domingo, 2 de febrero de 2014

¿Cómo es trabajar como traductor en plantilla?


Una de las salidas laborales que uno contempla cuando llega el momento de elegir cómo iniciarse en el mundo profesional es trabajar como traductor en plantilla. La otra es ser autónomo. Si bien es cierto que la mayor parte de la información que hemos recibido durante la carrera (en Salamanca) es con vistas a ser freelance, yo tenía claro que prefería dar mis primeros pasos empezando por la primera opción. La razón de mi decisión fue que necesitaba adquirir rodaje, conocer el sector por dentro, aprender a manejar distintas herramientas (aunque no son lo más importante, son la mar de útiles), sentir la presión de los plazos, mejorar la calidad de mis traducciones, etc.

Aunque en la facultad se organizó una charla de antiguos alumnos para contarnos sus experiencias con distintas salidas laborales, no me quedó claro cómo era trabajar en plantilla como traductor (de ser PM sí se habló, pero sus funciones son muy distintas de las del traductor). Por ello, disponía de poca información, pero aun así, tuve claro que:
  • Quería dedicarme a la traducción (otros ya tenían en mente otras salidas).
  • No me veía preparada para ser autónoma (entre otras cosas, porque quería irme a vivir a Madrid y de esa manera no iba a poder).
  • Quería tener compañeros (no me imaginaba en casa todo el día recién salida de la carrera).
  • Quería aprender, mejorar y sentirme más segura de mi trabajo.

Por todo ello, decidí buscar trabajo en plantilla. Ahora ya han pasado siete meses desde que empecé a trabajar y he decidido crear una entrada con las respuestas a las dudas que yo me planteaba antes de saber cómo era.

¿Cómo es trabajar en plantilla?
Trabajas ocho horas, de nueve a cinco (con pausa para comer recomendable, pero que no siempre se puede cumplir), en las que tienes que traducir lo que te llegue. Puede ser un proyecto grande que dure varios días (y que quizá requiera de trabajo en equipo) o bien muchos proyectitos de pocas palabras cada uno. Normalmente, cuando llegas a la oficina aún no has recibido todo lo que te corresponde traducir ese día, por lo que hay que prestar atención al correo durante toda la jornada. 

¿Qué herramientas se usan?
Cualquier herramienta entra dentro del cupo. Al disponer de tal cantidad de licencias, se aprende mucho sobre distintos métodos de trabajo y la gestión de memorias y glosarios de cada programa. Al principio es lo que más abruma, pero después te das cuenta de que cada cliente suele requerir una herramienta y al final te acostumbras.

¿Qué tipos de textos se traducen?
Dependiendo de la especialidad de la empresa. ¡Realmente no se puede generalizar!

¿Mis traducciones se revisan?
Por supuestísimo. Recibir feedback resulta muy interesante siempre y me consta que no es tan común como debería.

¿Cuáles son los pros y los contras respecto a trabajar como autónomo?
Aunque se podrían enumerar muchas ventajas y desventajas, yo me centraré en las dos que yo considero principales: el horario y el salario.

Mientras que en plantilla tienes un horario fijo (aunque a veces se alargue) y cuando sales no tienes que preocuparte por gestionar proyectos, buscar clientes ni terminar traducciones, como autónomo la jornada laboral puede ser eterna y es difícil desconectar. No obstante, como autónomo trabajas desde casa (tiempo que te ahorras: yo tardo dos horas en total viajando cada día) y durante la época de menos trabajo puedes aprovechar para diversificar y explorar nuevas oportunidades.

En cuanto al salario, en plantilla tienes una seguridad a fin de mes y la opción de darte de baja, tener pagas extra y vacaciones pagadas, etc. Como freelance, puede que tus ingresos fluctúen tanto que un mes ganes lo que en tres y otros estés a dos velas, por no hablar de que, en lo que respecta a vacaciones (por ejemplo), si no trabajas, no cobras.


Y hasta aquí las principales preguntas que yo me planteaba antes de empezar a trabajar y me alegra que ya pueda responderlas y plasmarlas aquí para ayudar a quienes tengan dudas a este respecto. Espero que os sean de utilidad sus respuestas.
¡Hasta pronto!

22 comentarios:

  1. ¡Hola, Merche!

    Me parece genial la entrada... ¡y la foto totalmente insuperable!

    Muy bien resumidas las ventajas y las desventajas del traductor en plantilla y del autónomo. Yo pasé por las dos cosas y creo que es lo mejor para poder valorar bien lo bueno y lo malo de cada condición.

