jose Luis @deoptimogenere19 de octubre de 2012, 11:39

    En la universidad os siguen inculcando una realidad de color de rosa. Recuerdo una charla a la que me invitaron en una universidad en Francia y me plantaron al lado un tipo que se pasaba el día traduciendo poesía inglesa del XVIII y dando clases -que me parece muy loable- y que se permitió el lujo dar consejos sobre el mundo profesional de la traducción a la muchachada, eso sí, con la envidiable grandilocuencia de un catedrático. Evidentemente, los curritos que estábamos allí flipamos, especialmente porque esa semana salíamos de un juicio por asesinato múltiple en el que efectivamente, no te paras a pensar si esto será más correcto que aquello, tienes que decir algo cuando enseñan una foto de un cráneo destrozado y no caerte al suelo de la impresión y si tienes 2000 o 3000 palabras al día vas como una moto y sí, si sabes que tienes detrás el colchón de la corrección no pierdes media hora buscando si el punto va antes o después de las comillas, por poner un ejemplo tonto.
    Os falta por conocer el día a día real de traducción: las facturas que tengo que pagar, el cliente que no te paga, el me duele la espalda o la satisfacción de pegarte un curro enorme y verlo plasmado en un libro de esos que abres y te hueles a gloria. Todo llegará con el tiempo y Merche -perdona la confianza- cuando leas esto dentro de 4 o 5 años te reirás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso... El traductor romántico con pluma y tiempo para meditar todas y cada una de las palabras murió hace tiempo, lo que pasa es que la Universidad aún no se ha enterado. Bienvenidos a la industria de la traducción.

      Hay que ver...

      Eliminar
    2. Jose Luis @deoptimogenere19 de octubre de 2012, 12:18

      *te huelen a gloria

      Eliminar
    3. Amén bis. Yo os instaría a todos, por favor (pero por favor, por favor) a ver los vídeos de la charla y a juzgar por vosotros mismos. Yo los estoy viendo ahora y, francamente, nada que ver con los titulares (precipitados) de Twitter.

      1/7: http://www.youtube.com/watch?v=Jdw1_x-_Wfo
      2/7: http://www.youtube.com/watch?v=R5ws7mo_Rjo
      3/7: http://www.youtube.com/watch?v=nivVOxmtSgw
      4/7: http://www.youtube.com/watch?v=J-f-3kBNh_k
      5/7: http://www.youtube.com/watch?v=2cYCS3DqFow
      6/7: http://www.youtube.com/watch?v=LqzWKLTT3IY
      7/7: http://www.youtube.com/watch?v=q9IK5Pk9X-s

      Eliminar
    4. Me uno a la recomendación de Maya. Como traductores sabemos que no hay nada peor que traducir sin contexto y que las frases descontextualizadas pueden jugar malas pasadas. Tras ver la charla, me quedo con la idea de que esta editorial en concreto se preocupa tanto por la calidad de la traducción que tiene un equipo de cinco personas trabajando en ella e invirtiendo todo el tiempo que sea necesario. O que el hecho de que el nombre del traductor figure en la portada resulta casi intrascendente si no va acompañado del reconocimiento de los derechos de autor. Y desde aquí mi aplauso al segundo de los tres comentarios con los que Carlos Fortea cierra la charla.

      Eliminar
    5. Me sumo.
      No me puedo explicar cómo es posible que unas frases fuera de contexto (en el mejor de los casos basadas en no entender en absoluto lo que estás oyendo y en el peor descontextualizadas para "desmitificar" y llamar la atención) pueden haber tenido la difusión que han tenido en Twitter, y más hablando de una profesional como Cristina Macía que ya no tiene nada que demostrar a estas alturas.
      El que quiera saber lo que se dijo, que se vea los vídeos y juzgue por si mismo si este artículo está justificado en alguna medida.

      Eliminar
    6. Hola, José Luis. Sí, nos falta conocer el día a día de la vida del traductor profesional, por eso somos estudiantes aún y nos queda mucho por aprender. Como estudiante, jamás me atrevería a decir que lo que dice no es verdad, porque no lo sé, y me fío de su palabra porque ella es profesional y yo no. Por eso mi opinión nunca ha implicado una crítica a sus argumentos. Como he dicho en la respuesta anterior, mis ojos de estudiante me hizo preocuparme de que aquellos estudiantes que no supieran bien "de qué va la traducción profesional" se llevaran una mala impresión.

