lunes, 20 de mayo de 2013

Visibilidad ≠ Calidad: no todo es marketing

Estaba contestando a esta entrada de Algo más que traducir cuando me he dado cuenta de que mi respuesta daba prácticamente para publicarla en mi blog, así que allá voy. Pablo comenzaba su entrada diciendo... "todo es marketing" y mi entrada de hoy se podría resumir en: no todo es marketing.

Aunque estoy de acuerdo en que es importante ser visible en Internet, de lo que de hecho soy partícipe y ya he hablado en mi blog en varias ocasiones (como aquí), en esta entrada me gustaría ir más allá y reflexionar sobre una obviedad no tan obvia:

Visibilidad  Calidad

Quizá por la situación económica que estamos atravesando, cada vez es más común encontrar cursos, información, coaches hablando de la importancia de "aprender a venderse" y cómo hacerlo. Entre eso y lo de "emprender" parece que aquí el que no trabaja es porque no quiere. Volviendo al tema, todos estaremos de acuerdo en que, al menos en esta profesión, las redes sociales desempeñan un papel fundamental para "vendernos" o, mejor dicho, "vender nuestro producto", pero... ¿qué producto? En la mayoría de los casos, traducciones...

...¿O no solo traducciones? El producto que ofrecemos/vendemos va más allá de traducciones, nos incluye a nosotros: trato adecuado, respeto, ser cumplidor, atento a los detalles, ser humilde, estar activo, proponer soluciones, etc. Si alguien se fija en ti por Internet, que es el objetivo del marketing online, no habrá tenido la oportunidad de saber cómo traduces, pero sí le habrá llamado la atención otra parte del producto: tú. 

Pablo afirmaba en su entrada que "puedes ser bueno, pero si nadie te conoce, es poco probable que puedas demostrar tu talento". Yo doy un pasito más: "una vez den contigo, cuida tu producto y demuestra que lo vales": de nada sirve venderse y dedicarle mucho tiempo al marketing online si el producto que ofreces (insisto, en ese producto entras tú) no da la talla. Y por dar la talla me refiero a:


  • ¡TRADUCIR BIEN! Seguir formándose, y no necesariamente con cursos: consultar dudas, recordar las normas que más nos cuesten, leer sobre errores comunes... todo es poco para seguir aprendiendo a dominar nuestra lengua, que es con lo que trabajamos. La más obvia de las obviedades, sí, pero...
SOBERBIA. Fuente
  • Tener un trato adecuado con el (potencial) cliente o contratante: muy relacionado con el siguiente punto.
  • No ir con la cabeza demasiado alta ("ir de sobrao"): no hay nada peor que una persona soberbia. Se me quedó grabado lo que nos dijo una profesora de la facultad: "Lo peor que puedes hacer al terminar la carrera es ir de listillo, y de esos nos consta que hay y ha habido muchos. Una persona con mucho potencial pero con mucha soberbia no llegará muy lejos".
  • No ir con la cabeza demasiado baja ("pisotéame"): ni tanto ni tan calvo. Una cosa es ser recién licenciado y, por lógica, tener menos experiencia que los profesionales, y otra que pensemos que cualquier cosa vale y que deberíamos dar las gracias ante todo lo que se presente, aunque sea mísero.
  • No vender humo: si no estás especializado en algo, no digas que lo estás. Si no tienes los medios para ofrecer una inversa, no vendas que sí. Si no tienes experiencia, no hinches tu CV con nimiedades incluso inventadas, es muy cantoso (recomiendo la lectura de este artículo "Postureo en Linkedin"). Al menos a mí me transmite poca humildad quien vende humo en este sentido.
  • No quedarse de brazos cruzados: una cosa es conseguir tu objetivo y otra pensar que durará para siempre. Lo mejor es seguir activo y al tanto de lo que ocurre en el sector: dígase asistir a saraos, seguir comentando en blogs, seguir dando una imagen profesional...

En conclusión: dedícale el tiempo necesario al marketing online sin descuidar lo que estás vendiendo: tus traducciones y tú. Una obviedad no tan obvia para comenzar esta semanita, que acabará con uno de esos saraos a los que conviene ir: el #TraduEmprende, que por cierto podréis seguir online aquí.

¿Qué opináis sobre el eterno debate de calidad vs. visibilidad? ¿Añadiríais algo a la lista de qué no hacer para dar la talla?

25 comentarios:

  1. Si te digo la verdad, borré casi 400 palabras de mi entrada porque me di cuenta de que ya comenté algo parecido hace tiempo en http://algomasquetraducir.com/2011/11/03/consejos-para-fidelizar-a-un-cliente-y-ganarte-su-confianza/ xD

    Porque está claro que, aunque lo difícil sea empezar y que alguien te elija, sigues haciendo marketing cuando entregas todo a tiempo, cuando hay buena comunicación con el cliente, etc. Es decir, que totalmente de acuerdo. El capítulo es del libro que menciono en mi entrada, Rework, habla precisamente de estas cosas (eran muy pocas páginas). :)

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que es un tema muy trillado, jeje, pero nunca viene mal tener algo de esto en el blog de uno :)
      Me apunto el libro que mencionas :D

      Eliminar
  2. Muy acertado realmente. Anda que no hay veces en las que rascas y no encuentras nada aunque el envoltorio sea muy llamativo...

    Mi opinión es: modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia, modestia... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, "no es oro todo lo que reluce"...

      Eliminar
    2. Hablando de modestia, me viene al pelo un caso que ha ocurrido hoy: me envían una solicitud de prácticas y en el texto figuraba un "estábais". Bueno, le digo que le envío la prueba de traducción pero que cuide esa ortografía en los mensajes porque le pueden dejar fuera de procesos de selección.

      Me responde que no comete faltas de ortografía desde Primaria y añade: "así que ése, evidentemente, ha sido un typo". Dos en una... Esa actitud no es una tarjeta de presentación muy oportuna, creo yo...

      Eliminar
    3. Maaadre mía, qué buen ejemplo para lo que estamos hablando.
      Por cierto, hace poco me encontré con un "gión" en un blog de una periodista desde hace 30 años que impartía cursos de escritura, le escribí para decírselo y me contestó explicándome la regla de la tilde en la palabra "gion" (repitió el error, no reparó en la "u" xD). Le volví a responder comentándoselo y ya no me contestó, pero tampoco lo cambió en el blog. Muy raro.

      Eliminar
  3. Yo creo que ya me voy aclarando, troncos. En tres o cuatro entradas más al respecto lo tendré claro del todo. Creo. No sé. Espero. Voy a mirar un rato el Facebook, a ver si me aclaro. :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Darío, me imagino que estarás ya cansado de leer sobre este denominado "eterno debate" sobre visibilidad y calidad, pero en año y pico que llevo en la blogosfera nunca había escrito sobre él, y me apetecía dejar escrito mi punto de vista al respecto :)

      Eliminar
  4. Buena entrada, como todas las demás. No hay ni que pasarse de listo ni de modesto. Al final, lo que mejor publicidad te da es el trato al cliente y el trabajo bien hecho. Y gracias por el enlace al artículo "Postureo en LinkedIn". :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Últimamente la atención se centra tanto en promocionarse que creo que puede llegar el punto en el que no se sepa cómo actuar cuando se presenta la ocasión de "reaccionar" ante una respuesta positiva al marketing :P

      Eliminar
  5. Merche,

    Me gusta tu entrada y estoy totalmente de acuerdo en que visibilidad no es lo mismo que calidad. Nadie debería estar en contra de esto. Pero eso ya depende de cada uno... de con qué calidad entrega su trabajo. Lo que está claro es que venderse implica venderse a uno mismo como persona y como profesional. Eso es branding.

    Solo quiero matizar algo al respecto que creo que no queda lo suficientemente claro en nuestras mentes: MARKETING no es algo que se hace solamente ANTES de captar a un cliente. No hacemos marketing solamente para conseguir clientes (¿¡estamos locos!?. Eso es solo un 20% del marketing. El marketing, perdón, el buen marketing es aquel que abarca todo el proceso de venta... desde la promoción del producto/servicio (en nuestro caso promocionarnos como traductores, vender una imagen de marca profesional, etc.), como la venta en sí misma (el trato con el cliente, entregar productos/servicios de calidad, ser resolutivo, etc.), como la post-venta (fidelización de clientes, /gestión de quejas, etc.).

    El error es que no nos vemos como vendedores, como empresas. Y lo somos.

    Por lo tanto, me atrevo a afirmar que SÍ todo es marketing cuando estás vendiendo y como traductores, nos vendemos para poder vivir de nuestro trabajo y mantenernos en el mercado.

    :D ¡Un besazo! ¡Nos vemos ya mismo!

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Elena!
      ¡Qué alegría que te pases por aquí, precisamente tú, con la temática de tu blog, jeje!
      Tienes mucha razón en que el marketing no es solo precliente, sino durante todo el proceso. Al no ser autónoma no me lo había planteado tanto así como simplemente centrarme en aquello de "que haya chicha" detrás del marketing de un recién licenciado. Pero vamos, de acuerdo totalmente :D

      ¡Hasta prontito!

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo con todo lo que has dicho. Yo también creo que el marketing es muy importante, pero que tampoco no lo es todo. Es importante por razones obvias: si no te conocen, "no existes", no pueden dar contigo y, por tanto, no te pueden contratar.

    Pero también es cierto que puedes ser el bloguero más bloguero, o el tuitero con más ingenio o tweets interesantes pero... como a la hora de la verdad, tu producto sea una patata... no te volverán a contratar.

    La cuestión es saber cuidar todos los aspectos del negocio: la promoción, la venta y la producción.

    De hecho también se ha comentado (y estoy totalmente de acuerdo) que no es del todo recomendable ser DEMASIADO visible o activo en las redes sociales... eso también es seña de que traducir... traduces poco y si traduces poco... tienes poca experiencia y, etc. etc.

    Al final, todo se reduce a lo mismo: saber llevar un equilibrio y quedarse en el punto medio.

    Saludos,

    Lourdes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "que tampoco lo es todo" (perdonad, esto me pasa por ir deprisa y corriendo, jeje)

      Eliminar
    2. Eeeexactamente :) Sobre el exceso de visibilidad en concreto no, pero sobre cómo puede afectar a tu imagen profesional el blog escribí esta entrada, no sé si la conoces: http://www.traducirco.com/2013/01/puede-tu-blog-perjudicar-tu-imagen-como.html

      ¡Saludos! :)

      Eliminar
  7. Yo creo que la virtud está en un punto medio. Vamos, traducir bien y tener visibilidad.

    Seguro que todos conocemos a más de un profesional (ya sea en la traducción o en otros campos) que siempre tiene algún proyecto en marcha, pese a no ser especialmente bueno en su tarea. Un poco la filosofía del fake it till you make it.

    Si nosotros mismos no nos lo creemos, mucho menos lo hará el cliente. Si no tenemos visibilidad, es mucho más fácil que otro se lleve el encargo. Del mismo modo, una imagen visible pero excesivamente arrogante puede provocar que no nos contraten, aunque solo sea «porque el tío ese me da mucho asco». Esto pasa, por absurdo que pueda parecer.

    Ya digo, yo creo que lo suyo es ofrecer una mezcla de ambas cualidades, pero sin excederse. Bueno, en la calidad es imposible excederse (nadie va a quejarse de que algo esté «demasiado bien», pero ya me entendéis :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con lo de la imagen de arrogante, no podría haberlo definido mejor. Y no, no suena absurdo, jaja.
      Como dices, lo mejor es el "justo medio" en cuanto a visibilidad y lo máximo posible en cuanto a calidad :)

      Eliminar
  8. ¡Cuánta razón tenés, Merche!

    Muchas veces observo esto en otros servicios que contrato. ¡La gente cuida tan poco de sus clientes! A veces, termino pensando que les sobra el trabajo. Estando del lado "del que compra", uno aprende cómo quiere que lo trate "el que vende" y, seguramente, evitará los errores que sufre como comprador con sus propios clientes.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui, hace poco comentaba en Facebook que el trato con el cliente en la ciudad donde vivo deja mucho que desear. Yo no me dedico a la atención al público pero creo que todo iría mucho mejor con una sonrisa y un poco de ganas de ayudar. Y sí, parece que les sobra el trabajo a algunos, jaja.

      Eliminar
  9. Tienes razón. Igual otro artículo sería: ¿es mala demasiada visibilidad? Hoy la verdad que estoy contento porque he recibido dos correos de antiguos clientes que repiten y me dicen que todo fenomenal. Una escribió por Facebook y dijo:
    "Soy XXX. Te sigo en facebook porque hace un tiempo hiciste una traducción jurada para mí de la cual estoy súper contenta. También les he recomendado tus servicios a unos cuantos amigos míos y están muy contentos contigo, muchísimas gracias por tu profesionalidad. Necesito traducir unos documentos y me gustaría pedirte presupuesto. Aquí te los adjunto."
    Luego también hay gente horrible que escribe todos los días y a veces tengo alguna respuesta de esas que criticáis pero me cuesta resistirme... En fin, lo típico de "la traducción ya la he hecho yo", etc. O "ya hemos encontrado a otra persona que lo traduce por 10 euros".
    Por eso te digo lo de demasiada visibilidad. Es como en el programa de Divinity que se llama "Tu estilo a juicio" cuando sale una tía muy vistosa y le dicen que atrae "the wrong kind of attention".
    En fin, a veces pienso en cerrar el quiosco de la visibilidad y mantener un perfil más bajo porque no sé si me ha beneficiado profesionalmente. Pero igualmente siempre hay gente a la que le gusta más figurar y estar en la palestra o que inevitablemente se ve impelida a ello...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si vuelvo a hablar de visibilidad vendrá Darío a darme una tunda xD
      Ese programa de Divinity lo seguía (¿lo siguen poniendo?) y, aunque a veces pecaba de excesivamente superficial (más de lo que suele esperarse de ese tipo de programas), es cierto lo que dices del tipo de atención que puedes atraer. La visibilidad, sea o no excesiva, puede traerte gustos o disgustos, pero mientras la balanza se incline más para los primeros que para los segundos, seguirá valiendo la pena.

      Saludines

      Eliminar
    2. Ay, no me habléis de Divinity, anda, que bastante tengo ya con lo mío, xD. Muy buena entrada, Merche, es una de las afirmaciones que tenía previstas para Traduemprende. Ahora va a quedar como que os plagio a todos pero es que, si lo piensas, en verdad son perogrulladas que, sorprendentemente, no todo el mundo tiene asimiladas y, aunque luego venga Darío a sellarnos su "personal branding" en nuestras frentes con sus puños norteños(xD), nunca viene mal refrescar la memoria sobre este tema. En fin. ¡Nos vemos en nada!

      Eliminar
  10. Muchas gracias por enlazar la entrada a mi blog Merche, se agradece :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar