lunes, 6 de mayo de 2013

Los inicios en la profesión de algunos traductores



¡Hola una vez más! Hace relativamente poco me propuse recopilar las tarjetas de visita de traductores para hacernos una idea de cómo era cada una, ¿os acordáis? Pues esta vez  he decidido reunir a unos cuantos traductores profesionales y preguntarles el dónde-cómo-cuándo (no en ese orden precisamente) de sus inicios en la profesión. Como veréis, cada uno tiene un perfil muy diferente y proceden de universidades distintas. Lo que sí tienen en común es que se dedican a la traducción y su experiencia puede valernos a muchos para tener algún punto de referencia (más) sobre los inicios en el mundillo traductoril. Ah, y también podría incluirse en esta lista los comienzos de Elizabeth Sánchez León, que publicó hace unos días en su blog cómo empezó ella. ¡Por cierto! Algunos tienen másteres, pero he querido centrarme en el año de finalización de la carrera sin entrar en más detalles. Sin más dilación, ¡allá vamos! (Tenéis enlace a su perfil profesional en su nombre, aunque no aparezca subrayado por alguna razón).

Especialidad: traducción técnica (software y hardware), localización (aplicaciones y páginas web), marketing y transcreación.
Licenciada en 2009 por la UM 

Dónde: En plantilla para una pequeña empresa de traducción. Las condiciones eran un contrato de prácticas remunerado a tiempo completo con opción de renovación del contrato.  

Cuándo: Acabé la carrera en el 2009 y empecé a trabajar en la empresa en el 2011 (cuando empecé estaba con el proyecto de posgrado en el que estaba matriculada en ese momento).

Cómo: Me llegó la oferta a través de Infojobs en Navidades de 2010. Envié mi CV y una carta de presentación a través del portal (que, por cierto, tenía ligado a mi cuenta de hotmail, algo que más tarde caí en la cuenta de que estaba mal, mal, mal) y esperé a obtener una respuesta. Como pasaban los días y no sabía nada, me animé a llamar por teléfono y preguntar (fue una de las cosas que nos recomendaron que hiciéramos en la carrera). A los pocos días me enviaron un correo diciendo que estaba entre los seleccionados y que tenía que pasar una prueba de traducción corta (unas 300 palabras). La hice, la envié, me llamaron para la entrevista y... ¡aquí sigo! Tengo que decir que ha sido mi mejor regalo de Navidades hasta la fecha.

Especialidad: traducción jurídica y biosanitaria
Licenciada en 2012 por la UMU

Dónde: Mi primera oportunidad fue la de intérprete de enlace y traductora entre la UMU y el CNRST de Marruecos.

Cuándo: Durante mi tercer año de carrera.

Cómo: Me llegó la oferta al correo de la universidad, en el que especificaban que necesitaban a un intérprete ES <> FR y no me lo pensé dos veces. Por lo visto, enviaron la oferta a todos los de mi clase que tuvieran francés y árabe como lenguas de trabajo, y creo que me cogieron porque fui la más rápida en contestar. A raíz de entonces, he ido colaborando en proyectos internacionales hasta ahora, lo cual me ha abierto muchas puertas, la verdad. Desde el año pasado, colaboro como traductora para el Centro Nacional de Inteligencia (y sí, a veces me siento como si fuera James Bond).

Especialidad: literaria y audiovisual
Licenciada en 2005 por la UPF

Cuándo: Empecé en este mundillo de dos formas distintas. Cuando terminé la carrera —mientras trabajaba de profesora de inglés en una academia— cursé un postgrado de Traducción literaria que dirigía Olivia de Miguel. 

Dónde: Casi al final del postgrado Olivia de Miguel me puso en contacto con una conocida en la Editorial Planeta, para la que traduje algunos manuales de economía. Esa recomendación fue toda una experiencia.

Cómo: Llevaba enviando currículums desde hacía un tiempo a agencias y a editoriales, sobre todo por Internet. Más o menos por las mismas fechas, empecé a trabajar para otra editorial y para un par de agencias. La verdad es que no tuve que esperar casi nada para trabajar de traductora. Al poco me hice autónoma y el resto es historia.

Traductor EN > ES
Licenciado en 2007 por la UGR

Dónde: Durante mi último año de la carrera tuve la suerte de empezar a trabajar para el Servicio de Traducción Universitario (STU) de la Universidad de Granada, donde aprendí que eso de ser traductor conlleva muchas más cosas, como saber relacionarte con los clientes (al principio rezaba para que no sonara el teléfono), hacer facturas, etc. Muy poquito después empecé a trabajar como becario de informática de la facultad durante seis meses: básicamente me encargaba de actualizar y maquetar la guía del alumnado y mantener el sitio web correspondiente. Ambos trabajos me dieron mucha experiencia a la vez que estudiaba, pero no fue hasta que terminé la carrera en junio que me llamaron desde AbroadLink, una agencia de traducción de Granada, para empezar a trabajar “de verdad”. Obviamente no lo dudé dos veces. Justo un año más tarde di el salto a Nintendo y, pasados dos años (otra vez justos), volví a España para finalmente establecerme en Madrid como autónomo (no sin antes hacer una necesaria pausa de tres meses en mi querida Almería para dedicarme a otras cosas).