      Si hubiera asistido a esta charla en otro contexto, de traductores profesionales por ejemplo, simplemente me habría llamado la atención el lenguaje (por no ser el que esperaba, ni más ni menos), habría disentido en ciertos argumentos y ya está.

      Eliminar
    7. Maya, yo también pido a todos que vean el vídeo. La idea inicial era esperar hasta que estuviera el vídeo pero finalmente la adelanté.

      Alicia, antes de nada me alegra verte por mi blog :)
      A mí también me sorprende el alcance de todo esto. Estas frases están fuera de contexto, claro que sí. Las saqué de los tuits que fui enviando a lo largo de la conferencia y, como siempre pasa en Twitter, esos 140 caracteres son imposibles de contextualizar.
      Por ello escribí una entrada más larga y en los comentarios he ido explicando lo que ha podido ir surgiendo, además de colgar el vídeo tan pronto como se ha publicado con la intención de que todos puedan juzgar.

      Aprovecho para dejar por aquí lo que le dije a Cristina en el Facebook de este blog:

      "Los que tuiteamos (para dar visibilidad a una charla e informar a los que no pueden asistir) enviamos frases literales según van pronunciándose. Las interpretaciones se las dan los demás. Como solo puedo hablar de lo que yo he hecho, sé con toda seguridad que no modifiqué tus palabras, de las reacciones posteriores no soy responsable (solo de la mía)".

      Por último, concluir que mi opinión personal no es fruto de la falta de comprensión de la charla.

      Un saludo

      Eliminar
    8. Oiga jefe, que en la universidad muchos llevamos tiempo trabajando con la realidad profesional por bandera. Así que no reparta leña indiscriminadamente, por favor. Justo el ejemplo del punto y las comillas lo he utilizado más de una vez en clase. La posición de ciertos signos ortográficos me trae al fresco cuando estoy concentrado en problemas de mayor enjundia. A los alumnos que no pueden vivir sin saber con certeza absoluta si antes del signo % debe haber un espacio inseparable, los remito al Martínez de Sousa para que me dejen en paz.
      Por otra parte, tampoco hay que ser demasiado duro. Los estudiantes -algunos más que otros, como se aprecia leyendo el post y algunos comentarios- son por definición gente falta de experiencia y sobrada de ímpetu. Eso sí, José Luis, no hay razón para preocuparse: todos acaban madurando.

      Eliminar
    9. Jose Luis @deoptimogenere19 de octubre de 2012, 16:57

      Joan, como no tengo el gusto, creo que lo de "jefe" sobra. El día que nos tomemos 3 cañas juntos, lo que quieras.
      Pero si yo no me preocupo, es lo que me faltaba :) Tan solo lee un poco más arriba algunos comentarios despreciando la labor de una profesional porque se expresa así o asá en un foro con estudiantes, me parece de una ignorancia supina. Ofreció una clase magistral y se le desprecia por decir tacos o no tener una titulación!?¡¿ ¡¡Que es una de las organizadoras de la Semana Negra!! ¡¡Que lleva traduciendo casi 30 años!!

      Y Merche: has asistido a la charla de una profesional de la traducción, la traducción va de eso.

      Eliminar
  26. Vistos los vídeos, me sumo a Maya, Ángela y Alicia.

    Lo de la b/v, lo de la coma y lo de "ya lo hará la correctora" se comenta aquí, y queda a la vista que se sacó de madre: http://www.youtube.com/watch?v=J-f-3kBNh_k

    Una idea: quizá en el futuro tendríamos que plantearnos si tuitear en tiempo real no nos impide entender cabalmente de qué y cómo se está hablando.

    Y una felicitación: Los que asististeis a la charla habéis tenido la suerte de escuchar sin tapujos ni mentiras la experiencia de una curranta de la traducción literaria y de enteraros de muchas curiosidades que, por lo común, sólo se hablan en pequeño comité (y entre cervezas). Otros tuvimos que enterarnos de muchas de las cosas que explica años después de empezar a trabajar en serio.

    Y sí, picar piedra es mil veces peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuitear en los congresos es cada vez más común (yo lo veía inviable hasta que vi a muchos profesionales hacerlo y defenderlo con argumentos de peso) y de hecho se está convirtiendo en una profesión, así que creo que "entender cabalmente" y teclearlo no está reñidos.

      Eliminar
  27. Otra más que se suma. No he entendido nada de esta polémica y espero que estos tuits descontextualizados (que contrastan con las palabras de la propia Cristina en la charla y con las de algunos comentarios aquí vertidos) sirvan como ejemplo de lo importante que es documentarse (para traducir, para la vida, para tener una opinión fundamentada) antes de lanzarse a dar por válido lo primero que encontramos por internet.