    Además de la personalidad de cada uno, creo que se opta por la una o por la otra dependiendo también de la situación personal, que puede variar mucho a lo largo del tiempo. Otra variable importante es el país donde nos demos de alta como autónomos. Por ejemplo, en Alemania no existen muchas desventajas (sobre todo fiscales) que mencionas del ser autónomo en España... ¡pero, claro, hay otras!

    Además del 'feedback' del revisor, que es muy importante y que el autónomo solo a veces tiene la suerte de recibir, considero que la ventaja principal del traductor en plantilla es el uso constante de múltiples herramientas TAO, que son un lujo que el autónomo en muy pocos casos se puede permitir.

    ¡Muchas gracias por compartir la entrada!

    Un abrazo

    Alessandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Alessandra!
      De acuerdo contigo :)
      Recuerdo que un profesor nos comentó que antes de elegir por dónde tirar hay que plantearse si uno es aventurero o más bien cómodo, porque son dos caras totalmente opuestas. Sin embargo, y como bien dijo él también, se puede ir evolucionando :)

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Hola Merche!
    Muy interesante esta entrada. Yo aún soy estudiante de TeI, pero me gusta ir mirando ya cosillas.
    Aunque no comente en cada entrada, te leo siempre.
    Un saludo y ¡feliz semana!
    Diana
    http://elmundoidiomas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Dianne! Me alegro de que te guste tanto, jeje :)
      ¡Saluditos!

      Eliminar
  3. ¡Hola, Merche!

    El año pasado estube 6 meses como traductora en prácticas en una agencia, también en plantilla. Me he sentido muy indentificada con todo lo que cuentas, básicamente porque mi día a día y todo el funcionamiento y método de trabajo es el mismo en ambos sitios (y supongo que en otras muchas agencias).

    Por mi parte, fue muy positivo tener este feedback que comentas, pues hacía muy poquito que había salido de la universidad y era mi primer trabajo real como traductora. ¡Aprendí muchísimo! También aprendí mucho sobre programas y herramientas de las que no tenía ni idea que existieran (en la universidad tampoco me ayudaron a descubrirlas...). Había días que parecía que el trabajo se te fuese a comer entera, pero vale la pena, sobretodo porque es un contacto constante con la traducción y con los elementos que la rodean (revisores, PM, clientes...).

    ¡Saludos!


    Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anna :-D
      Que te digan qué tal traduces, ya en el ámbito profesional, después de acabar la carrera, es una pasada de experiencia, ¿verdad?

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Hola Merche:

    Me ha encantado esta entrada porque me he sentido muy identificada.

    La verdad es que no tiene nada que ver trabajar como autónoma que trabajar en plantilla y estoy totalmente de acuerdo en que la mejor forma de dar los primeros pasos en el mundo laboral es trabajar en una agencia. Así conoces el ritmo de trabajo, los protocolos, el trato con el cliente y... lo más importante, la coordinación del equipo en trabajos grandes. Yo siempre digo (y siempre diré) que aprendí más en mis dos años y medio trabajando en la agencia que en los 4 de licenciatura.

    Y si algo echo de menos de mi etapa en agencia es a mi compi de oficina, de quien he aprendido un montón. Echo de menos sus revisiones. Aunque también se puede seguir recibiendo feedback como autónomo. Lo único que necesitas es un colaborador que te revise (a poder ser con más experiencia y conocimientos que tú porque si no...¿pa' qué?).

    En cuanto a los pros y los contras económicos... pues sí, para qué nos vamos a engañar, si trabajas en plantilla está genial saber que pase lo que pase recibirás tu sueldo, eso da mucho relax mental, pero también mola mucho cuando ganas en una semana lo que a lo mejor en plantilla ganas en un mes ;) Claro que eso no pasa siempre y para conseguir eso hay que saber montarse bien el chiringuito.

    Ambas formas de ejercer como traductor tienen sus partes positivas y negativas... como todo en esta vida. Gracias por compartir tu experiencia :)

    Un abrazo, Lourdes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lourdes :-D
      Es cierto, de los compañeros también se aprende mucho aunque no te corrijan. ¡Hay que ser como esponjas para quedarse con todo! Y sí, el chiringuito hay que montárselo muy bien para eso, pero hay para todo, desde quien se deja la vida por dedicarse exclusivamente a la traducción, a quien no le cuesta tanto o incluso quien lo prefiere "de vez en cuando" y trabaja en otro ámbito el resto del tiempo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Yo trabajo en plantilla desde hace 8 años. Mucha razón en todo pero puntualizaría una cosa: a pesar de tener más inseguridad económica, normalmente un freelance puede ganar al mes MUCHO MÁS que un traductor en plantilla (hasta 4/5 veces más, por lo que he visto).