Cuándo: Casualmente se quedó una plaza vacía en el STU por enero de 2007 y, si no me falla la memoria, Begoña Martínez de Matiz me recomendó (¡gracias de nuevo!) porque un mes antes hice una entrevista con ella (mi primera entrevista de trabajo —sí, llevé zapatos e intenté ir lo mejor vestido posible—) y parece que le causé buena impresión (aparte de mi CV, llevé encargos de clase que creo que habían quedado bastante bien). Casi a la par empecé a trabajar de becario de la facultad (hacia finales de febrero de 2007), donde de nuevo creo que destaqué por llevar una especie de portfolio con trabajos destacados de clase para demostrar que dominaba HTML y otras cosas relativas al puesto (como curiosidad, eché la solicitud el último minuto del último de día de plazo porque de primeras no me llamaba la atención; también creo que luego fui el primer entrevistado de una larga lista). Para la primera experiencia laboral real ya en AbroadLink, tuve la suerte de que algunos compañeros de clase y profesores me recomendaron sin yo saber que existía tal agencia y me citaron a una entrevista.

Cómo: Esto ya lo acabo de explicar en el “cuándo” porque al menos en mi caso creo que quedaba mejor así, por lo que, para resumir, simplemente diré que el boca-oreja FUNCIONA. Ahora le llaman networking. Y aunque es importante hacerlo a través de Internet, nada como interactuar cara a cara si es posible.


Especialidad: nuevas tecnologías, medios audiovisuales, literatura fantástica y ciencia ficción. 
Licenciada en 2011 por la UAB

Dónde: Empecé directamente de autónoma (así, sin anestesia), como localizadora y editora de contenidos para Tumblr. Durante la carrera no me planteé hacer prácticas, así que fue mi primer trabajo. Aunque creo que he aprendido mucho más rápido que si hubiera estado de becaria en cualquier sitio, seguramente te puedes permitir menos errores de esta forma, te obliga a ser el doble de disciplinado. Es cuestión de ser consciente de eso y de tus capacidades y limitaciones. Por lo demás, toda una experiencia positiva, esa presión te fuerza a tener mucha más iniciativa propia.


Cuándo: Me ofrecieron hacer una entrevista con ellos unas dos semanas antes de acabar los exámenes finales del último año de licenciatura y empecé a trabajar pocos días después. Corría junio del 2011. Vamos, anteayer, como quien dice.

Cómo: Se pusieron en contacto conmigo por correo electrónico, aunque el mensaje se fue triste a la carpeta de spam sus buenas dos semanitas hasta que lo descubrí de la forma más aleatoria del mundo. Me comentaban que me habían encontrado a través de Twitter y que estaban interesados en mi perfil. Hice una entrevista por Skype y poco después me dieron la buena noticia.


Especialidad: traducción jurídico-económica
Licenciada en 2008 por la UGR

Dónde: Cuando terminé la carrera, me fui de auxiliar de conversación a Villers-Cotterêts (Francia). Cuando se acercaba el fin de mi contrato, me puse a enviar CV como loca por toda Francia pero, principalmente, París, porque quería quedarme en el país para mejorar mi nivel de francés (fue mi lengua C en la facultad). A las pocas semanas se pusieron en contacto conmigo y me ofrecieron un trabajo como recepcionista en un hotel del centro de París. Al tiempo, regresé a España y encontré trabajo en una empresa fabricante de lentes de contacto en Granada. Actualmente vivo en Aguadulce (Almería) y trabajo en una academia de inglés, además de haber iniciado el proyecto CACTUS

Cuándo: Terminé en junio de 2008 pero en septiembre ya me fui con la beca de auxiliar de conversación y después de eso, afortunadamente, no he tenido muchos problemas para encontrar trabajo, sinceramente, aunque también es cierto que me he movido mucho. 

Cómo: Los contactos siempre han sido a través de CV que he enviado directamente a la empresa o bien, a través de web tipo Infojobs, etc. 

Especialidad: SEO y transcreación
Licenciado en 1996 (y doctorado en 2000) por la USAL

Dónde: Curiosamente fue de interpretación. En tercero de carrera hubo una reunión de ALTE (Association of Language Testers in Europe) en Salamanca y el profesor José Bustos nos ofreció hacer la interpretación como práctica. Ninguno sabíamos ni cómo funcionaba una cabina ni cómo se hacía. Fue una experiencia muy curiosa, en el edificio antiguo de la Universidad; de esas cosas que nunca se olvidan. Poco después gané el primer dinero “con el sudor de mis labios” en unas conferencias sobre geografía y poco a poco las cosas fueron despegando.

