jueves, 21 de febrero de 2013

¿Cómo mejorar tu presencia como traductor en las redes sociales?


Cuando uno decide dar el paso de tener presencia en Internet, más concretamente en las redes sociales, está entrando a formar parte de una cadena en la que todo está, o debería estar, interconectado. Por ello, en esta entrada me propongo presentar una serie de cuestiones que pueden mejorar nuestra presencia en las redes y facilitarle la tarea a nuestros seguidores.

Antes de nada, probad a hacer un recorrido virtual por vuestro Twitter, Facebook, blog, Linkedin, etc. para aseguraros de que todo está conectado con todo (vosotros ponéis el límite, hay quien cree que tu blog puede perjudicar tu imagen profesional, por ejemplo) y siempre hay algo más en lo que hacer clic hasta que llegas al punto en el que habías empezado. 

Es importante que cuando alguien llega a nuestro blog pueda averiguar fácilmente quiénes somos (nombre y apellidos, que no siempre son fáciles de encontrar, aunque resulte difícil de creer) y en qué otras redes estamos presentes. Si en un momento dado el usuario que navega por nuestros perfiles o páginas se encuentra con que no hay continuidad y no ve la manera de seguir leyéndonos o investigando sobre nosotros, se rompe la cadena y la persona en cuestión sale de tu círculo (a no ser que sea un lector habitual, que ya sabrá por qué métodos seguirte). 

Con el objetivo de ilustrar a lo que me refiero, os mostraré cómo tengo yo organizado "mi círculo". Esta es mi forma particular de tenerlo todo enlazado:


  • En mi about.me enlazo a mi blog, a mi Twitter, a mi Facebook y a mi Linkedin

  • En mi Linkedin enlazo a mi blog y a mi twitter

  • En mi Twitter enlazo a mi página de Twitter y a mi blog

  • En mi página de Facebook enlazo a mi Facebook y a mi Twitter.

    Dicho esto, comentaré otras conclusiones a las que he llegado en este año y pico de presencia en las redes:
    • FACEBOOK: 
      • En el caso de tener un blog y querer tener presencia en Facebook, es importante crearse una página y no un usuario. La razón es muy simple: alguien interesado en un blog querrá estar al tanto de sus publicaciones, pero no tiene por qué estar de acuerdo con que podamos acceder a su información "privada" (fotos, amigos etc.). De hecho, cuando he visitado lo que pensaba que serían "páginas" que me interesaban y han resultado ser "usuarios", he pasado automáticamente de ellos, y como yo, mucha gente.
      • Al compartir un enlace en Facebook, funciona mucho mejor la fórmula de describir brevemente el contenido, especialmente si el título de lo que compartimos no es descriptivo*. Esto no es posible cuando se utilizan programas cono IFTTT (muy cómodo, la verdad), ya que la opción de compartir no permite poner "vía ___" ni añadir una descripción del contenido.
    • TWITTER: 
      • Personalmente, me gusta saber a quién sigo en Twitter: es mucho más probable que uno se anime a seguir a alguien que especifique "algo" sobre sí mismo (traductor, idiomas, ciudad, etc.) que si tan solo se define como "Pepe" por la simple razón de que no sé qué aportará Pepe a mi TL.
      • Respecto al contenido de lo que se tuitea, eso ya sí que es muy personal. Cada uno ha de decidir si quiere ser un usuario "todoterreno" que hable de todo un poco (no solo traducción), con lo que se corre el riesgo de "ahuyentar" a aquellos interesados únicamente en recibir información relativa a la traducción, los que no estén de acuerdo con tus opiniones o a los que no les apetezca según qué temas. La otra opción es crearse dos usuarios (uno como página y otro como usuario particular) para discernir claramente entre unos contenidos y otros.
    • BLOG:
      • *Elegir un buen título para una entrada para que a la persona que lo lea le pique la curiosidad y le apetezca leerlo. ¿Qué preferís como título, "Primer día" o "Mi primer día de trabajo en el mundo de la traducción"? La segunda opción contiene toda la información relevante para el lector, que sabe qué va a leer.
      • No se lee el feed completo de tu blog en Google Reader: personalmente suelo consultar el Reader al despertarme, al acostarme, al estar en la calle... momentos en los que me gusta ver en mi pantalla la información sin tener que pulsar "seguir leyendo". Si una entrada promete (generalmente por el título, porque apenas aparece contenido), quizá cuando me ponga al ordenador me acuerde de que tenía pendiente leerla, pero es muy fácil que se olvide. Por eso recomendaría que vuestro blog muestre la entrada completa en Google Reader. Desde el propio Reader se dice: "Los feeds de contenido completo eliminan la necesidad de que el usuario tenga que hacer clic para leer los artículos. Ten presente que algunos usuarios deciden no suscribirse a feeds de contenido parcial debido al esfuerzo adicional requerido para leerlos".
        • Solución en Blogger:
        • Solución en WordPress (aquí [en inglés])
      • Tener que introducir el dichoso "captcha" al comentar una entrada (Blogger): ¿a quién no le ha pasado que ha ido a comentar un blog y a la hora de enviar ha tenido que introducir el famoso "captcha"? Aunque es una medida de seguridad "antispam", personalmente lo encuentro muy engorroso y más de una vez he optado por cerrar la ventana y quedarme sin comentar con tal de no meter el dichoso código (más aún si fallas la primera vez). ¿Cómo desactivarlo? 