    Eso sí: no comulgo con lo de que "es que en la universidad no nos enseñan lo que es la vida". Pues no, y no me parece mal que así sea. Una cosa es acercar la teoría a la práctica y otra muy distinta que la universidad tenga que hablarte de que la fama cuesta, nena, y vas a tener que sudar. Que la cosa está difícil y que hay mucho más allá del abstracto entorno académico de unas clases se puede intuir incluso mientras estudias lingüística diacrónica del inglés antiguo; otra cosa es cuando te toca experimentarlo en tus carnes, claro, pero eso no te lo quita nadie, por mucha charlita que te den. Sinceramente, prefiero una universidad de excelencia académica (que no tiene por qué ser ni rancia, ni solipsista, ni nada de eso) a una universidad donde me vengan a dar mensajes sobre lo difícil que es ser traductor y lo poco que se duerme. Y con ello no quiero decir, repito, que no haya que acercar la teoría a la práctica.

    Ese acercamiento se ha producido con esta charla, donde una traductora literaria cuenta su experiencia de primera mano y de la que cada cual puede sacar sus conclusiones.

    ResponderEliminar
  28. Jose Luis @deoptimogenere19 de octubre de 2012, 17:05

    Estoy de acuerdo Silvia, la universidad DEBE ser un lugar de excelencia y no una fábrica de trabajadores como se pretende hacer ahora y que los propios estudiantes reclaman a veces. La universidad es para aprender, despertar la curiosidad intelectual, pillarse pedos, irte de reenganche a tomar cañas a la facultad o meterte en las clases de biología o hacer un curso de cine de 2 créditos. Todo sea por formarte como ser intelectual con 2 deditos de frente. Y lo digo porque he ejercido de profesor en la universidad. He preferido mil veces "perder tiempo" analizando los vídeos de un juicio que ponerlos a traducir tochos infumables para demostrar la valía del profesor ante su ignorante audiencia, que de eso también hay mucho.

    ResponderEliminar
  29. Me sumo a los que creen que no entendiste la charla por estar pendiente de tuitear, Merche, y lo peor de todo es que ha habido gente que se ha dedicado a criticar lo que supuestamente dijo Cristina Macía, sin haber estado allí ni haber visto el vídeo, teniendo en cuenta únicamente lo que tú has escrito. Todos sabemos que en Twitter hay que abreviar, pero no se pueden sacar conclusiones de algo a partir de frases aisladas. El contexto, como en la traducción, tiene muchísima importancia.

    Yo lo que he visto en el vídeo es a una traductora profesional que tiene la suerte de disfrutar con su trabajo y de trabajar con un equipo de cinco personas que se preocupa por que el resultado final sea de la mayor calidad posible. Y también he visto a una persona que trata a los alumnos como a adultos, y que es tan natural y cercana que suelta algún taco (confieso que antes de haber visto el vídeo pensaba que soltaba uno tras y otro, y no es así).

    Puedes estar de acuerdo o no con lo que dijo, pero creo que tu entrada no refleja en absoluto lo que contó Cristina Macía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo estoy escuchando de nuevo la charla, de principio a fin, y mantengo lo que he dicho: y repito, lo que he dicho (no lo que creen que he dicho). Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de que los hay que han juzgado la charla a raíz de mis tuits sin informarse más, pero yo no me hago responsable de ello. Animo a todo el mundo a VER el vídeo y LEER mi entrada (leerla, no imaginarse lo que he dicho).

      Otra cosa: mi entrada NO es una transcripción de la charla, por ello insto a todo el mundo que juzgue por sí mismo. Quien esté interpretando que he querido manipular su charla se está equivocando, así como el que crea que no he entendido la charla por tuitear. Vuelvo a decirlo: la estoy viendo ahora mismo de nuevo y sigo pensando igual: esta charla sería adecuada en otro contexto, quizá de traductores profesionales, NO de una sala llena mayoritariamente de adolescentes cuyo primer contacto con un traductor literario haya sido este y que pueden quedarse con una idea equivocada de esta profesión.

      Eliminar
    2. Puede que a ti no te lo parezca, pero cualquiera que vea el vídeo y lea tu entrada puede saber fácilmente que no has entendido la mayor parte de la charla, no por los titulares del tuiter, que es lo de menos, sino por lo que dices y firmas en el blog: no es un problema de opiniones, es que has confundido un trabajo en equipo complejo con pasar de la ortografía y la maravillosa complicidad con el editor con no querer responder a las preguntas.

      Casi sería mejor que no te siguieras empecinando. No pasa nada, a todos nos ha ocurrido más de una vez, pero es lo que hay: si lo publicamos insistentemente, todo el mundo se entera de cuando metemos la pata (y todo el mundo se olvida muy rápido, afortunadamente).

      Tampoco es muy normal que te hayan jaleado de esa manera, pero bueno, eso es otra historia y de eso no tienes tú (toda) la culpa.

      Eliminar
    3. Como no nos vamos a entender, lo dejamos aquí.

      Eliminar
  30. Me temo, Merche, que por esa regla de tres tu entrada tampoco es adecuada para su contexto, porque cualquier traductor que la lea y no conozca a Cristina Macía ni haya asistido a la charla se lleva una malísima impresión de esta profesional, como ha sido mi caso.

    Después de ver el vídeo de la charla tampoco me explico cómo puedes afirmar que «no salimos sabiendo nada que no supiéramos ya».

    Un saludo,
    Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento si ha sido así, no ha sido mi intención para nada. Creo que la entrada resume (a mí manera, ¿a la manera de quién, si no?) a grandes rasgos lo que más me llamó la atención de la charla. Existen otras entradas (http://rincondeldragoman.blogspot.com.es/2012/10/en-que-se-parecen-juego-de-tronos-y.html) en la que otras personas dan su opinión y se llevarían otra impresión quizá.

      Desde el principio dije que había un vídeo y se subiría. Siento si alguien se ha precipitado a sacar conclusiones a raíz de una entrada con parte objetiva + opinión personal.

      Eliminar
  31. No tenía intención de intervenir de nuevo, pero me gustaría puntualizar que cuando se publicó esta entrada decías que el vídeo no se iba a subir. De ahí que algunos nos «precipitásemos» en sacar conclusiones. ;-)

    Por otro lado, ¿consideras como parte objetiva la recopilación de frases que se dijeron en Twitter? Como ya se ha comentado, alguna de esas «citas», que tanto revuelo han causado, tienen poco que ver con lo que dijo Cristina Macías en la charla.

    Un saludo,
    Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puntualizo: dije que no se subiría a la red de la Facultad, pero mantuve que se subiría a Youtube y lo compartiría tan pronto como fuera posible.

      Las frases que se dijeron por Twitter no sé, las que aparecen en esta entrada son todas mías, y después de haber escuchado la charla por segunda vez, sí, son parte objetiva. Otra cosa es que la falta de contexto haga que suenen peor, pero teniendo ya el vídeo a vuestra disposición, creo que todo el mundo puede poner cada cita en su contexto y juzgar.

      Eliminar
  32. Bueno, pues aquí mi comentario después de haber visto la charla... Me ha parecido instructiva, que defiende lo que tiene que defender (que era el miedo que yo tenía) y, además, divertida.

    Un saludo y lo dicho, para gustos, ¡los colores!

    ResponderEliminar
  33. Cualquiera que haya leido sus traducciones de Canción de Hielo y Fuego sabe que su trabajo es excelente, y, para mí, eso es lo que importa y con lo que hay que quedarse, no con que usó un tono coloquial o que es "poco profesional" por algunas afirmaciones. En todo caso matizó que esas eran sus opiniones y que no tenían que sentar cátedra, por lo que si alguien salió pensando que así era el día a día de un traductor tendría que revisar su comprensión. Por otro lado, que algunas preguntas las respondiera el editor no me pareció mal en absoluto, sobre todo por el hecho de que eran preguntas que podía responder él mejor que ella y que no eran tan decisivas para hacerse una idea sobre su trabajo como traductora. Yo salí muy contento de la conferencia, como estudiante de traducción y como fan de la saga.

    Eso sí, la salida del editor sobre la pregunta de la polémica por el precio es, cuanto menos, ridícula. A ver si ahora un libro de tapa blanda a más de 35€ y puesto a la venta un mes después que la edición de lujo, sabiendo que hay seguidores que llevan AÑOS esperando la traducción, es lo normal. Hubo polémica, y con razón.

    ResponderEliminar
  34. Soy fanatica de Juego de Tronos , y me parece un trabajo super complicado traducir los textos de la serie, da gusto que le gente disfrute con su trabajo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  35. Me ha dejado bastan te molesto la traduccion del arbol ironwood por tamarindo en castellano, uno se pregunta como es que hay un tamarindo en esas regiones?!

    ResponderEliminar