Cuándo: La verdad es que fue todo natural. Empecé a traducir informes de empresa antes de acabar la carrera. Justo cuando acabé y mientras preparaba mi tesis doctoral, me empezaron a llamar de diferentes facultades de Salamanca para interpretar en los congresos, jornadas y cursos de doctorado. Así fui combinando la escritura de la tesis con la práctica profesional. Después de presentar la tesis me ofrecieron un trabajo en Dublín y eso significó que durante unos cinco años perdí el contacto con el mundo de la interpretación. Sin embargo, como decía mi profesora Ann Goslin, interpretar es como andar en bicicleta: nunca se olvida. Así que últimamente lo he retomado y, la verdad, es un gustazo.

Cómo: Como Salamanca es muy pequeña y la facultad era nueva, muchas facultades llamaban al departamento para pedir ayuda. Marian, la maravillosa secretaria del departamento, nos llamaba para ver si estábamos interesados. Poco a poco y con el boca a boca no era raro que me llamaran dos o tres veces al mes para interpretar en Salamanca.
  
Traductora EN, FR > ES 
Especialidad: Audiovisual y localización
Licenciada en 2011 por la UAX.

Dónde: Tuve la suerte de que uno de mis profesores era Juanjo Arevalillo, director de Hermes Traducciones

Cómo: A mí me interesaba trabajar en la empresa, por lo que hablé con él y le pregunté sobre la posibilidad de trabajar allí. Gracias a las clases, él ya conocía un poco mi forma de trabajar, por lo que también se mostró interesado en la propuesta. Hice la prueba de traducción que me envió, la pasé y comencé un período de prácticas de unos cuatro meses. 

Cuándo: Empecé a buscar trabajo/prácticas antes de acabar la carrera, y comencé en Hermes un poquito antes de acabar la carrera (cuando acabé todos los exámenes). Tras ese período de prácticas, me ofrecieron seguir trabajando allí como traductora en plantilla. 

Especialidad: Audiovisual, localización y diseño
Licenciado en 2012 por la UGR

Dónde: Mi primera experiencia profesional fue en la organización "Acción Contra el Hambre", una ONG internacional que lleva varias décadas combatiendo la desnutrición infantil con sede en Madrid.

Cuándo: Accedí a este puesto poco antes de terminar la carrera, por lo que durante un tiempo tuve que compaginar los estudios con el trabajo. 

Cómo: Me enteré de la oferta por Internet. Publicaron una oferta en la web oficial de la ONG y en cuanto me enteré les envié mi CV. Pronto me contactaron y me pidieron que hiciera una prueba de traducción, tras lo cual se pusieron en contacto conmigo para hacerme una entrevista de trabajo en Madrid. Finalmente, me dieron el puesto. Mi labor consistió en subtitular vídeos y traducir documentos formativos para e-learning, fundamentalmente. En total, trabajé para ellos durante 6 meses, aunque actualmente sigo realizando encargos para ellos de forma esporádica. 

Paralelamente a esta experiencia, comencé mi labor como traductor independiente. Un día cualquiera me contactó una estudio de doblaje de Madrid y me ofrecieron que trabajara para ellos traduciendo documentales y series para TV. El contacto se produjo a través de LinkedIn, curiosamente, y en ningún momento me pidieron mi CV. Recientemente, también por redes sociales, me contactaron varios centros de formación para traductores para que empezara a colaborar con ellos confeccionando cursos de e-learning para profesionales del sector de la traducción. 

Especialidad: jurídico económica (traductora jurada inglés)
Licenciada en 2007 por la UGR

Dónde: Mi primera experiencia como traductora fue en una pequeña agencia de traducción en Madrid capital. Estaba allí porque quería estudiar las oposiciones a diplomática pero pronto descubrí que no era lo mío y me puse a buscar trabajo. Primero trabajé unos meses en un puesto relacionado con el turismo y después me llamaron para la agencia. 

Cómo y cuándo: No recuerdo si leí la oferta a través de Monster, Infojobs, o simplemente envié el CV porque lo envié a muchas agencias. Unos 10 meses después de terminar la carrera hice la entrevista y cogieron a otra chica, que abandonó al mes, así que me llamaron. En la agencia traducía pero también llevaba a cabo tareas de gestión y administración. Fue una muy buena experiencia porque aprendí cómo se trabaja y organiza una agencia (a pesar de que el sueldo no era gran cosa). Sin embargo, a los pocos meses lo dejé porque me concedieron la beca Comenius para enseñar español en Francia y yo quería viajar por encima de cualquier otra cosa :) La jefa, que era inglesa, no se lo tomó muy bien, pero yo me arrepiento de nada. Actualmente trabajo en Cactus Traducciones


Especialidad: software, videojuegos y apps
Licenciada en 2010 por la UAM

Cuándo: En la Universidad Autónoma teníamos 12 créditos de prácticas profesionales el último año de carrera. Como yo estudié un año en Canadá y allí hice menos asignaturas, el último año en la Autónoma terminé todas las asignaturas en junio y me dejé las prácticas para el verano. 

