lunes, 12 de noviembre de 2012

Ejercicio físico para traductores sin tiempo


Hace unos días Laura Rebollo hablaba en su entrada "La lágrima del traductor" de esos sentimientos de frustración, estancamiento e impotencia que vive un traductor a veces. Son inevitables, sí, pero más vale Muchas veces desconectar y retomar el texto con otros ojos. ¿Cómo? Haciendo ejercicio físico.

El de los traductores es uno de esos gremios en el que se despega el culo del asiento en muy contadas ocasiones. Siempre nos falta tiempo. Nos enfrascamos delante de la pantalla y se nos pasan las horas con una fugacidad pasmosa. Esta inmersión es apasionante desde el punto de vista lingüístico y mental, pero físicamente, si no tenemos fuerza de voluntad o seguimos una rutina, es un gran obstáculo para mantenerse en forma (tanto física como mentalmente).

Todos sabemos (al menos en teoría) los beneficios del ejercicio físico a la hora de concentrarse y despejar la mente (además de la importancia de la hidratación y la ventilación), pero más a menudo de lo que cabría esperar no lo hacemos por falta de tiempo y/o de ganas, generalmente. Muchas veces estamos cansados ya desde que abrimos los ojos por la mañana, algo que en muchos casos se solucionaría si hiciéramos ejercicio de forma regular. Para mí, querer ponerse en forma es una de esas utopías que siempre ha estado ahí, pero esta vez es más factible que nunca porque, de repente, se han desbaratado las tres principales excusas que solía argumentar para no empezar a hacer ejercicio:
  1. "Hace frío, llueve, nieva..." 
  2. "Entre que voy y vengo tardo un montón" + "nunca sé cuánto tardaré en hacer los ejercicios" (factor clave, lo de saber cuánto tiempo vas a emplear en esta rutina).
  3. "Es caro"
He de admitir que nunca me había planteado seriamente la posibilidad de ponerme en forma en mi propia casa (las tablas de ejercicios con imágenes me hacían bostezar). Sin embargo, las buenas opiniones, la duración de los siguientes vídeos y la forma de enfocarlos me animaron al menos a intentar probar el método del que hablo a continuación. La intención es empezar a hacer ejercicio de forma regular para que dentro de unos meses me encuentre con suficientes fuerzas para realizar otras actividades. 
Consiste en tres niveles de ejercicios que hay que seguir durante diez días seguidos cada uno (en total, por tanto, 30 días):


El objetivo de esta entrada no es vender este método, (ni siquiera puedo compararlo con otros), sino animaros a probar el ejercicio en casa a los que no encontráis el momento ni el lugar. Con los polvorones-turrones-mazapanes al acecho, ¡hacer algo de ejercicio es más importante que en otras épocas del año! Además, cuando llegue la primavera ya habremos cogido el hábito y nos será más fácil salir a correr o mantener la forma de la manera que queramos. ¡Empezar es siempre lo más difícil!

¿Alguno de vosotros ya saca tiempo para hacer ejercicio de forma regular?





16 comentarios:

  1. Hacer ejercicio es y debe ser una constante en nuestras vidas, no solo por estar trabajando sentados tanto tiempo (que es una razón de bastante peso) sino por los beneficios saludables que se obetienen y la calidad de vida que podemos conseguir a corto y largo plazo... A mí personalmente me tira más el gimnasio, aunque sea más caro que hacer ejercicio en casa, porque salgo de las cuatro paredes, me da el aire (a veces muy frio), conozco gente y veo otras caras, y quieras que no, saber que estoy pagando una cuota mensual me hace levantarme de la silla y decir: "venga, va..." y así me quedo con menos excusas para no hacer nada. El ejercicio en casa es una opción igual de saludable y más económica, aunque pienso que el deporte en casa es cuestión de mucha fuerza de voluntad y constancia. Lo importante es hacer ejercicio, sea como sea, el mayor número posible de días a la semana. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el factor "salir de casa" puede ser tanto positivo (lo que tú dices: nuevas caras, obligarte a que te dé el aire, etc.) como negativo (si hace frío y te quita las ganas de hacer el ejercicio; si es muy caro; si pilla lejos, etc). De cualquier forma, es cierto que hacer algún tipo de deporte nos ayuda en muchos aspectos, y si como tú dices pensamos en los efectos a largo plazo, nos animaríamos más aún :-)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Merche! Nosotras también escribimos hace un tiempo en nuestro blog, La Pera, sobre este tema tan recurrente para los traductores que trabajan desde casa: http://eslapera.tumblr.com/post/33628242246/ejercicio
    La verdad es que sobre todo ahora en invierno da una pereza... Aunque es cierto que lo peor es animarte a salir, después uno siempre se alegra. Yo personalmente prefiero correr al aire libre, pero para esos días en que diluvia, los vídeos están genial, ¡gracias! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Teresa! Gracias por compartir el enlace, ¡no lo conocía! :-) Está muy bien y se complementa perfectamente con este hilo, la verdad, jeje.

      No sé qué tiene el invierno, pero siempre que llega me entran ganas de ponerme en forma. NO es que me apetezca salir a correr, sino que de repente como que me conciencio de que debería estar haciendo algo, jaja. ¡Y entonces la frustración es mayor, al ver que no hago mucho!

      Eliminar
  3. ¡Hola Merche! Muy interesante tu entrada. Yo también he sufrido en mis propias carnes las carencias físicas de pasar mucho tiempo delante del ordenador y sin hacer nada de ejercicio. Yo, en el pasado, jugaba al baloncesto y era muy deportista pero una vez empecé la carrera empecé a dejar esa y otras actividades a un lado. Llegué hasta el punto de que engordé 10 kilos en un 1 año y poco. Un día a principios de verano me miré al espejo y me dije que tenía que cambiar eso, y durante todo el verano me puse a hacer ejercicio todos los días y retomé el baloncesto. Apenas 2/3 meses después ya me había quitado esos 10 kilitos de más.

    Al final, mi solución ha sido ponerme un horario para hacer ejercicio, lo hago 2/3 veces por semana, siempre a la misma hora. Y desde que lo hago hasta mi rendimiento ha subido. El ejercicio no solo te hace mantenerte bien físicamente, incluso hace que seas más productivo, más eficiente, que trabajes mejor y que estés satisfecho y contento contigo mismo. Es un big deal lo mires por donde lo mires.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Rafa! Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.
      Qué genial que te plantaras un día y te propusieras seriamente cambiar de rutina... ¡En eso ando yo! A ver si cuando llegue la primavera estoy ya en forma...

      A lo largo de mi vida he practicado muchos deportes y siempre los he acabado dejando por una razón o por otra: baloncesto, natación, atletismo, gimnasia rítmica, kárate, danza del vientre, funky...

      Un saludo!

      Eliminar
  4. María D. Campaña Portero12 de noviembre de 2012, 17:42

    ¡Hola! Enhorabuena por el blog, y me encanta esta entrada.
    Te cuento mi plan, yo no lo hago por perder peso ni nada parecido, sólo para estar en forma y, sobre todo, sentirme bien. Los martes y los jueves por la noche los tengo reservados para jugar al pádel, no importa si hace mucho frío: me en-can-tan mis clases de pádel :) Siempre que tengo la oportunidad de ir andando algún sitio, pues voy andando, no cojo el ascensor e intento comer sano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María! Muchas gracias :-)
      Mi intención también es estar en forma y "endurecerme", más que perder peso, jeje.
      ¿Cómo va la cosa?

      Eliminar
  5. ¡Hola Merche! Yo ya me he subido al carro de hacer ejercicio en casa. La verdad es que hace un tiempo practicaba ejercicio físico asiduamente y los beneficios son innumerables y lo dejé por las típicas excusas. Se necesita mucha fuerza de voluntad, la verdad, pero vale la pena. Ahora he decidido retomarlo cambiando un poco los hábitos y adaptándome a las nuevas circunstancias; ya no voy al gimnasio sino que utilizo los muchos recursos que tenemos al alcance de la mano y que son gratuitos. A mí, personalmente, me encanta un "juego" de una conocida marca de videoconsolas: me levanta el ánimo, no me da nada de pereza empezar, me lo paso bien y acabo sudando como si hubiera corrido un maratón.
    Estos vídeos que propones en tu entrada me parecen geniales también. Me van a venir muy bien, puesto que en preparación para la época de los turrones me he propuesto una meta (como un mecanismo más para no dejar el ejercicio físico a un lado).
    Lo mejor es incorporar el ejercicio físico a tu rutina, hacerlo por inercia, casi sin pensar en ello, porque así lo dice tu horario, sin plantearte nada más.
    También recomiendo la práctica del yoga. Yo hacía mucho tiempo que lo quería probar y la verdad es que me ha encantado. Sirve para relajarte, desentumecer los músculos (entre muchas otras cosas) y para nosotros que pasamos tantas horas delante del ordenador va genial.
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!
      ¿Cómo va ese ejercicio? Yo he tenido que dejarlo unas semanas porque me empezó a doler la rodilla y me da miedo forzarla, la verdad :-( Pero la intención de ponerse en forma sigue ahí!

      Eliminar
  6. Definitivamente eso de hacer más ejercicio me lo tengo que aplicar como propósito de Año Nuevo... Quizás precisamente la solución sea hacer el ejercicio en casa, porque me da pereza ir solo al gimnasio y, sobre todo, en invierno...

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ir al gimnasio es una utopía, yo creo que el gimnasio son los padres. xD

      Eliminar
    2. Conozco el caso de un colega que dijo de apuntarse a un gimnasio con su grupo de amigos. Hasta ahí todo bien, pero resulta que había una cafetería en el gimnasio (supermoderno, oiga) y cada vez que iban a hacer deporte decían de echarse unas cañas antes de ponerse a la tarea (cosa que nunca ocurría). Al final, imagínate, ni ejercicio ni ná de ná. Pagaban la mensualidad del gimnasio y luego las cañas aparte. Claro, al poco tiempo se desapuntaron y ya empezaron a quedar en bares como gente normal. TRUE STORY. (Hay gente pa tó...)

      Conclusión: la gente va al gimnasio a hacer todo menos ejercicio (¡Ja,ja,ja!)

      Eliminar
    3. Es mítico eso. En el que iba yo había un grupo (ya mayor) que después de ir a clase se iba de cañas y pinchos para celebrarlo xD

      Eliminar
  7. Me encanta el chiste que encabeza el artículo :D
    Muchas gracias por los enlaces, los probaré desde mañana mismo. Yo lo tengo dificilillo para hacer ejercicio. Estoy separada desde hace un año y tengo dos críos pequeños a mi cargo el 100 % del tiempo, con lo que ir al gimnasio es complicadísimo (ni hablar de ir durante las pocas horas en que los niños están en el cole, pues ahí es cuando tengo que trabajar) y, si quiero ir después, los tengo que dejar en la ludoteca, con lo que aún me sale más caro.
    No sé qué cara pondrán cuando vean a su mamá saltando como una loca delante del ordenador, pero bueno, ya se acostumbrarán ;-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, iolanda!
      La verdad es que la situación que cuenta sí que tiene pinta de ser difícil para sacar tiempo... ¡Ojalá puedas incorporar estos vídeos a tu vida diaria! :-) Ya me contarás :)

      Eliminar