martes, 11 de junio de 2013

Las 10 decisiones más importantes que tomé durante la carrera


Se dice, se rumorea que ya hemos terminado la carrera. Yo no me lo creeré hasta que coja el petate y sepa que no tengo que volver a hacer, rehacer o remendar algún trámite de esos que, por alguna razón, parecen surgir y quedar más en el aire cuanto más cerca estás del final y cuantas más ganas tienes de continuar con tus planes.

Hoy, día en el que empiezan los exámenes de Selectividad en Salamanca de los que serán futuros estudiantes de traducción (y de otras carreras), vengo a hacer un pequeño resumen de las decisiones más importantes que tomé durante la carrera, aunque antes de empezar a hacer la lista debo añadir aquella que ha hecho posible que se den las demás: la decisión de insistir e insistir hasta conseguir entrar en la carrera. Pude no hacerlo, como algunos de mis compañeros de Filología, que enjugaron su rabia con un "eso va por enchufe" ante el primer no apto y decidieron no volver a intentarlo. Yo me alegro de no haberme rendido para conseguir mi objetivo: aprobar la prueba de acceso (a la tercera fue la vencida) para poder estudiar lo que sabía que realmente quería.
  • Asistir a charlas desde el principio. La primera, en 2007. Así, con 17 añitos. Luego siguieron otras: Asetrad, Tremédica, El ojo de Polisemo, ENETI en Córdoba y en Granada, encuentros sobre TAV en Polonia, Fun4all en Barcelona, TraduEmprende en Madrid... Cuando decía que había que moverse también me refería literalmente.
  • Dejar Filología: sí, suena mal pero es así. Fue una buena decisión porque no me llenaba. 2 añitos y medio de Filología no se consumaron en un título, pero como no hay que pecar de titulitis, me importa haber aprendido algo más sobre literatura (española, inglesa, alemana), fonética, lingüística, gramática, etc. Que me quiten lo bailao.
  • Irme de Erasmus: Tuve la suerte de que ese sería el último año en el que ofrecían la opción de irse a dos destinos: uno de tu lengua B y otro de tu C. ¡Así que a Islandia y Suiza que me fui!
  • Elegir el itinerario de traducción: me dio penita abandonar el de interpretación, pero la decisión no fue tan difícil porque tenía claro que me quería dedicar de lleno a la letra escrita.
  • Hacerme tarjetas de visita. Aunque he repartido pocas todavía, una de ellas quedó en ONUSIDA, en Ginebra, que no es moco de pavo.
  • Currarme un CV con el que me sienta segura y cómoda.
  • Hacer prácticas de traducción: ONUSIDA y Asetrad. ¿A que suena bien? Con ONUSIDA estuve desde octubre de 2012 y con Asetrad desde marzo de este año. Cada una a su estilo me ha enseñado muchísimo. Con la primera he aprendido a automatizar procesos y con la segunda todo ha sido más real y, afortunadamente, recibíamos feedback de nuestros encargos, algo que se echaba de menos en ONUSIDA.
  • No cursar un máster: quienes hayáis seguido el blog desde el principio sabréis que esta ha sido una de las dudas más recurrentes. No dejaba de plantearme si hacerlo o no y, finalmente, han sido las imprevistas circunstancias personales y económicas las que han decidido por mí. NO haré máster, pero me seguiré formando antes o después y poco a poco. De hecho, ¡este mes estoy haciendo el curso de Trágora Formación que me tocó en el ENETI de este año en Granada!
Estas son algunas de las decisiones que he ido tomando, sin duda las más importantes. Me hace especial ilusión poder ilustrar cada una de ellas con entradas de este blog, ya que eso significa que he ido plasmando cada uno de los pasos cruciales que he ido dado en este tiempo. Ahora espero poder decir muy pronto y sin temor a equivocarme que empieza una nueva etapa, de la que también os enteraréis :)

28 comentarios:

  1. Hola, me llamo Priscilla y te escribo desde Costa Rica. Te leo desde hace un año. La verdad sólo quería agradecerte, me inspiras mucho para seguir con mis sueños. La pasión que, creo, aplicas en tu carrera me parece envidiable y extraordinaria. Muchas felicidades!!! Te deseo, de corazón, mucho éxito. Gracias por compartir lo que aprendes con nosotros, de verdad te lo agrdezco profundamente, me animas a seguir adelante, aunque a veces me frustre, gracias y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Priscila!
      Muchas gracias por tus palabras, son muy bien recibidas ya que una no está acostumbrada a recibir halagos de este tipo. Un abrazo y sí, nunca tires la toalla :)

      Eliminar
  2. Yo también te leo desde hace tiempo y, aunque creo que nunca había comentado, simplemente quería felicitarte por la graduación y animarte a que sigas escribiendo estas entradas tan interesantes. Me he sentido identificada con muchas de las decisiones y, aunque creo que en la mayoría de casos no hay decisiones acertadas o incorrectas, sí que pienso que, si las tomas con convencimiento, todas terminan por dar sus frutos y por conducirte a lugares y experiencias muy enriquecedoras :) Así que, enhorabuena, ¡y por aquí seguiremos leyendo tus aventuras! Un abrazo,

    Angie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Angie. Me alegro de que os animéis a escribir los que no lo habíais hecho aún. Me ha gustado mucho lo de que el convencimiento en tus decisiones es lo que hace que te enriquezcan las experiencias :)
      ¡Seguiré informando!

      Eliminar
  3. ¡Enhorabuena, Merche!
    Te deseo todo lo mejor en esta nueva etapa, estoy segura de que te va a ir muy bien. Ahora a disfrutar este veranito de todo lo que has logrado, que no es poco.
    Un beso.

    Lourdes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Lourdessss! A ver si suben las temperaturas, por aquello de realmente pensar que es verano, jaja.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. ¡Hola, Merche!

    En primer lugar, enhorabuena por todos los logros de estos últimos días :-) A ver ahora qué tal va tu lanzamiento al mercado, aunque creo que te irá genial.

    En cuanto a la entrada, creo que estoy de acuerdo con todos los puntos, aunque algunos no se den en mi caso, como lo de interpretación, hacer prácticas con una empresa externa o lo de las tarjetas. También soy de las que, por ahora al menos, no tiene la intención de hacer un máster. Creo que no es la única manera de formarse y es mejor probar antes porque creo que es la mejor manera de saber en qué especializarte.

    ZORIONAK!!!!

    Un beso y espero que hasta pronto,

    Olatz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Eso es, si lo tienes muy claro y tienes oportunidad (económica) de hacerlo, es una buena idea, pero no es mi caso :)

      Eliminar
  5. ¡Enhorabuena, Merche! Seguro que a partir de ahora te irá todo igual de bien. Asusta un poco dejar atrás la seguridad que da la vida estudiantil, pero te saldrá bien, vas por bien camino.

    ¡Un saludo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Felicidades de nuevo por la obtención del título (imagino que, por ahora, es el pago de tasas para que dentro de 2 años te den el título, pero tener o no el papel/cartón con tu nombre no va a cambiar que ¡ya eres graduada o lic. en traducción!).

    Interesantes decisiones. Se esté o no de acuerdo con ellas, al menos, has ido tomando decisiones y no te has dejado llevar por el «a ver qué pasa». Esto ya tiene su mérito en sí mismo.

    En mi caso, no cursar un máster (de traducción, porque sí cursé el máster de enseñanza ELE), no fue una buena decisión. Ahora que sé más de traducción que cuando tenía 22 años (lógico...), sé que tendría que haber cursado el máster de audiovisuales, localización o literaria. Cuando tengas la oportunidad, seguro que te apetece, entonces, no dudes: ¡hazlo!
    Como dice Olatz, no es la única manera de seguir formándose, pero sí de las más enriquecedoras, sin duda. Incluso aunque el máster, mientras lo cursas, te parezca poco "aportador". Pensé eso sobre el máster de ELE y ahora me doy cuenta de que, como mínimo, me ha hecho más friqui (y ha aumentado mis conocimientos y ganas de aprender) del español.

    Al caso, sigue tomando decisiones. Así es como se hace y consigue algo, ¿no? Mira, la decisión de abrir el blog. 130.000 visitas que para bien o para mal habrán conseguido que aprendas y sigas mejorando (imagino).
    Todo esto, aunque sí suene así, no lo digo como frases categóricas ni recomendaciones o consejos. Solo opino. :)

    Nos seguimos por estas redes.

    Un saludo,
    Devadip -> @TraductorJur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Devadip!

      Gracias por escribir porque aunque parezca una chorrada, comentarios así te hacen reflexionar sobre lo que es mejor para ti o no. En cuanto al máster, nunca he pensado en hacerlo nada más acabar la carrera, pues aún no sé qué es lo que más me gusta y por lo tanto, me parece que es una opción cómoda (en el sentido de acabo de estudiar, pues sigo estudiando y ya). En realidad, lo que me gusta es la traducción literaria, pero siempre he pensado que sería imposible dedicarme exclusivamente a eso (soy un tanto negativa).

      Sin embargo, siempre está bien escuchar (en este caso leer) a gente con experiencia y que por ciertas razones piensa que es MUY interesante hacer un máster.

      Saludos para los dos,

      Olatz

      Eliminar
    2. Estoy con Devidap, aunque el máster parezca una chorrada mientras lo estás haciendo (que creo que pasa en el 90% de los casos), vale la pena hacerlo. Eso sí, pensando bien antes de matricularte si realmente hay algo más allá, porque si no, es tirar el dinero. Aunque entiendo tu punto de vista: yo hice el de perfil investigador en la UAB y no es que me arrepienta, pero era algo que hice en plan comodín y la vida me está llevando por otros caminos, pero, como dice Devidap, qué sabía yo con 22 años, recién licenciada... En cualquier caso, entiendo perfectamente tus 10 razones e incluso comparto la mayoría. Me parece interesante lo que comentas sobre filología, sobre todo porque me he matriculado de española e inglesa (a la vez) en Austria (porque te obligan a hacer dos y porque la universidad es gratis y ¿porqué no ampliar conocimientos?). Buena entrada, en definitiva.

      Eliminar
    3. ¡Gracias, Devadip! La verdad es que estaba casi segura de querer hacer el METAV hasta que se cruzaron otras preferencias y encima la situación económica no ayudaba. En cualquier caso, tengo ya ganas de dejar de estudiar (que no de aprender), llevo 6 años en la uni y necesito emprender el vuelo YA.
      Saluditos

      Eliminar
  7. Enhorabuena, Merche. Desde luego, eres un gran ejemplo de que el que la sigue la consigue. :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Felicitaciones, Merche! Ahora se viene lo bueno, ya vas a ver.

    Superinteresante la entrada. Me alegro mil por vos.

    Cariños transatlánticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Flor :-D Me alegro de que te haya gustado la entrada. "Cariños" españoles :D

      Eliminar
  9. ¡Enhorabuena, Merche!

    Sigue luchando y no dejes de luchar :). Gracias por compartir todas y cada una de tus entradas con nosotros.

    -Bren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Bren! :-D
      No lo haré, tranquila, jeje :)

      Eliminar
  10. Hola, soy Julieta de Argentina. Tengo 17 años y poseo muy bajos recursos pero quiero hacer el Traductorado Público Nacional de Inglés en la Universidad Nacional de Córdoba, lo que sucede es que no estoy segura de que voy a ser capaz ya que tengo Inglés en la secundaría pero es un nivel muy básico y también asisto a un Instituto de dicho idioma pero muy básico también. Sería una gran meta cumplida si lo lograra... Voy a guardar tu frase "...insistir e insistir hasta conseguir entrar en la carrera..." Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Julieta!
      Ya sabes, si no es ahora, será en el futuro. Si la sigues, la consigues. Por ahora podría ser una buena opción encontrar a algún nativo con el que hablar... :)

      Eliminar
    2. Hola Meche y hola Juli:

      Meche, muy lindo tu artículo. Felicitaciones y lo mejor para vos.