Cómo: Empecé a mandar candidaturas a algunas agencias que tenían convenio con la universidad y a otras que no. Me interesaba la localización así que me centré en ese sector (me preocupaba mucho en su momento el tema de especializarse pero, en mi caso, ha sido el mercado el que me ha ido especializando). 

Dónde: Hice la prueba para una empresa que, entre otras cosas, se dedicaba (y dedica) a la localización de software. Después de aprobar la prueba, tuve una entrevista personal y me hicieron un contrato de prácticas de 6 meses. Trabajaba la jornada completa y cobraba 500 euros. Aprendí mucho. Pasados esos 6 meses, esa misma empresa me planteó la posibilidad de darme de alta como autónoma y seguir colaborando para ellos, bien desde mi casa (la opción que escogí) o bien continuando en la oficina. Terminé las prácticas el 6 de enero de 2010 y el 1 de febrero ya me había dado de alta. Hasta este año, he compaginado la traducción con las clases de inglés (en colegios, en academias, particulares y en empresas) y con el trabajo de tester en EA en verano y algún mes suelto.

Traductora EN, FR, PT > ES 
Especialidad: Traducción jurídica y económica (traductora-intérprete jurada de inglés)
Licenciada en 2012 por la UAM

Cómo: Antes de terminar la carrera, ya tenía claro que mi objetivo era  dedicarme a la traducción de manera autónoma, así que durante el último año de carrera estuve colaborando con una de mis primas, que es traductora y revisora profesional por cuenta propia. Cuando le llegaba algún encargo que ella pensaba que yo podía hacer bien, me llamaba y, si yo no estaba muy ocupada, iba a su casa a trabajar con ella. Pasamos muchas mañanas y fines de semana juntas trabajando codo con codo en su despacho. Fue una gozada y, sin duda, me sirvió para madurar como traductora. 

Dónde: A finales de mayo le llegó un proyecto de una empresa vinícola y me propuso encargarme yo sola de él, ya que ella estaba hasta arriba de trabajo y no podía. Yo ya había traducido con ella algún texto para esta empresa, pero jamás imaginé que me fuera a recomendar directamente a su cliente. A este le pareció bien que yo me ocupara del proyecto y así fue como sin esperarlo llegó mi primer encargo. Se trataba de un proyecto que iba a tenerme ocupada varios meses, así que mi prima me animó a que me diera de alta como trabajadora autónoma. 

Cuándo: Terminé el último examen de la carrera el 31 de mayo y pocos días después ya estaba manos a la obra. Desbordaba ilusión y estaba deseando empezar, pero al mismo tiempo todo me infundía muchísimo respeto. Ella me animó a lanzarme a la piscina y, por suerte, en la piscina había y sigue habiendo vino, digo, agua. A partir de entonces fueron llegando más encargos de esta empresa, de otras empresas, de agencias de traducción y de particulares. Se puede vivir de la traducción y ser increíblemente feliz.




¡GRACIAS A TODOS POR LA COLABORACIÓN!

44 comentarios:

  1. Una entrada genial que derrocha energía.

    No hay dos historias iguales, del mismo modo que no hay dos personas iguales.

    De verdad, enhorabuena, Merche, el nivel del blog no deja de subir.

    Un abrazo,

    Mamen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Carmen :)
      Gracias por la parte que me toca. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Anda, qué alegría verme rodeado de tantas mujeres! Menos mal que Javi Mallo me hace compañía por si nadie quiere bailar conmigo... :)

    La verdad es que genial poder leer de un vistazo cómo fueron los comienzos de algunos traductores. Enhorabuena por la entrada. :)

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una vez más se cumplen las estadísticas de hombres y mujeres, jaja.

      Eliminar
    2. Siempre estamos rodeados de mujeres... :)

      Si ves a X rodeado de 25 mujeres mientras toma unas cañas, X es traductor... decía la entrada de mi blog sobre eso. :D

      Eliminar
  3. Muy inspirador, Merche. Lo que más me ha gustado es que la mayoría de ellos terminaron la carrera hace relativamente poco y ya están posicionados y con trabajo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que quería transmitir :) Podía haber escogido a aquellos que acaban la carrera y encuentran trabajo de otra cosa, pero eso sería otra entrada diferente.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada! Muchos profesionales a los que admirar y tratar de seguir sus pasos :)

    Entradas así ayudan a pelear por encontrar tu sitio en el mundo de la traducción, ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué ilusión me hace encontrarme entre tanto profesional! :D Enhorabuena por la entrada. :)

    ResponderEliminar
  7. David José Belmonte6 de mayo de 2013, 16:52

    Hay muchísimos universitarios en paro, de nada serviria decir "estudia esto que tiene salida". Tal y como están las cosas son muchos los que acaban la carrera y van al paro directamente. Esta gente, independientemente de sus CVs, han tenido mucha suerte. Y todo se resume en una palabra: contactos. Quien no los tenga, al INEM (y también hice TEI, licenciado en el 2012, o sea, hace nada y estoy desempleado).

    Aún así, enhorabuena por trabajar de lo suyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que pienses así, David, pero asociar encontrar trabajo a tener contactos me parece una exageración y una injusticia.