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy buena entrada!

    Yo nunca me había planteado trabajar en plantilla (además porque soy más de interpretación), pero siempre es bueno tener una visión global de la profesión. He tenido la posibilidad de hacer prácticas en la oficina de Traducción e Intepretación de la Cámara de los Diputados en Italia y lo que he aprendido en aquel tiempo me ha servido muchísimo, sobre todo las corecciones que he recibido y lo de compartir ideas y métodos de traducción con los compañeros... creo que es lo que más echo de menos trabajando como autónoma.

    ¡Un saludo!

    Giulia- Words of Nona
    www.wordsofnona.com


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, trabajar como autónomo a tiempo completo requiere mucha entereza en lo que respecta a no tener compañeros, pero hay otras muchas formas de relacionarse (no en persona, por desgracia, a no ser que optes por el coworking).
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. Desde luego, aunque por desgracia hoy en día es más difícil trabajar en plantilla que antes (simplemente porque hay mucho más trabajo para traductores autónomos, aunque hay casos y casos, claro), siempre recomiendo intentar hacer unas prácticas por lo menos en plantilla. Lo que aprendes en pocos meses es incalculable, mucho más que un máster (que es complementario, por supuesto ;)).

    Todo tiene sus ventajas e inconvenientes... Idealmente se podría tener un trabajo a media jornada en plantilla y luego hacer cosillas de autónomo el resto del tiempo. ;)

    Un saludín,

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en la carrera nos decían que era una opción "ideal", porque tienes una "red de seguridad" en caso de que metas la pata, cosa muy habitual y normal si acabas de terminar de estudiar :)

      Eliminar
  8. ¡Me ha encantado la entrada!

    Tenía muchas ganas de leer un testimonio de primera mano sobre el trabajo en una agencia, y más de la forma en la que lo has descrito. Yo estoy trabajando como autónoma, pero me planteo trabajar en una agencia en un futuro. Ahora mismo en España las razones para trabajar como autónomo en lugar de en plantilla tienen cada vez menos peso, al menos en mi opinión. Si bien es cierto que como autónomo en una semana puedes ganar más que una persona que esté trabajando en plantilla en un mes, la incertidumbre y las cuestiones burocráticas desequilibran la balanza. Puede que en otros países europeos sea más fácil trabajar como autónomo, pero la situación actual en el país me hace plantearme trabajar por cuenta ajena, que proporciona mucha más seguridad.

    ¡Un saludo!

    Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Andrea!
      Me alegro de que te haya gustado :)
      La incertidumbre es, sin lugar a dudas, la parte más dura de ser autónomo (desde mi punto de vista externo).

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. Hola, Merche:
    Quería preguntarte si conoces alguna forma de buscar trabajo por cuenta ajena en la traducción, o cómo hiciste tú en su momento para encontrar el trabajo al que haces referencia. Acabo de terminar el máster y me acabo de mudar de ciudad y me gustaría saber cuál es la mejor forma para poder trabajar por cuenta ajena en este sector. ¿Mejor acudir a agencias de traducción? ¿A grandes empresas?

    Gracias de antemano:
    Javier

    ResponderEliminar
  10. Hola, Javier:

    Para plantilla, yo me creé el blog, leí mucho y asistí a congresos, donde conocí al que después sería el jefe de la empresa en la que trabajé. La clave está en darse a conocer, ser humilde y tener ochenta ojos a posibles oportunidades.

    De autónomo, no dejes de enviar CV a empresas que merezcan la pena y métete en foros para estar al tanto. Mantén LinkedIn actualizado, hazte un perfil de about.me, etc. Lleva tiempo. Sobre si grandes empresas o no, si eres autónomo puedes trabajar con ambas opciones, todo depende de las condiciones que te ofrezcan y si puedes negociarlas para salir tú ganando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Merche:

    Soy estudiante de TeI y también me planteo mucho qué voy a hacer después de terminar la carrera. Me gustaría ser traductora en plantilla, pero ando un poco perdida con el tema de buscar empresas. ¿Cómo debería buscarlas? ¿Hay alguna página en la que haya un listado de empresas que necesiten traductor de plantilla para poder registrarse?

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar