lunes, 17 de junio de 2013

¿Cómo es hacer prácticas de traducción con Asetrad?


Dado que en su momento escribí una entrada sobre la experiencia de hacer prácticas de traducción en ONUSIDA, creo que es justo dedicar otra a las prácticas que he tenido la posibilidad de realizar con Asetrad.

Este es el primer año que la USAL convoca prácticas con la Asociación, así que estaba segura de querer formar parte de ellas. La única duda que tenía era si podría compaginarlas con ONUSIDA y aun así rendir 100% en ambas, algo que al final no supuso tal problema gracias a la incorporación de nuevos miembros en el equipo onusidiano

PLAZAS Y TAREAS: En la convocatoria de prácticas se informaba de que habría PLAZAS en total: 2 para alumnos con inglés B o C y 2 para alumnos con francés B o C. Asimismo, se especificaba que las TAREAS serían todas aquellas relacionadas con la realidad profesional de un traductor autónomo (traducción y revisión, documentación, terminología, memorias, trato con clientes [nuestra tutora nos escribía en nombre de un cliente ficticio con el que pactar tarifas, plazos, etc., algo muy esclarecedor], facturación, manejo de listas profesionales y asociaciones, etc.), todo ello equivalente a unas 125 horas de trabajo.

TIPO DE TEXTOS: La principal diferencia entre las prácticas de los que pedimos inglés y los de francés era el tipo de textos con el que trataríamos. En nuestro caso trabajamos principalmente con textos de índole jurídico-administrativa y financiera, aunque desde un principio nuestra tutora nos dejó manga ancha para elegir otro tipo de textos en los que estuviéramos especialmente interesadas, algo que terminó convirtiéndose en textos relacionados con marketing, localización y videojuegosEn el caso de francés, sin embargo, mis otras dos compañeras tradujeron textos relacionados con la moda, industria y comercio, así como textos literarios. Se trabajará con documentos ya entregados por los profesionales. 

RITMO DE TRABAJO: ha sido constante desde marzo hasta principios de junio, ya que para alcanzar el número de horas establecido teníamos que realizar encargos prácticamente cada semana. Además, puesto que trabajábamos en equipo, teníamos que darnos el tiempo suficiente para pasarle la traducción a la revisora (cada semana traducía una y revisaba otra) para que cuadraran los plazos establecidos.

TUTELA: La tutela por parte de nuestras tutoras (una para francés y otra para inglés), dos traductoras profesionales miembros de ASETRAD, es lo que distingue a estas prácticas de otras (por ejemplo, de las de ONUSIDA), ya que recibimos feedback, que es la clave para aprender de nuestros errores y evitarlos en el futuro. Gracias a la corrección pormenorizada y a las sugerencias de estilo mi compañera y yo nos hemos dado cuenta de en qué aspectos necesitamos mejorar. Además, al finalizar las prácticas mantuvimos una conversación larga, variada e interesante con la tutora a través de Skype.

INCENTIVO: Además, y como incentivo, hemos podido matricularnos en un webinario de nuestra elección de forma gratuita. Curiosamente, tanto mi compañera como yo coincidimos en apuntarnos al organizado el pasado día 11 de junio, titulado "El lujo de usar macros", impartido por Antonio Martín (por cierto, ¡me gustó especialmente ya que yo no tenía ni idea de cómo usarlas! y encima me eché unas risas con los comentarios y muletillas de A. Martín).

En definitiva, unas prácticas que han merecido la pena y que espero que mis compañeros de siguientes cursos puedan seguir haciendo porque, desde luego, se aprende muchísimo y tienes una "red" que te protege muy importante :)

5 comentarios:

  1. Esta es la diferencia entre una facultad decente que organiza prácticas en un sitio lógico para gente que estudia traducción, donde saber que va a haber un tutor, que vas a aprender... y una facultad bananera que convoca veintitantas plazas de prácticas en empresas de plásticos, de madera, astilleros, museos, etc. solo una en un canal de TV subtitulando y ¡ninguna empresa de traducción! No digo yo que no se puedan aprender cosas en esos sitios, pero es poco probable que haya otro traductor corrigiéndote, revisándote, dándote feedback, mandándote correos para que negocies con un cliente, etc. con lo que las prácticas no te van a servir de tanto (por no decir directamente que me huelen a aprovecharse de los pringados de turno). Y encima, pagando por ello. Me alegro de que las tuyas fueran útiles :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿?¿? Madre mía, ¿no? La verdad es que soy consciente de que la oferta a la que hemos tenido acceso no se da en casi ninguna facultad. Otro punto a favor para estudiar en Salamanca :-P

      Eliminar
  2. Qué lujazo, Merche. Ha tenido que ser una experiencia muy enriquecedora.

    En mi universidad el tema prácticas es bastante patético (es la palabra que mejor lo define) ya que más de la mitad de prácticas que ofertan ni existen en la realidad y ninguna de las que quedan están relacionadas con la traducción (hay que tener en cuenta que en Córdoba pertenecemos a la Facultad de Filosofía y Letras). Yo tuve la suerte de hacer las únicas prácticas que hay relacionadas con la carrera que, además, aúnan traducción e interpretación, pero solo se pueden hacer una vez al año y duran menos de un mes ya que es un festival de cine.

    El año que viene, ya desde fuera de la universidad, quiero intentar colaborar con la encargada de las prácticas en mi facultad para mejorarlas. Ojalá me lo permitan y, algún día, lleguemos al nivel de la USAL, que en ese aspecto destaca muchísimo.

    Un saludo,
    Elena Nevado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo ha sido!
      La verdad es que es un ejemplo a seguir, espero que no ocurra la tan temida fusión y todo esto desaparezca...

      Eliminar
  3. Desde luego, todo un lujazo haber hecho prácticas en ONUSIDA y Asetrad... Yo nunca tuve prácticas. xD

    ResponderEliminar