      Saludos

      Eliminar
    2. David José Belmonte8 de mayo de 2013, 3:30

      Pienso así porque es lo que veo a mi alrededor y tristemente, con la situación que vive España, el país está así. Cuando te toque salir al mercado laboral y pelearte con 6 millones de personas más, me dirás.

      Soy realista más que pesimista.

      Gracias por responder.

      Eliminar
    3. Bueno, pues nada, tú con tu pensamiento y yo con el mío ;)

      Eliminar
  8. Sobre el comentario de David José.

    Los contactos son imprescindibles y son parte de nuestro trabajo porque el 80 % del trabajo lo recibiremos a través de nuestras redes sociales (en este caso no hablo de Twitter y demás). De poco sirve un CV impresionante si nadie lo puede apoyar. Por esta razón, las empresas piden referencias como parte de sus procesos de contratación.

    Como curiosidad: mi empujón profesional fue que me contrataran para trabajar en un MLV (Multi-Language Vendor) en Dublín. Además de la comprobación de referencias, te puedo asegurar que ahí no hubo contacto que valiera.

    Merche, muchas gracias por la entrada y por pensar en incluirme con toda la "juventú". :-)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He buscado su nombre en Google, incluso poniendo al lado "traductor" y no me aparece nada de nada.
      No se puede acusar de enchufismo a los que les va bien, David. Si buscándote en Internet no aparece nada no te estás dando a conocer lo suficiente y te faltan esos "contactos" (que no son más que referencias) de los que hablas...

      De nada, Javi =)

      Eliminar
    2. Sin duda. Un contacto ayuda... ¿y qué pasa o qué tiene de malo? Si en una profesión en la que no es habitual trabajar en una empresa, no puedes crear contactos, pues sí, lo tienes más difícil. Hay que indagar, hablar con la gente, hablar con tus compañeros, etc. etc.
      Y, por supuesto, ser bueno.

      Como dice Javier Mallo, si tienes un CV grandísimo, pero no tienes las "recomendaciones" que tanto se piden, por ejemplo, tendrás pocas posibilidades.

      Un saludo (sigo leyendo y a ver qué me voy encontrando :D),
      Devadip -> @TraductorJur

      Eliminar
  9. De acuerdo con David José. La suerte es importante, y los contactos también. No lo veo una exageración, ya que además no implica que conseguir un trabajo a través de un contacto sea algo negativo. Pero sí es injusto que sin contactos muchas veces las posibilidades se reduzcan.


    Por cierto, en "el último minuto del último de día de plazo" sobra un "de".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la puntualización, María ;)

      Decir que la suerte, el azar y los contactos desempeñan un papel importante no es mentira, pero creo que el tono con el que se ha dicho el comentario deja entrever cierta generalización injusta y sin fundamento. Reléete la parte de "si no tienes contactos, vas al INEM". Creo que es bastante obvio que está equivocado.

      Eliminar
    2. David José Belmonte8 de mayo de 2013, 3:37

      Por ahí iba mi comentario. Si he sido brusco, lo siento, pero es que ¿no es verdad?

      María, has sabido dar en la diana con mi idea. Quizá no he sabido expresarme, pero sí, es injusto que sin contactos tus posibilidades se vayan a dique.

      Eliminar
    3. En mi opinión, lo que es injusto es que digas que sin contactos tus posibilidades se van a pique.

      Eliminar
  10. Hola, Merche:

    Antes de nada, gracias por contar con mi historia. Me alegra ver que hay gente con tantas ganas de ponerse el mundo por montera.

    En cuanto a los contactos de los que se ha hablado en los comentarios, matizaría bastante. Para mí son positivos si alguien se fija en ti porque le gusta lo que haces o porque se ha corrido la voz al realizar un trabajo bueno para otra persona. Quizá se piense más en un enchufe, que sería obtener un trabajo porque eres el sobrin@ del jefe o cliente, por ejemplo. Y en este segundo caso, ya se te puede dar bien porque nadie va a seguir contando contigo si lo que le haces es un churro.

    También discrepo muchísimo con el comentario de David José sobre la suerte. La suerte me la he trabajado como la que más, formándome todo cuanto he podido (y sigo haciéndolo), buscando clientes nuevos y enviando CV sin parar. Si eso es puramente suerte, debo de ser muy afortunada :)

    Un abrazo,

    Scheherezade



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Scheherezade :)
      En una charla de antiguos alumnos de hace poco todos coincidieron en que el azar es fundamental y no sabes adónde te llevará. Contactos, los que tú hagas. Desde luego que cruzado de brazos en casa no tienes contactos, pero tampoco creo que eso sea positivo. Somos animales sociales...

      Saludos

      Eliminar
  11. Los que hablan de los contactos: si tanta oferta hay, me parece lo más normal del mundo que las cosas se muevan también por referencias. Cuando tengas que pagar un sueldo, a ver si vas a pagar 1000 al primero que pase. Los contactos puede que sean importantes para llegar a esas ofertas, pero no te van a contratar solo por tu cara bonita. Hay una gran diferencia entre hacer contactos y enchufismo si la cosa iba por ahí. Precisamente hoy en día es cuando, excepciones aparte, los que encuentran un empleo es por mérito propio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es eso. Una cosa es recurrir a alguien que sabes que trabaja bien (contactos) y otra meter a Pepito por el hecho de ser Pepito, traduzca como traduzca (enchufe).

      Eliminar
  12. Muy interesante la entrada, Merche. Además, es un subidón de ánimo para los que estamos a punto de graduarnos.

    Respecto a lo de los contactos, estoy de acuerdo con Pablo: es lo normal que haya referencias y que estas influyan, pero no es lo mismo que enchufismo. Debería ser de cajón, vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javi :)

      Pues eso, de cajón de pino como decía un profe mío :)

      Eliminar
  13. No estoy para nada de acuerdo con lo que menciona David José. Todos coincidiremos en la importancia de los contactos. Pero, como todo en la vida, DEPENDE:

    Para conseguir esos contactos también hay que moverse y estar activo. Quedándote tirado en el sofá no vas a conseguir conocer a gente, por muchos amigos y seguidores que tengas en Twitter o Facebook. Hay que salir ahí fuera y demostrar lo que vales. Enseñarle a todo el mundo que lo que pone en tu CV es verdad y que mereces que te contraten con ello. Es muy fácil enviar papeles que no significan nada y sentarte a esperar a que suene el teléfono. Lo siento mucho, pero los tiempos están cambiando. Es el momento de estar activos y buscar oportunidades por tierra mar y aire. Y los contactos, son solo una parte del pastel. Unas veces serán más importantes, y otras no tanto. Depende de cada caso y de las circunstancias.

    Por supuesto, eso no quita que haya gente con mala suerte, o que la situación del país haga que las cosas sean más difíciles, pero de eso no tienen la culpa los que consiguen alcanzar sus metas, ni sus contactos tampoco.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fé de erratas:

      *tierra, mar y aire
      *que te contraten por ello

      Eliminar
    2. Eso es, para conseguir esos contactos, que tal como se dice parece que crecen en los árboles, hay que moverse. Y si obtener contactos es la recompensa por haberse movido, que así sea. Está claro que es antinatural intentar no hacerlos "por si acaso se va a parecer al enchufismo".

      Eliminar
  14. Hola, Merche:

    Solo puedo decirte que me encanta esta aportación. Me parece que has hecho una magnífica selección, muy representativa, de distintos ámbitos de la traducción para demostrar que sí se puede vivir de la traducción. Hace dos años, participé en varias jornadas para emprendedores —fue entonces cuando me enteré de que era un emprendedor— y expliqué cómo empecé a traducir profesionalmente. Tal y como han comentado los demás, son muchos los factores que se mezclan. Sin embargo, para mí, hay uno que destaca por encima de todos: la pasión. Cuando hay pasión, la perseverancia y la dedicación van de la mano y estos son los dos ingredientes clave para el éxito —no hablo en términos económicos, sino en términos vitales y de felicidad— de cualquier profesional. Creo que los traductores que han participado en este excelente mosaico, al igual que yo mismo, nos sentimos profundamente afortunados de dedicarnos a lo que nos gusta. Cuando algo nos apasiona, somos capaces de minimizar los obstáculos y de perseverar hasta conseguir nuestro objetivo.

    Con respecto a los contactos que se comenta arriba, claro que son importantes. Al menos, para empezar. Podríamos decir lo mismo con respecto al dinero: es muy importante para empezar. Ahora bien, si detrás de ello no hay un proyecto sólido —o unos conocimientos y unas destrezas, en este caso—, el recorrido será, probablemente, corto.

    No obstante, debo decir que no he entendido el comentario de David José como una alusión al enchufismo de ninguno de los que aparece. Sí he percibido, en cambio, un cierto tono de desánimo. Es más, si terminó la carrera en 2012 y es capaz de conseguir trabajo durante 2013 —para lo cual deberá trabajar mucho, como todos—, habrá conseguido bajar la media de mucha gente que lo intenta sin descanso durante años. Lo animo a ello.

    Por último, quiero decir que eso de «tal o cual carrera tiene mucho o poco futuro» es un arma de doble filo. A mí me decían las dos versiones en simultáneo. Unos me decían que me iba a forrar y otros, que iba a fracasar. Recientemente, mi madre me recordó el día que llegó abatida porque mis profesores le habían dicho que intentaran quitarme de la cabeza lo de ser traductor. Mi respuesta a mi madre fue: «Yo tengo claro qué es lo que quiero». Si hubiese hecho caso a aquellos «entendidos en futuro laboral», habría renunciado a lo que más me gusta: aprender traduciendo.

    Felicidades por esta magnífica aportación.

    Saludos.

