lunes, 8 de octubre de 2012

¡Muévete antes de acabar la carrera!



Recién estrenado cuarto, soy más consciente que nunca de la importancia de empezar a "moverse" antes de terminar la carrera. Nuestro futuro ya está aquí, y debemos empezar a preocuparnos por cómo empezar a labrarlo antes de acabar nuestros estudios porque si no, nos echaremos las manos a la cabeza en junio. Cómo funciona el mercado, qué busca, qué pide, qué valora, cuáles son nuestras posibles salidas según nuestro perfil, qué herramientas se utilizan para encontrar curro, etc.

No es que moviéndose no vayamos a enfrentarnos a ese abismo obligado del recién licenciado, pero desde luego es menos probable que nos pille desprevenidos.  A veces la sensación de que aún hay tiempo para moverse nos lleva a no hacer lo suficiente. Ir a clase es SOLO la manera académica de formarse. Lo que aprendamos de puertas para fuera por nuestra cuenta jugará a nuestro favor con toda seguridad, y nos distinguirá del resto a la hora de buscar trabajo.


El salto que tendremos que dar como recién licenciados no nos lo quita nadie, pero el impacto contra el suelo será menor cuantos más colchones hayamos puesto: contactos, colaboraciones, presencia en la red, búsqueda de becas y de empresas que nos puedan interesar según nuestros intereses, cursos que complementen nuestra formación, blogs que nos ayuden a saber más sobre la profesión (qué esperar, cómo facturar, etc.), congresos en los que conocer cómo es realmente este mundillo y así hasta escribir una lista infinita. Señores, se acerca el momento y hay que ponerse las pilas. El futuro está en vuestras manos.

¿Cómo empezar? (Sin contar con crear un CV completo y visual) 
¡Por las redes sociales!


  • Lo más fácil es revisar si las redes sociales de las que formas parte dan una imagen profesional de ti. ¿Tengo una descripción de mis estudios/trabajo y una foto mía en mi perfil de Twitter? En otras palabras, ¿alguien (traductor, empresa) que no me conozca de nada tendría interés en seguirme? En el fondo tus seguidores son contactos en potencia. Si es necesario, crea una lista de traductores (aunque te lleve tiempo, merecerá la pena, ahorrarás tiempo y te enterarás de todo). ¡Ah! Y en la información sobre ti, aprovecha y enlaza a tu LinkedIn poniendo un enlace a tu perfil. 
  • Porque... ¿tienes LinkedIn, verdad? Si no es así, ya sabes cual es el siguiente paso. Dedícale tiempo (no hace falta acabarlo en un día) y observa y compara el de otros traductores profesionales para ver, por ejemplo, cómo han estructurado sus estudios e incluso cómo han suplido la falta de experiencia.
  • El siguiente paso podría ser, por ejemplo, empezar a seguir blogs haciendo uso de Google Reader y sus RSS. De esta manera, estarás al tanto de cada nueva entrada sin tener que "perder tiempo" comprobando uno a uno tus blogs favoritos a ver si han publicado algo nuevo. Además, sería ideal que comentaras todo lo que pudieras (a ser posible aportando un toque distintivo que haga que digas... ¡Ah, sí, el que...!)
  • A partir de esta "base" los siguientes pasos ya dependen de ti. Si lo anterior ya lo has hecho, tienes mucho ganado, ya que el tema de contactos-congresos-novedades-ofertas lo tienes a tiro de piedra con Twitter (y con LinkedIn, cuando aprendes a manejarlo). Ahora te toca a ti decidir cómo seguir moviéndote. Y recuerda, lleva tiempo pero es necesario. 
El boca a boca también es importante

Más allá de la importancia de estar presente en las redes socialestambién es importante darse a conocer fuera de ese contexto. ¿Os habéis parado a pensar la de gente que os rodea que no está presente en esas redes? A veces estamos tan inmersos en nuestros estudios/trabajo que no nos damos cuenta de que no todo el mundo tiene por qué saber (...) en qué consiste nuestro trabajo o dónde o cómo encontrar a un traductor. Lo más seguro es que la persona en cuestión se meta en Google y ponga algo así como "traductor de (X idioma) en (X ciudad)".

Nuestra familia o nuestros amigos, en algún momento pueden pronunciar las palabras mágicas "¿conoces a algún traductor?" ¡Y ahí estarás tú! Por eso es fundamental "conozcan a un traductor"(vosotros). El boca a boca lleva tiempo, y si nos vendemos como traductores hoy (cuando aún no lo somos), cuando dentro de un año (en mi caso) terminemos la carrera, no tendremos que empezar de cero en el tema de "vendernos".

Existen muchas técnicas o trucos de marketing para traductores, pero esta es la más fácil y más al alcance de la mano. ¡ÁNIMO a todos!














 
 

13 comentarios:

  1. El pollito me ha «matao». xD

    ResponderEliminar
  2. Secundo la idea del pollo XD
    No había pensado en LikedIn, son buenos consejos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-)))) Me alegro de que te hayan parecido útiles :)

      Eliminar
  3. Muy buena entrada. :D
    ¡Me ha gustado la idea de enlazar tu perfil de LinkedIn en la biografía de Twitter. Creo que lo voy a hacer ya mismo.

    ResponderEliminar
  4. El pollito parece desorientado, ¿habrá perdido a su mami? xD
    Aunque, de momento, estoy en tercero, voy (e iré) intentando seguir los pasos de tu entrada.
    Por lo pronto, ayer tuve una anécdota con un chico que sigo en mi Twitter personal: Hizo un comentario sobre traductores, salté y se echó a reír: "¡Sabía que saltarías!". Vamos, que la gente que me rodea tiene bien claro que aquí tienen a una traductora en potencia. :)
    Me apunto, como señala Paula, la idea de enlazar el perfil de LinkedIn; eso sí, cuando lo adecente un poco. xD

    ¡Un abrazo! Y... ¡Hasta el infinito y más allá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El pollito busca su futuro! xD
      Pues ya sabes, en cuanto lo "adecentes" un poco, ¡date a conocer!

      Un abrazo :)

      Eliminar
  5. "removerse" o morir, ¡está claro! ;)

    ResponderEliminar
  6. HHola Merche: vaya pollo has montado con el ídem... ;)

    Aunque estoy de acuerdo con la mayor parte de lo que publicas, a menos que tengas dos perfiles claramente diferenciados en Twitter (personal y profesional), discrepo en que sea una buena idea vincular Twitter con Linkedin.

    Twitter suele utilizarse mayoritariamente para estar en contacto con tus colegas de profesión (que, evidentemente, también pueden proporcionarte contactos profesionales), mientras que Linkedin suele utilizarse mayoritariamente para lo contrario: entrar en contacto con clientes o potenciales clientes.

    Un servidor se equivocó al crearse un perfil en Linkedin y enlazar a sus colegas de profesión.
    Y ahora..¿qué hago? ¿Los echo de mi página? No sería ético...¿no? Así que, sugiero que os lo penséis muy bien antes de hacerlo, a menos que vuestro perfil y todos vuestros comentarios en Twitter sean exclusivamente profesionales.

    Un servidor lleva bastantes años metido en esto de la traducción y, ya ves, aún se equivoca en cosas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pablo. Jajaja.

      La idea de vincular twitter con Linkedin surge de darle un toque más personal y cercano al ámbito profesional. Por supuesto, si publicas más "chorraditas" que otra cosa, quizá no sea la mejor opción, pero creo que, como yo, muchos podrían aprovechar sus perfiles para enlazarlos y así crear una auténtica red que te defina en todos los ámbitos.

      Eso ya depende de cada uno, de cómo prefiera poner distancia entre unas cosas y otras. Por ahora, lo dejo ahí, quizá en un futuro haga como tú!

      Gracias por tu opinión :))

      Eliminar
  7. Hola, Merche:
    Los consejos de tu entrada son realmente interesantes. Me alegro de haber encontrado un blog sobre otra estudiante de traducción, aunque a ti ya te queda poco como estudiante. Yo estudio Traducción y Mediación Interlingüística en Valencia.
    Desde ahora te voy a seguir.
    Un saludo

    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen:

      Me alegro mucho de que te haya gustado tanto. Ya le he echado un ojo a tu blog y lo primero que he pensado ha sido... ¿¿Eso es una foto de Islandia?? Si sigues leyendo mi blog verás lo enamorada que estoy de ese país, porque estuve de Erasmus 4 meses allí hace un par de años... =)))

      Eliminar