lunes, 1 de abril de 2013

¿Qué puede aportar un Kindle a un traductor?




Hace poco decidí hacerme con un libro electrónico, concretamente un Kindle Paperwhite, y la verdad es que estoy la mar de contenta. En su momento dudé entre varios modelos, incluyendo el Kindle sin luz, pero a día de hoy me alegro mucho de haber comprado el Paperwhite por las razones que explicaré a continuación. Aunque no le dedico tanto tiempo como me gustaría, sé que ha sido una muy buena inversión no solo como lectora sino también como traductora, y hoy vengo a contaros por qué. Siempre se dice que el traductor debe leer mucho para dominar cada vez mejor su lengua, así que, ¿qué mejor que poder leer en cualquier momento y lugar, independientemente de las condiciones de luz, el tamaño del libro o la dificultad del texto?


  • Adiós a leer un libro en posturas inverosímiles para que haya luz y no sombra en la página que estás leyendo.

  • Como traductor inquieto, ya no tendrás que apuntar las palabras que no conoces para buscarlas después: mientras lees, puedes buscar esa palabra desconocida solo con poner el dedo encima. Así tendrás acceso a su definición en el DRAE y acceder a Wikipedia si es necesario. Esto es especialmente útil cuando lees castellano antiguo (leyendo los "Artículos de costumbres" de Larra me fue muy cómodo, por ejemplo).

  • Por fin podrás dejar de temer el momento en el que se te caiga en la cara Los Pilares de la Tierra al quedarte dormido. ¡Y ya no te dolerán los brazos!

  • Pesa lo mismo un folleto que una enciclopedia: 213 gramos

  • Olvídate de las gafas, puedes poner la letra tan grande o pequeña como quieras (mucho más cómodo para leer en la cama sin que se te clave la patilla).

  • Nos pasamos todo el día delante del ordenador, así que qué mejor que leer tinta electrónica que no cansa la vista al terminar el día. Además, la luz (LED) es regulable. 

  • Podemos estar leyendo al sol sin problema de reflejos y por fin sostener a la vez un cóctel. ¿Qué traductor no se ha visto alguna vez en semejante dilema? 
  • Si aparece un fragmento en un idioma que no conoces, puedes hacer que el traductor automático te lo traduzca. Importante: úsese solamente cuando se esté dispuesto a aceptar la traducción. El libro no responde a zarandeos ni gritos.
  • Desde el propio Kindle puedes acceder a la tienda de Amazon, ver qué libros te interesan y bajarte un fragmento para luego comprarlo con solo un clic y a un precio generalmente mucho más bajo que la edición en papel. ¿A qué traductor impaciente no le ha apetecido renovar su biblioteca en el momento menos oportuno?

  • Y por último, pero no menos importante para muchos, ¡puedes seguir siendo hipster aunque ya no puedas olisquear las hojas de papel! 

En definitiva, recomendaría un libro electrónico a todas aquellas almas inquietas que quieren estar al día sin dejar de lado el placer de la lectura. Muchos seguirán prefiriendo el papel, pero considero que hay lugar para todo. Un Alcaraz u otro libro de referencia siempre será mejor tenerlo en papel, pero hay veces en las que merece la pena sacrificar el papel por la comodidad, sobre todo si eres de los que viajan o quieren acceder (legalmente) a un libro de la forma más rápida, cómoda y barata posible. Personalmente creo que los libros electrónicos no están aquí para reemplazar al papel (no lo conseguirían, pienso yo a día de hoy), sino como otra opción de lectura.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Tenéis uno? ¿Cuál es vuestra experiencia?

30 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo en casi todo, excepto en que el precio de los libros en formato electrónico sea "generalmente mucho más bajo que la edición en papel", yo creo que no lo es casi nunca.
    Desde mi punto de vista ése es el motivo que impide la explosión de la literatura digital.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Gracias por dejar tu opinión :)
      La verdad es que no he hecho un estudio sobre los precios y por eso es probable que esté equivocada, lo que sí es cierto es que antes de ayer estuve echando un ojo a los libros que me interesaban y costaban ¡hasta un 75 % menos! Pero habrá de todo, claro :)

      Eliminar
  2. Yo también tengo un Kindle y estoy encantada, pero sigue coexistiendo con el papel, me resisto a abandonarlo del todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay (tipos de) libros que no es pueden abandonar, eso es cierto... :)

      Eliminar
  3. La verdad es que el libro electrónico ha sido todo un invento. En especial con los Kindle, son una maravilla. De entre las cosas que mencionas, me quedo con lo de que ya no se nos vayan a romper los brazos por sujetar "tochazos", el poder buscar al momento cualquier palabra en el diccionario y, sobre todo, el que no se te canse la vista tanto como al leer en el ordenador. Se echa de menos el tacto del libro en papel, pero eh, la comodidad y el precio más asequible hace que nos lo pensemos mucho.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, brazos ¡y muñecas! a mí me daban hasta tirones... jajaja

      Eliminar
  4. Me da a mí que me voy a tener que comprar un Kindle, porque eso de la luz la verdad es que es genial... Me he sentido muy identificado con la imagen de las posturas. :D

    Eso sí, para libros como Presentation Zen, no hay Kindle que valga. ;)

    Pablo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la entrada. Yo soy de las que se resisten a prescindir del papel. Adoro las librerías y darle vueltas a cualquier libro antes de adentrarme en su lectura. Sé que acabaré cediendo por lo práctico que debe de ser el Kindle, pero, de momento, ahí sigo...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí mi paseo por la Fnac no me lo quita nadie, jajaja. Aunque reconozco que casi nunca acabo sacando la cartera...

