lunes, 15 de julio de 2013

¿Qué lleva a un bloguero a no contestar a un mensaje?

Óbviese la falta de "¿", la falta de "é" y la falta de "a" antes de "los"
Últimamente he leído a varios blogueros explicar el hastío que les produce recibir mensajes de personas que, en teoría, solicitan información (sobre los estudios de traducción, las salidas, las tarifas, etc.)... a los que no apetece contestar. A mí también me ha pasado y por eso escribo esta entrada, algo así como una breve reflexión sobre los tipos de mensaje que se pueden recibir (por correo, como comentario en el blog, por la página de facebook o, incluso, a través de tu cuenta personal en esta última red social) y las razones para contestar o, mejor dicho, para no hacerlo. Las que menciono no incluyen la más común, la falta de tiempo. Las no-respuestas de las que yo hablo son intencionadas.

No voy a descubrir la pólvora, pero cuando tantas personas reciben mensajes del tipo que voy a explicar, uno se plantea si realmente no es necesario especificar lo obvio. Cuando te creas un blog estás dispuesto a contestar las dudas que vayan surgiendo a quienes lo leen a raíz de entradas o simplemente comentar cuestiones del sector en general. Sin embargo, para estar dispuesto a dedicarle tiempo a esta faceta, para mí los mensajes tienen que cumplir una serie de requisitos que paso a explicar:

  • Escribe bien: si de verdad estás interesado en la profesión de traductor, lo menos que puedes hacer es mostrar interés por la lengua con la que te va a tocar trabajar. Un mensaje lleno de errores de todos los tipos despertará en la persona a la que pides información una desazón suficiente como para que, quizá, no recibas respuesta.
  • Haz preguntas concisas: si te decides a escribir con una duda o dos, que así sea, pero no puedes pretender una respuesta que se adecue a tus "necesidades" si tu mensaje no es conciso sino algo más tipo "me gustaría que me informaras un poco sobre el mundo de la traducción, cómo funciona y cómo encontrar trabajo".
  • No exijas: esto está a caballo entre estar bien escrito y una educación mínima. No puedes escribir un mensaje exigiendo una respuesta con algo tipo: "Hola dime qué hay que hacer para..." (mensaje real que he recibido hace poco y al que, por cierto, no he contestado).
  • No preguntes lo ya respondido: sobre todo aplicable a las entradas de blog. Antes de decidirte a escribir un mensaje:
    • Lee la entrada (con atención).
    • Lee los comentarios (con atención. Normalmente la respuesta está en ellos).
    • Por último, si estás seguro de que lo que vas a preguntar no se ha tratado antes, entonces escribe el mensaje. No hay nada que más haga perder las ganas de contestar que la evidencia de no haber buscado lo suficiente.
Al recibir este tipo de mensajes, a los que se nos hace la pregunta tenemos dos opciones:
  • No contestar: suena "duro", pero realmente hay mensajes sin pies ni cabeza escritos por personas que, al no recibir una respuesta, quizá se replanteen el porqué y lo reformulen (si realmente les interesa, que esa es otra). También puede ocurrir que la persona te juzgue como que no contestas a los mensajes y no piense que quizá la falta de contestación está provocada por el propio mensaje que ha escrito.
  • Contestar: lo más común por mera "educación". Sé de muchos que, aunque les cueste la vida, sacan las fuerzas (¡y el tiempo!) para contestar a toooodos los mensajes que les escriben. La clave está en medir el grado de interés del que escribe el mensaje teniendo en cuenta algunos factores, como los que he mencionado anteriormente.
En mi opinión, las dos opciones son válidas y no me atrevería a juzgar a quien decida no responder. Y cuidado, que yo también he sido usuaria de blogs y foros y también he preguntado a lo que ya se había respondido sin darme cuenta. Un error lo tiene cualquiera, pero por alguna extraña razón a menudo los "requisitos" mencionados parecen entremezclarse, en cuyo momento ya quizá no sea un error sino falta de interés.

Sin embargo, estoy segura de que cada uno de vosotros, ya sea como bloguero o como usuario que envía comentarios, tendrá una opinión bien formada al respecto. Como bloguero, ¿qué es lo que te lleva a pensar si responder a un mensaje? Como usuario, ¿qué pasos sigues antes de escribir? ¡Espero vuestras experiencias, ejemplos, reflexiones, etc.!

3 comentarios:

  1. ¡Hola! He de ser sincera: peco a veces de publicar comentarios que no dan ganas de ser contestados. La verdad no sé si es porque me pongo un poco ¿tímida? dado que muchos de ustedes son traductores con experiencia y con una buena reputación en la blogósfera, y yo soy solo una estudiante que tiene más preguntas que otra cosa; o porque no me alcanza el tiempo para expresar bien lo que quiero decir.

    Como "bloguera" (vale, no puedo llamarme así dado que no he publicado en un buen tiempo), no respondo a tiempo porque me gusta dar respuestas sensatas y, si se puede, originales. Aquí es donde entra también el asunto de la falta de tiempo.

    Y finalmente, otras veces comento un "¡Gracias por escribir!" sin esperar respuesta. Esto ocurre cuando una entrada me gusta tanto que debo hacerle saber al autor que le ha ayudado a una estudiante en la sombra.

    ¡Saludos desde México! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Merche: no tengo problema en responder a una pregunta puntual. Lo que sí me molesta y mucho, son las personas que pueden encontrar esa respuesta en cualquier otro sitio (si buscan bien, en Internet hay respuesta para casi todo)y no se molestan en buscarla.

    ResponderEliminar
  3. Merche:
    Es cierto que muchas personas escriben buscando al menos una orientación. A mí me gusta contestar siempre con algún consejo, referencia o información al respecto que haya en Internet. Lo que no puedo permitirme es contestar rápido porque lo dejo para última hora del día o último día de la semana, según el caso.
    Todo hay que decirlo, algunos mensajes son para quedarse con la boca abierta durante, por lo menos, 129 segundos.
    :)
    Elena

    ResponderEliminar