    Bueno, pues hasta aquí la entrada de hoy. Llevaba tiempo con ganas de hacer una lista e ilustrar estos "pequeños" detalles de los que me he percatado durante este tiempo :-)
    ¿Se os ocurre algún consejillo más para mejorar vuestra presencia en la redes? 

    26 comentarios:

    1. Muy interesante la entrada. La verdad es que, en lo que a redes sociales se refiere, cada uno ha de diseñar su propia estrategia antes de aventurarse, porque si no corres el riesgo de tener que hacer cambios en el futuro que te harán perder tiempo y, lo peor, seguidores.

      Yo, en un principio, empecé con dos cuentas de Twitter, una persona y otra con un perfil más de "traductor", pero al final he acabado pasando de la primera porque me he ido dando cuenta de que mi vida personal y profesional pueden llegar a ser compatibles, siempre y cuando no cuente demasiado mi vida (cosa que evito hacer). Aunque es inevitable que alguna vez se escape algún tuit que no agrade a todo el mundo, del mismo modo que en la vida real también puedes hacer un comentario con el que no todo estén de acuerdo.

      Luego, mi estrategia inicial con respecto a Facebook era simplemente estar en contacto con mi círculo más cercano, y usarlo para fines más "personales", pero al final han acabado llegándome peticiones de traductores y los he acabado aceptando.

      En resumen, como ya he dicho, es cuestión de estrategia, y de la finalidad que quieras darle a cada red social. Pero yo creo que, al final, de un modo u otro, se acaba encontrando un equilibrio (que depende mucho de como seamos cada uno).

      ¡Vaya! Menuda parrafada ha salido. Corto ya el rollo.

      Un saludo, Mer.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Hola, Ra! :)
        Lo de las dos cuentas me lo planteé en su momento pero me parecía muy engorroso y además me costaría adaptarme a la idea de tener dos identidades xD En cuanto a Facebook, yo también lo tengo pensado para personas más cercanas, y por ello a veces me veo obligada a no aceptar ciertas invitaciones de gente que no conozco, aunque sepa que me siguen en el blog.

        ¡Un abrazo!

        Eliminar
    2. Merche, esta entrada era esperada. No sé si había leído alguna entrada similar, aunque sí he escuchado que se hable del tema, pero ¡qué bueno que la hayas escrito!