    Pd. La presentación la grabé en vídeo y la subí a Internet, a petición de algunos de los asistentes a las ponencias sobre emprendedores. Si te interesa, pía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tenesor (y resto de lectores):

      Totalmente de acuerdo. Pasión, motivación, gusto por lo que haces, ganas de seguir aprendiendo y de trabajar... Todas van por el mismo sentido; el mismo camino. El camino de conseguir ser algo y serlo gracias a tu trabajo y esfuerzo.

      Las oportunidades no llueven, claro que no, pero como bien han dicho Pablo, Tenesor o Scheherezade las claves del éxito serán muy cercanas a: gusto por lo que haces, aprender cada día (ya sea formación en sí o a través de tu trabajo), investigar, buscar trabajo (saber cómo hacer que este o aquel cliente se fije en mí) y un largo etcétera de aspectos que hay que trabajar para que te salgan bien (no digo que yo lo haga bien, conste).

      En definitiva, ¿algo de suerte? Puede... Pero seguro que muchos de los que están por aquí han sudado la gota gorda para lograr sus pequeñas metas. Grano a grano se hace una duna ;). Quieto en la silla, ni siquiera para traducir. ¡Hay que intentar (y saber) moverse!

      Saludos,
      Devadip -> @TraductorJur

      Eliminar
    2. Hola, Tenesor, gracias por pasarte y aportar tu testimonio :-)
      Me hace gracia que digas que no te habías enterado de que eras emprendedor. En realidad es un término novedoso aplicado a lo que han hecho algunos toda la vida. Antes lo llamaban "ser espabilao" o "no parar quieto", pero ahora que hay una palabra más "cool" parece que se acota el concepto...

      Hace poco leía en Facebook a alguien que decía que no sabía qué obsesión había con la pasión. Para mí, es igual de importante que para ti, aunque quizá a medida que avanzas en el mundo profesional acabas llamándolo "disfrute" u otros términos menos "apasionados". De nuevo, cuestión de lenguaje. Lo que está claro es el concepto: te tiene que gustar y tienes que estar a gusto con lo que haces.

      Respecto al tema de las salidas... a mí me da entre risa y pena los que se atreven a tachar a una carrera de no tener salidas SIN CONOCERLA. (Quizá conociéndola, la cosa cambia, pero no suele ser el caso). A mí me dijeron que no iba a entrar en la carrera, que no iba a aprobar el examen, que una vez dentro no sé qué... y aquí estoy, haciendo caso omiso a todo lo que no he querido escuchar por falta de sentido.

      Ya tengo a mano tu charla, en cuanto saque un ratín la escucho :D

      Eliminar
  15. Alba Mas Garrcía6 de mayo de 2013, 21:31

    Estoy de acuerdo con Pablo y con algunos más que intentan matizar la diferencia entre tener contactos y ser un enchufado. Pero, en mi opinión, la suerte y el azar sí juegan un papel muy importante a la hora de meter la cabeza en este mundo.

    No sería justo insinuar que la razón de que algunos traductores no reciban encargos es que no son buenos profesionales o que están tirados en el sofá sin mover un dedo (que alguno lo estará, no sé). Hay gente que, simplemente, no ha tenido suerte a la hora de hacer sus propios contactos y estoy segura de que esa gente sigue formándose mientras le llega una oportunidad.

    Sin embargo, tampoco me parece justo cuando se dice con cierto tonillo que fulanito o menganito ha recibido ese encargo por sus contactos, como dejando caer que no es su profesionalidad lo que se valora, sino la gente a la que conoce. Disculpadme, pero frases de este tipo dejan entrever algo muy feo (envidia cochina que lo llaman en mi pueblo).

    El enchufismo es otra cosa: trabajos adjudicados a dedo, sueldos que se cobran sin mover un dedo... desgraciadamente, en este país hemos visto mucho de esto. Pero yo pienso que en nuestra profesión no funciona esa mecánica. Un traductor nunca recibiría otro encargo del mismo cliente si no sirviera para esto.

    En mi caso, he tenido la suerte de haber podido trabajar traduciendo e interpretando desde el segundo año de carrera. Y sí, he dicho bien, tuve la suerte de conocer a una persona que trabajaba en una productora musical y he sido intérprete de varios artistas internacionales. Obviamente, esa persona a la que conocí me recomendó, pero os aseguro que no me habrían vuelto a llamar si no les hubiera gustado mi trabajo.

    Ahora, mi principal cliente es un estudio audiovisual donde hice las prácticas del Máster en Traducción Audiovisual. Soy totalmente consciente de que hoy no serían mis clientes si no hubiera hecho allí las prácticas, quizás mi CV nunca habría llegado a su correo, no lo sé. De nuevo, tuve suerte o el azar llamó a mi puerta. Ahora spero que hablen bien de mí a otros clientes potenciales. Esto, señores, son contactos y no es nada malo.

    Saludos,
    Alba Mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba Mas García6 de mayo de 2013, 21:37

      Creo que después de estar todo el día traduciendo ya no sé ni escribir. Voy a tener que copiar a Rafael López Sánchez con su "fé de erratas". Allá van las mias:

      *García
      *espero

      Eliminar
    2. Hola, Alba :)
      Por una parte estoy de acuerdo en lo de la suerte y el azar, pero son términos que a menudo se usan muy a la ligera y acaban convirtiéndose en una regla de tres: si fulanito tiene trabajo, ha tenido suerte. Si no, no ha tenido suerte. No creo que se reduzca a eso. La suerte (ya no el azar) llega a los que están activos, no a los "coach potatoes" ni a los que se dan por vencidos. La razón es simple: si no te mueves, la suerte no tiene margen de maniobra. Por lo demás, de acuerdo ^^

      Eliminar
  16. Estamos de acuerdo en que no es lo mismo ser un enchufado que tener un contacto. Efectivamente, los contactos se hacen, no hay nada malo en ello. De hecho, en eso se basa gran parte del trabajo de cualquier autónomo. Y desde luego, si no rindes, el contacto se esfumará, y con él el trabajo.

    Sin embargo, creo que David José quizá esté un poco desanimado con lo complicado que puede resultar entablar precisamente eso, el primer contacto laboral, y se haya expresado con demasiado pesimismo. No creo que debamos tomarlo como un ataque.

    Para mí la suerte es básica en la vida, en el amor, en el trabajo. Al menos yo he sentido que he tenido buena suerte muchas veces. Estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Eso no quiere decir que no haya que prepararse y esforzarse al máximo (y estar orgullosos de lo que conseguimos) para que cuando llegue la oportunidad no se nos escape.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Estar en el lugar adecuado en el momento oportuno". La clave de esa sabia frase es la primera palabra: ESTAR. Para que la suerte te llegue tienes que "estar" en algún lado, esto es, moverse y estar lo suficientemente activo como para que pueda ocurrir algo.
      ¡Chaito!

      Eliminar
  17. Hola:

    Me gustaría añadir un comentario a los que he ido dejando a cuentagotas...

    ¡Cuánta juventud con ganas! (¿Deberían leer tu entrada algunos de las altas esferas? No les vendría mal para que vean que existen jóvenes capacitados y con ganas...)

    Bueno...

    No tengo ¿el placer? de conocer a todos los que mencionas en la entrada, pero se trata de una buena selección variada de posibilidades para traductores. Desde luego, da aire a todos los que están saliendo (y para algunos que estamos dentro también) de las facultades.

    Creo que la actitud ante la lectura de tu entrada (o al conocer casos similares) debería ser la de tomar estos ejemplos como espejos en los que mirarse: "Ah, X ha estudiado esto. ¡Qué interesante! Debería investigar a ver si podría hacerlo". "Ah, Z ha trabajado de esto otro. Tiene muy buena pinta y me gusta bastante. Voy a intentar hacerme un hueco en ese campo".

    Y no quiero dar dosis de positivismo gratuito con este comentario. Simplemente, hay que saber por dónde enfocar la búsqueda de empleo. No digo que tenga la clave y me lo sepa todo, claro que no. Pero sí creo que hay que tener la cabeza amueblada para saber cuáles son tus fuertes (no engañarte). A partir de tus puntos fuertes y dejando atrás las debilidades, será como podrás forjarte una carrera sea de traducción/interpretación o no.

    Estoy seguro de que todos los que ha mencionado Merche se han labrado su futuro. Es más, se lo siguen labrando a pesar de tener trabajo. ¿Y cómo lo hago? Sentado en la silla no, desde luego. Y si estás sentado en la silla que sea leyendo los blogs de otros para aprender o creando tu propia red social para que te conozcan. Pero levántate de la silla, vete a los conocidos "saraos" (y no por dejarte ver, que también, sino porque vas a aprender de los que saben más que tú).

    Insisto (sin creerme nadie), las claves del éxito se acercan a esta fórmula: formación (ya sea universitaria o no- aparte de la que ya tengas) + pasión por tu trabajo + ganas de aprender (si no tienes ganas de aprender, no puedes ser traductor/intérprete) + ver ejemplos de otro y ver si puedo aprender de ellos + saber hacer y sentido común = éxito.

    ¡Ánimo a todos y a moverse!

    Un saludo,
    Devadip -> @TraductorJur [Sí, otra vez...]

    ResponderEliminar
  18. Ya había leído esta entrada hace unos días pero y se me olvidó comentarla, no obstante, también quiero aportar mi pequeño granito de arena aunque sea un novatillo de 2º. Coincido plenamente con Devadip, aunque falta una variable en su ecuación: jamás de los jamases rendirse. A veces, los resultados de tu trabajo suelen tardar pero eso no significa que hayas fracasado en tu objetivo de convertirte en un gran traductor/intérprete o lo que sea. Mantener una actitud positiva (yo puedo, sé que puedo y lo voy a lograr) es tan importante como los otros factores que se han señalado y, a veces, esa actitud es la que puede equilibrar la balanza a un lado o a otro.
    Como siempre, una excelente entrada, Merche. :)

    ResponderEliminar
  19. I like your post ,now I must complete my research for my paper.

    ResponderEliminar