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Yo tengo el Kindle Fire HD y no podría estar más contenta. Además de ser e-book, es una tablet (muy similar al mini ipad). Creo que es muy útil, como has dicho tú, para aprender idiomas ya que puedes mirar las definiciones de las palabras a medida que vas leyendo. Además, lo puedo llevar a clase en lugar de mi portátil (que pesa muchísimo) ya que me he descargado una aplicación de Word que me permite leer y editar mis traducciones para clase. También estoy encantada con los libros clásicos gratuitos en Amazon, aunque hay tantos que no sé por cual empezar! Bueno, espero que te haya servido de ayuda. :) P.D. Mola la foto de la biblioteca en la playa. ;)
    Rocío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, eso es una maravilla, poder no cargar con el portatil! Por algo los están haciendo cada vez más finos... xD

      Eliminar
  7. Yo tengo el Kindle Touch y también estoy muy contenta. Me encanta poder subrayar fragmentos, marcar una página, pero sobre todo el diccionario. ¡Y entrar en Amazon y tener el libro en solo unos segundos! Para los que vivimos en un pueblo y no podemos bajar al centro en 5 minutos a por la novela que se nos ha antojado es una maravilla.

    Eso sí, los precios siguen siendo vergonzosos. He llegado a ver ebooks por unos céntimos más que el libro físico. Es increíble lo que se están esforzando en promover la piratería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encanta la opción de subrayar y de usar el diccionario :)
      Lo de los precios... no eres la primera que lo dice, me tendré que fijar bien :-O

      Eliminar
  8. Yo aún no tengo ni lector de libros electrónicos ni tableta. ¿Por qué no elegiste una tableta, Merche?

    Por más que aún me rehúso a abandonar la hermosa sensación de hojear un libro de papel (bueno, aunque me imagino que también se podrá hojear un libro electrónico, ¿no? :) ), cada vez siento más la necesidad de tener uno. Es más, ahora estoy haciendo dos cursos en línea en Coursera: uno sobre introducción a la sustentabilidad y otro sobre energías renovables, y todo el material con el que trabajamos está en formato electrónico. Y, la verdad, me encantaría poder llevarlo conmigo a todas partes para aprovechar ese tiempo que desperdiciamos obligadamente cada vez que vamos a hacer un trámite.

    ¡Saludos!

    Fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puesss no elegí tableta porque realmente lo que quería era algo exclusivamente para leer, que no pudiera distraerme con otras opciones. Además, la idea era no gastarse mucho dinero tampoco, jeje.
      El libro electrónico tiene el tacto muy parecido al papel, así que lo puedes "hojear" sin riesgo a cortarte con el filo... ¡otra ventaja! xD

      Eliminar
    2. ¡Gracias por la respuesta, Merche! Creo que ya me convenciste. :)

      Definitivamente, el precio es uno de los factores a la hora de decidir entre la compra de una tableta o un lector de libros electrónicos.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Es cierto que la llegada de los libros digitales nos causa algún que otro dolor de cabeza... Pero la verdad es que en cuanto lo pruebas es muy difícil prescindir de lo prácticos que son.
    Yo tengo también el que es tableta porque quería un aparato versátil con el que poder hacer alguna cosa más que sólo leer. Por mi trabajo tengo que leer muchos PDFs que antes o bien imprimía (papel que se tiraba...) o bien leía en el miniportátil; ahora leo donde quiero y en la postura que quiero, y además me sirve en su función de tableta para reuniones de trabajo y cosas así...
    Me hice con un Kindle porque también yo quería tener fácil acceso a libros legales, si nosotros no compramos libros no sé ya quién lo hará... Y la cosa es que ahora mismo el acceso más fácil y el "catálogo" más amplio lo tiene Amazon. Y aquí vienen los quebraderos de cabeza. Porque como consumidora concienciada, una querría que su dinero revirtiera en sus proximidades, y pienso en los estupendos libreros que hay en mi ciudad. Ya sé que los cambios vienen y que hay que adaptarse, pero aún así siento cierto reparo en engordar únicamente la vaca que Jeff Bezos tiene en su garaje.
    La solución que he encontrado por ahora es que los clásicos, los libros que quiero tener en mi biblioteca personal, los sigo comprando en papel. Los que son para entretenimiento los compro digitales pero si alguno me cambia la vida y pienso que querré tenerlo para siempre lo compro también en papel.
    Y en fin, espero que entre tanto las librerías se reacomoden y encuentren su lugar porque es verdad que una vez probado el libro digital no hay vuelta atrás...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasarte por aquí! :-)
      No lo había pensado desde ese punto de vista... como dices, hay libros que me gusta tener en papel, y estoy segura de que eso no cambiará aunque ahora esté con Kindle. Si me gusta mucho un libro, acabaré comprándomelo para tenerlo "físicamente", pero prefiero eso a comprarme un montón de libros y que al final la mitad igual ni merezcan la pena y ocupen espacio...
      :)

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho la entrada, y me he sentido muy identificada :). Yo tengo un kindle y un ipad, y la verdad es que los dos resultan muy útiles. A pesar de tener el kindle, sigo comprando en papel los libros que me gustan mucho, pero al encontrarme ahora mismo en una etapa de mi vida en la que cambio de vivienda cada año, pues el kindle me soluciona mucho la vida, y qué decir de los aviones (maleta de cabina + libros tochos = tetris imposible). El ipad también es muy útil para traducir y para las clases. Ahora mismo estoy cursando el Master de Traducción Multimedia de la Universidad de Vigo, y viene de escándalo para leer los pdfs de las asignaturas y para poder tener los textos orígen en la pantalla del ipad, y traducir en el ordenador sin tener que estar cambiando de ventana o ajustando tamaños para poder visualizar los dos textos a la vez.
    Un saludo y felicidades por el blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!
      Curiosamente, el ipad (concretamente el mini-ipad) me tienta cada vez que lo veo (que te lo diga Pablo xD), pero luego pienso en qué utilidad le sacaría y, así como para el Kindle lo vi claro, para la tablet no lo veo tanto. Es decir, me imagino en el sofá sin el peso del ordenador, pero a la vez creo que no es uso suficiente como para pillarse uno. Para clase, yo prefiero mil veces el teclado, los atajos, etc. Recuerdo haber visto una comparativa de velocidad de mecanografía y el ipad no le llega ni a la suela de los zapatos a un teclado corriente (como es normal, claro).

      Aun así, me da mucha envidia en congresos y saraos varios en los que se necesita mucha batería y que pese poco xD
      ¡Saludos! :-D

      Eliminar
    2. La utilidad en clase yo se la veo como pantalla extra, y también para leer todos esos artículos larguísimos o manuales. Recuerdo que durante la carrera tuve que imprimir unos cuantos. Ahora para el master ya no, me los descargo en el ipad y ya está :). Para traducir también viene bien: puedes tener el texto original en la pantalla del ipad, y poder dedicar toda la pantalla del ordenador al procesador de textos por ejemplo.

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hola,
    Yo estaba totalmente en contra del ebook hasta que mi pareja me regaló uno para usarlo como traductora. Me negaba en rotundo, pero al final tuve que reconocer que es una herramienta magnífica para el traductor literario. Ahora casi prefiero que el original me lo pase la editorial en pdf :)
    Para ocio es útil cuando estás leyendo mamotretos de mil páginas y quieres leerlos en el metro, por ejemplo. De todas formas, para el resto de casos prefiero el papel y su romanticismo.
    Saludos,
    Noemí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del metro es exactamente lo que yo creo: es idealísimo para esos momentos, pero para otros mejor papel, sigo estando de acuerdo, jeje.

      Eliminar
  12. Hola, Merche:
    Un par de sugerencias para enviar páginas web, texto copiado o incluso suscripciones RSS al Kindle: http://www.klip.me/sendtokindle y http://www.tomykindle.com/
    Saludos,
    José M.ª Izquierdo
    http://www.en2es.com

    ResponderEliminar
  13. Hola, Merche.
    ¡Magnífica entrada! Enhorabuena.
    ¿De verdad merece la pena la inversión? Siempre he sido muy reacia al libro electrónico; pero cada vez más me hablan maravillas del Kindle. Y, acepto que para viajar es la mejor opción posible.
    Lola Campaña Portero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! :-D
      Pues la verdad es que sí. Yo me lo compré a pachas con mi madre, porque lo usaremos las dos, pero aun así, la idea inicial era comprármelo pagándolo todo yo, porque pensé que sí merecía la pena (y así es) :-D

      Eliminar
  14. Me agencié un eReader hace poco y qué maravilla. Pero QUÉ MARAVILLA. Comodísimo, práctico... vaya, lo que has dicho tú en el artículo, con el que coincido punto por punto.

    ResponderEliminar
  15. ¡Genial entrada! Como ya he leído en algunos comentarios, es muy difícil dejar a un lado el formato en papel, pero bueno, soy de los que piensan que ambos formatos se complementan y que para nada son excluyentes. Un saludo :)

    ResponderEliminar