      Estoy bastante de acuerdo con lo que dice Rafa acá arriba con respecto a TW. Yo uso el mío para lo personal y también para todo lo que esté relacionado con la traducción. Siento que si solo lo uso para lo profesional, mis seguidores pensarán que no soy de carne y hueso, por así decirlo. Eso sí, trato de no ser demasiado personal, lógico. Pero sí, a veces hablo o subo fotos de mi gato. :p

      Y con respecto a FB, me ha pasado que un gran número de colegas me han agregado, entonces, opté por mantenerlo un poco más privado. Pero solo un poco. En diciembre del año pasado, como había empezado a publicar cosas en mi FB sobre traducción y demás, decidí abrir una página donde solo publico sobre t9n, 1tn y lenguaje, así no agobio a mis otros amigos que no tienen nada que ver.

      Sí, agrego que lo ideal sería mantener un mismo perfil o nombre en cada una de las redes sociales (cortesía del sr. Xosé Castro; claro que no todos tenemos un nombre tan particular).

      Nuevamente, Merche, ¡buenísima esta entrada!

      Cariños.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Hola, Flor! Me alegro de que te haya gustado, me imagino que con este título (obviando lo de "traductor") habrá mil historias, pero llevaba tiempo analizando las razones que me hacían tomar decisiones como no seguir en twitter, o incluso no comentar blogs por lo rollo que es lo del captcha o lo del feed corto.

        ¡Un saludo!

        Eliminar
    3. Yo solo añadiría una cosa: perfil de Twitter con tuits protegidos que veo, perfil del que me olvido inmediatamente. No sé porque la gente sigue a otra pero bloquea sus tuits. Es su decisión, está claro, pero es cerrarse por desgracia.

      Por lo demás, sabios consejos. :D

      Un saludo,

      Pablo

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Hola :)!

        Yo a veces también descarto a los de perfil cerrado, aunque si me interesa su descripción, les sigo igualmente :)

        Eliminar
    4. Muy interesante tu entrada Merche.
      Muchas gracias por compartir esta información. Esto es una mujer organizada, ¡sí señor!

      ResponderEliminar
    5. Merche, tu entrada me viene de perlas. Voy a leerla de nuevo para empaparme y aplicar todos tus consejos. Además, todo muy bien explicado y con consejos prácticos. ¡Genial!

      P.D.: A mí Flor Aguilar me parece un nombre muy atrayente, ¿no? (una compañera de la universidad se llama Carmen Espada Azorín, ¡eso sí que es un nombre con categoría :p).

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Me alegro de que te venga bien, Elena!

        El nombre de Flor es muy descriptivo. Me encanta cuando son nombres raros y únicos, aunque hay otros más normales que triunfan... jijij

        Eliminar
      2. Son lindas, ambas. Pero el nombre es raro para ustedes que están del otro lado del charquito; acá, Flor(encia)es comunísimo, entonces tuve que inventarme un usuario de TW. Igual hoy no lo cambio por nada. Ya lo siento mío, me siento yo. Solo yo. ;)

        Eliminar
    6. ¡Hola!

      Me ha parecido muy interesante la entrada, aunque he intentado hacer tanto lo del feed (ni sabía que existía eso) como lo del captcha y no he podido. En el enlace que pones explicando lo del captcha dicen que entres a la antigua interfaz de blogger, pero a mí esa opción directamente no me aparece. Como la entrada de blog en la que se explicaba tiene ya un año puede ser que hayan quitado ya la opción, o que como mi blog es más nuevo ni siquiera me lo permite, pero eso me parecería extraño.

      En cuanto al resto de redes sociales... sí que pretendo abrirme un Linkedin ahora mismo, en cuanto termine con las prácticas en el Parlamento Europeo, pero la página de Facebook y el Twitter nunca me los he planteado seriamente. En el caso del Facebook, porque, al estar suscrita a varias páginas de traducción, me doy cuenta de que muchas comparten más o menos los mismos artículos y no sé qué aportaría yo que fuera diferente a parte de compartir las entradas de mi propio blog, que no es conocido. El Twitter, porque nunca me ha llamado mucho la atención su modo de funcionamiento. ¿Crees que todo esto influye en el grado de difusión de un blog? Yo estoy muy preocupada por difundir el mío, que creo que realmente puede ser interesante para otros traductores o estudiantes (sobre todo si están interesados en hacer prácticas en las Instituciones Europeas), pero me cuesta muchísimo darle publicidad. No sé, pensé que quizás tenías algún consejo, que te veo muy puesta en todo esto :D ¿Tendré que pasar por el aro del Facebook y el Twitter?

      ¡Un saludo! Y lo siento por este comentario tan personal.

      ResponderEliminar
    7. ¡Hola! Acabo de cambiar el enlace que explica lo del captcha, a ver si ahora es más fácil (o posible, vamos) :)
      Lo del Feed... ¿cuál es el problema?

      En cuanto a Facebook y Twitter, para mí, como bloguera, son elementos fundamentales de difusión del blog. Son las principales redes sociales (que todo el mundo controla) y es necesario estar presente para que llegue al mayor número de personas posibles.

      :-)))

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Vale, muchas gracias.
        Lo del feed era solo que no sabía cómo llegar a ese menú. De todas maneras, aparece por defecto en "completo", al menos en mi caso.

        Eliminar
    8. ¡Hola Merche!

      Me ha parecido muy útil la entrada, la interconexión y que los datos de contacto estén bien claros es muy importante.

      Lo que más me ha llamado la atención ha sido lo del Google Reader, no sabía que era una opción que el propio autor del blog pudiera escoger. Me pasa lo mismo que a ti, sí es cierto que en el ordenador no me importa tener que abrir otra ventana para ver la entrada pero con el móvil las dejo pendientes de leer. Lo que pasa es que al haberlas abierto ya una vez, se marcan como leídas y a menudo me olvido de luego volver a ellas.

      ¡Un saludo!



      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¿Verdad que sí? ¡Pues ya sabemos cómo arreglarlo! :D

        Eliminar
    9. ¡Hola de nuevo! Hoy, leyendo algunos blogs, me he acordado de tu entrada. Creo que lo que voy a comentarte tiene algo de relación :) Cuando escribimos una entrada en la que aparece algún link tenemos, normalmente, dos opciones: que la página a la que lleva el link se abra en esa misma ventana/pestaña o que se abra en una nueva. A mí personalmente me resulta más cómodo que se abra en una ventana/pestaña distinta y, además, creo que es más positivo puesto que si se abre en la misma ventana el lector abandona tu blog y puede que ya no vuelva atrás para seguir leyéndolo. ¿Qué opinas tú?

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Opino igual! Si no es un rollo tener que volver atrás y a veces cierras sin querer y luego a historial blablabla jejeje

        Eliminar
    10. Muy buenos consejos :)
      Te dejo mi web:
      http://www.noemirisco.me/
      Y mi perfil público en FB ;)
      http://www.facebook.com/groups/142974552485256/
      ¡Buena página!
      Saludos.

      ResponderEliminar
    11. Es muy útil y generoso que compartas tu experiencia.
      Como todo en publicidad, creo para esto no hay una única receta, aunque tus consejos son muy válidos.
      Te cuento estas reflexiones que hago últimamente por cosas que voy observando y aprendiendo: el otro día hablaba con un PM de una multinacional del sector y me dijo que consideraba excesivo determinado tipo de promoción de traductores en Internet y que a él le producía una cierta desconfianza, porque una inmensa mayoría de profesionales consolidados no necesitan tener un perfil social muy intenso y porque la mayoría de los que lo tienen son traductores que él entendía que estaban en fase de promoción, lo que a él le hacía deducir en algunos casos una cierta inexperiencia. Me sorprendió mucho esta opinión. Otra dueña de una agencia que conozco dice que lo primero que investiga es el perfil de Internet y que, si se desprende de ese perfil que el traductor pasa más tiempo en redes que "trabajando", automáticamente lo descarta, porque considera que un traductor a tiempo completo no tiene tiempo para mantener una presencia demasiado expeditiva o activa. Y que también le produce dudas sobre profesionalidad, por temas de confidencialidad: el tipo de gente que cada proyecto que realiza "va y lo casca" en las redes. Seguramente el traductor está en su derecho de hablar de sus propios proyectos, si no hay compromiso de confidencialidad, pero eso puede también no gustar a algunos clientes actuales o "futuribles".
      Son solo dos ejemplos de opiniones inesperadas.
      Un perfil muy activo podría conseguir con eficacia llamar la atención de determinado tipo de cliente, bien un cliente muy especializado que busca a alguien con un perfil muy marcado y bien diferenciado en Internet (por ejemplo: un traductor experto especialmente en un solo campo, como automoción o científica o audiovisual o Software o videojuegos, etc.), bien un cliente muy alejado del mundo de la traducción que se encuentra con un traductor o traductora de perfil "omnipresente" que puede llamar su atención (un perfil bien posicionado, esté o no bien diferenciado).
      Es algo que uno debe sopesar, porque cada decisión nos posiciona en un punto o en otro. La publicidad se basa en el posicionamiento (crear un perfil y hacerlo visible) pero también en la diferenciación (la capacidad de ofrecer algo distintivo: si todos ofrecemos lo mismo exactamente, deja de ser efectivo).
      No hay una receta única. Ni todos los traductores tienen presencia en Internet ni la necesitan, ni la presencia en Internet es la panacea. Puede resultar muy útil, sin duda, pero se puede plantear de muchas maneras. (sigo...)

      ResponderEliminar
    12. Tener un perfil muy fuerte te lleva con suerte a conseguir determinado tipo de clientes pero también te excluye de poder tener otros (algo que además probablemente nunca se llega a saber de forma explícita. Se llega a saber que te llamaron al encontrar tu blog o seguir tu twitter, etc., pero es menos probable que te digan: "no te llamé porque me parece que escribes demasiado o porque no me resultó atractiva o profesional o fiable tu presencia en Internet"). Hay traductores que mantienen unos perfiles sociales privados con un uso limitado para lo profesional y con una Web que funciona solo para lo profesional, con una presencia más neutral, por llamarlo de algún modo. Un perfil más aséptico puede también resultar más atractivo para determinados clientes.
      Cada traductor debe analizar en qué fase se encuentra, si quiere consolidar su imagen profesional ya en marcha o comenzar a conseguir clientes, a qué clientes se dirige, qué necesidad tiene de interactuar con otros traductores y crear redes profesionales (algo para lo que las redes tienen una eficacia indudable), si lo que necesita es posicionamiento o diferenciación o las dos cosas, etc. También hay que pensar muy bien el tipo de información que se postea. Hay información que sirve para atraer la atención de colegas traductores y otra información que puede atraer a clientes potenciales, y esa información suele ser diferente: elegir un tipo de información u otro, o ambos tipos, nos posiciona ante un tipo de audiencia concreta.
      Saludos, ¡gracias por postear tu experiencia!
      Elisa

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¡Vaya pedazo de comentario, Elisa! Y no solo por la extensión, sino por lo interesante de lo que cuentas. Me ha parecido muy útil saber cómo se ven las cosas "desde el otro lado de la barrera". La presencia en las redes es importante, eso es indiscutible, pero tú has tocado un matiz muy lógico: ¿cómo de presente se ha de estar para que dicha presencia resulte efectiva? Como nunca llueve a gusto de todos, como bien dices todo depende de las decisiones que tomemos y, por ende, de la posición que (in)conscientemente elegimos. También creo que puede haber una evolución a raíz de la experiencia: uno puede empezar dando mucha caña y darse cuenta de que más vale relajarse para "no espantar", o bien al contrario, comenzar pasando desapercibido y luego decidir optar por una opción más cañera. ¿Crees que una persona que cambie de "estrategia" a lo largo del tiempo podría recuperar a aquellos clientes que en su momento desconfiaron de él? En todo caso, pienso que todo fluye y el tiempo pone las cosas en su sitio. Si nos preocupamos de dar una imagen u otra conscientemente, acabará siendo tan premeditado que no sea natural, y será esa falta de naturalidad la que ahuyente a clientes (y a lectores). Lo mejor, desde mi punto de vista, es estar a gusto con la decisión/posición que uno toma, pasando más de "qué atrae a quién".

        Un saludo y muchas gracias por tu comentario. Reflexiones como esta le dan vida al blog :)

        Eliminar
      2. Hola, Elisa y Merche.

        Acabo de encontrar esta entrada por casualidad, y es tremendamente interesante. De momento, ¡plas, plas, plas! para Elisa por tan descomunal y acertado comentario. Abundando en lo que afirman tus conocidas de agencias, ya te confirmo yo que en mi empresa hacemos lo mismo... Un blog y los artificios sociales internéticos pueden abrir muchas puertas pero también cerrarlas de golpe. Yo mismo circulo con asiduidad por los distintos perfiles de gente que se nos ofrece y que buscamos nosotros por nuestra cuenta. Por ejemplo, busco su ortografía, su manera de escribir y otras menudencias entre líneas que muchas veces me hacen descartar esa opción. En otras ocasiones, me echa para atrás la sensación de que la colaboración que podamos tener con ese potencial recurso va a ser difundida por todos lados y todo el mundo va a saber qué hace y qué traduce, o a quién se lo cuenta en un sarao y qué detalles ofrece, porque esos recursos entran en contacto con datos operativos muy confidenciales que no queremos que circulen por ahí. Como diría José Mota: "Ahora vas y lo tuiteas...".

        Creo que en esta segunda parte somos muy cuidadosos y tras más de 30 años de experiencia esta me dice que tanta ocupación mediática puede deberse a falta de trabajo. Cuando se empieza, está muy bien esta forma de presencia para ganar visibilidad, pero una visibilidad excesiva como traductor puede dar que pensar: si está todo ese tiempo ahí, es que puede tener mucho más tiempo libre del normal. También he visto casos en los que se airea en las redes lo liado que se está y ese mismo día se insertan tuits y entradas de FB cual metralleta, lo que hace indicar que quizás no se esté tan liado, o bien —lo que es peor— se simultanee todo con un proyecto que hace para nosotros, lo que puede traducirse en errores de concentración.

        Ya sabes, Elisa, porque lo hemos hablado en privado, qué pienso de todo este florecimiento de blogs y redes sociales en el mundo de la traducción: como bien dice Pablo Muñoz en una entrada recién puesta, esa visibilidad no ofrece garantías necesariamente. Yo lo he sufrido en mis carnes. No debe olvidarse tampoco que todos son competencia y que una cosa es la que cuentan y luego otra la que hacen... Hay casos de gente que trabaja para nosotros que, aunque está en el éter internético, guarda un discreto silencio entre sus colegas, y ya conozco casos muy próximos de gente que recibe puñaladas traperas en cuanto se va de un sarao, porque los mensajes y los comentarios dan muuuuuuuuuuuuuchas vueltas y no se sabe hasta dónde pueden llegar. De ahí mi recelo para algunas colaboraciones.

        Gracias, Elisa, por poner lo que muchos pensamos desde hace tiempo desde el lado del traductor. Si lo hubiera puesto yo directamente, sería otra cosa por el mero hecho de venir de una empresa, ya sabes...

        Gracias, Merche, por esta entrada que está dando tanto juego y que permite desvelar diversas posturas.

        Eliminar
      3. Ah, y me respondo a mí mismo: la mayoría de nuestros colaboradores externos (unos 60) son gente que no aparece por muchos sitios o lo justo. Sencillamente no tienen tiempo por el trabajo que tienen, y no necesariamente de nosotros... :-)

        Eliminar
      4. "Un blog y los artificios sociales internéticos pueden abrir muchas puertas pero también cerrarlas de golpe"

        Esta frase resume todos los aspectos que se están mencionando en esta entrada. Estoy muy de acuerdo en que una excesiva presencia puede dar qué pensar, sobre todo si, como mencionas, uno va vendiendo que está hasta arriba de trabajo y luego no deja de actualizar Facebook o Twitter.

        Estoy segura de que un vistazo por las redes sociales y blog puede ayudar mucho en un proceso de preselección, aunque no sé hasta qué punto uno puede hacerse una idea equivocada de una persona y descartar a quien quizá sí sería válido a la hora de la verdad.

        En cualquier caso, si yo tuviera que buscar a quién "tirarle los trastos profesionales" como empresa, sería inevitable que me dejara llevar por su presencia en las redes.

        En cuanto a las puñaladas traperas... qué decir. Ocurre en todos los sectores y en el nuestro no iba a ser menos, más aún si estamos hablando de que hay una pantalla detrás que los débiles creen que les protege. He estado muchos años (ya va a hacer 9) en foros y he visto transformarse a un usuario metecaña en internet en una mosquita muerta en el cara a cara. Incluso han llegado a decirme "como persona me caes bien pero como usuaria no te soporto", como si tuviera dos caras como ellos xD. En fin...

        ¡Gracias por pasarte y comentar! :)

        Eliminar
    13. Hola, Merche: pues eso es, creo que lo más importante es ser consecuente y "ser feliz" con lo que uno hace en la red. A cada persona le va una receta diferente. Hay gente que necesita estar constantemente conectada, por ejemplo, yo tengo un amigo fotógrafo y diseñador que retrasmite todo lo que hace y con foto además. Para su sector, la estrategia le ha funcionado, ya que ahora tiene una cartera de clientes importante. Ahora bien, si todos los fotógrafos y diseñadores del mundo hicieran lo mismo de la misma manera, probablemente se llegaría a un grado tal de saturación que sería dificilísimo destacar.
      Durante años he ayudado a futuros traductores a "pulir" su CV. En los talleres advertía mil veces que, aunque yo les enseñara un par de modelos y unas cuantas ideas, la clave está en que lo tuyo sea diferente de lo del resto. Pues mucha gente tiende, de todas formas, a tirar por la calle del medio (lo más fácil) y, básicamente, ahora hay cientos de traductores que tienen exactamente el mismo CV, en plan formulario. Algunos no han cambiado ni la fuente y diseño que puse en clase,... eso ya no es inteligente, porque cuando se pida un empleo, hay bastantes posibilidades de que tres o cuatro personas entreguen lo mismo...
      Sobre la idea del posicionamiento y la diferenciación (adaptación a unos clientes "objetivo"), me ha gustado mucho la presentación que hizo Begoña Martínez (@minibego) en ENETI 2013, en donde explica precisamente que en la estrategia de promoción no basta solo con cubrir los diferentes medios (CV, tarjeta, redes, etc.), sino realmente en pensar en tu audiencia de destino, como se hace cuando se traza un plan de negocio o, en general, en todo proceso publicitario bien diseñado. Sé que se puede perder espontaneidad, como bien señalas, pero si el fin es la promoción de tus servicios, es muy importante pensar en todo esto.
      Seguro que estuviste allí, pero por si acaso: https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=sites&srcid=ZGVmYXVsdGRvbWFpbnxlbmV0aTIwMTN1Z3J8Z3g6MTE5MDM4YTcxNGE0NGJmMw.
      Otra alternativa es mantener un doble perfil en las redes, uno puramente personal y otro puramente profesional. Uno más espontáneo y otro más "estudiado", por decirlo así. Algunas personas participarán en ambos, pero otras, no. Lo privado puedes mantenerlo más controlado, etc.
      No tengo ni idea de si se puede revertir la primera impresión que se causa en un cliente potencial. Cuando se aprende a diseñar Webs, te dicen siempre que hay que evitar una mala impresión inicial, con mensajes del tipo "en construcción". Probablemente, lo mejor es lanzar una imagen lo más sólida posible desde el principio. Pero, por otro lado, no veo por qué no se podría revertir una primera impresión. Sobre todo, porque con cada día que pasa un traductor gana experiencia y madurez, y su valor como profesional se va consolidando. Ya me estoy poniendo pesada de tanto escribir :)
      Saludos cordiales, Elisa

      ResponderEliminar