      Juli, yo soy Traductora Pública de la UNC y quería decirte que no tengas miedo porque con esas ganas e interés seguro vas a entrar a la Facu de Lenguas. Hay mucha gente que entra sin tener un nivel avanzado del idioma y después aprenden muchísimo. Hacete preparar en el ciclo de nivelación, pero estoy segura que te va a ir bien. Ya con 17 años y leyendo esto me parece que demostrás muchas ganas.

      Un beso enorme a las dos.

      Natalia Franco

      Eliminar
  11. Dios mío! ¿Somos gemelas o qué? Tenemos en común muchas decisiones y de ninguna de ellas me arrepentí jamás. Sin embargo, las mías las tomé hace un par de décadas cuando estudié en la Universidad Federal de Río de Janeiro. Soy traductora jurada en Brasil y estuve en la USAL el año pasado. Me encantó tu universidad y tengo ganas de volver. ¿Por acaso no nos miramos en los pasillos de la USAL? Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisol me alegra saber de alguien que tenga algo en común conmigo. Últimamente he estado dudando, pero me voy a hacer preparar y seguir adelante con esa carrera que elegí para rendir bien el ingreso... Un beso. Suerte para vos también!
      Julieta.

      Eliminar
    2. ¡Hola, Marisol! Pues es probable que nos hayamos conocido, o al menos, cruzado. ¿Te suena mi cara? jeje

      Eliminar
  12. Me ha encantado tu entrada, no sólo por los consejos que de ahí podemos sacar sino también porque das a conocer esa faceta más humana que se esconde tras los que escribimos blogs. Me han llamado la atención especialmente dos puntos: no haber terminado filología y no hacer un master. Respecto a lo del master, es algo que me ha preocupado siempre, pues la mayoría de gente de clase al terminar fue lo que hizo. Yo por cuestiones puramente económicas y familiares no puedo hacerlo de momento y creo haberme autoconvencido para pensar que no es tan necesario/importante ya que todo lo que hay en España actualmente me parece alargar la carrera un par de años más a un coste muy alto, por eso lo veo más lógico una vez estés trabajando en algo concreto y así decidir en qué profundizar. Aún así sigo formándome: me he especializado en escritura creativa, he realizado cursos bastante completos y asequibles a distancia de otras universidades (Ofimática avanzada, Herramientas DTP, Lexicología/grafía inglesa) y otros totalmente gratuitos de MiriadaX y Coursera (muy interesantes todos y si bien pocos tienen que ver directamente con la traducción, amplían nuestro tan aclamado conocimiento enciclopédico de la realidad, y qué leches, son súper interesantes!). Otra opción que he llevado a cabo hace unos días es el tema de los Ciclos Superiores. Hay para todos los gustos, son totalmente gratuitos y también se pueden hacer a distancia, por eso no veo ninguna adversidad a hacerlos (yo me acabo de matricular en Desarrollo de aplicaciones multiplataforma) y pueden complementar perfectamente tu formación universitaria.

    Respecto a lo de no terminar filología quería comentarte que yo empecé Traducción pero por una paranoia quise cambiarme de ciudad y no conseguí plaza en donde quería así que me plantée cambiar Traducción (soy de francés de B) a Filología Románica (y poder especializarme en lenguas romances). Entonces empecé a buscar gente que hubiera estudiado algo similar (evidentemente Románica pocos, pero sí Inglesa y Alemana) y al echar un vistazo a sus apuntes y temarios me desanimé bastante porque me pareció una carrera puramente decimonónica y al final me resigné y seguí en Córdoba y Traducción, y me alegro bastante de no haber tomado una decisión precipitada.

    Me encanta tu blog y paso a diario buscando nuevas informaciones.

    ¡Muchísimas gracias por regalarnos tu sabiduría!

    ResponderEliminar
  13. Mucha suerte cuando te lances al mercado, la vas a necesitar. Y aunque eres una curranta y tienes un buen CV, si te quedas en España, que noto que será así, por desgracia la experiencia tira. Sobrevivir (que no vivir) es difícil para los que se quedan y no emigran.

    ResponderEliminar