domingo, 16 de febrero de 2014

Por qué (no) estudiar un máster al acabar la carrera

Fuente

La sintonía de Don de Lenguas me ha despertado la vena nostálgica porque, aunque parezca que hace poco que abandoné las aulas (literalmente, es así) la sensación interior es muy distinta. Parece que fue ayer cuando apenas pegaba ojo por las noches pensando en "dónde estaré en unos meses" o cuando desatendía las explicaciones del profesor para dar los toques finales a un currículum al que había dedicado mucho tiempo porque era "mi mejor baza". Con eso y seis años de experiencia universitaria a mis espaldas, me angustiaba a la vez que me emocionaba pensar qué pasaría después. Por eso, porque tengo reciente la sensación de incertidumbre y esperanza, "vuelvo a mis orígenes" en esta entrada, pero esta vez desde otro punto de vista: desde la perspectiva de que ya hace unos meses que dejé de estudiar... y descarté la idea de estudiar un máster.

Cuando uno está a punto de acabar sus estudios se le amontonan las ideas... o bien le paraliza el miedo y al final no hace nada. Es esencial tener en mente que vuestras decisiones en este momento no deben verse como un "ahora o nunca", sino de un "si no es ahora, será después". Algo muy distinto a lo que ocurre cuando ya tienes que atender una serie de obligaciones y responsabilidades ineludibles cada mes.


La situación del recién licenciado suele ser distinta a la de quien busca una estabilidad duradera y, por ello, no son pocos quienes se lanzan de cabeza a cursar un máster, en ocasiones por las razones equivocadas. Si uno elige un máster por las razones correctas, como especializarse en una rama concreta porque lo tiene claro, no hay ningún problema. Sin embargo, si estudiarlo es una manera de prolongar la cómoda (pero confusa) etapa universitaria, quizá haya que plantearse otra alternativa.

Estoy segura de que, como yo, conoces a quien ha decidido estudiar un máster porque se le echaba el tiempo encima y no sabía qué hacer con su vida al año siguiente. Desde mi punto de vista, este es un planteamiento equivocado que, literalmente, sale caro. Los principales "síntomas" de que quizá cursar un máster no sea una buena idea, son los siguientes:
  • No sabes exactamente qué máster hacer: tienes que conocer las razones concretas por las que quieres especializarte y, sobre todo, en qué. Si no es así, no lo hagas... (aún). Quizá necesites experimentar distintos ámbitos antes de lanzarte a una especialización que desconoces.
  • No tienes un plan para después del máster: si lo haces "por hacer", te toparás con la misma situación que ahora pero con un máster bajo el brazo y, con él, la frustración de estar "superpreparado" y no tener experiencia.
  • No sabes si quieres dedicarte a esto: plantéatelo. Hacer traducción y especializarse o trabajar en otra rama no es un fracaso, es una opción más. Y muy válida, por cierto, porque probablemente son pocos los que combinan dos disciplinas distintas.
Por eso te propongo un planteamiento muy simple pero que muchas veces no se nos pasa por la cabeza. Siempre nos imaginamos dos extremos: trabajando a jornada completa cobrando lo suficiente como para ser independientes económicamente... o estudiando un máster. Desde mi punto de vista, existe un "justo medio" que combina ambas opciones.

¿Por qué no intentar vivir alguna experiencia profesional a modo de máster? Igual que no generarías ingresos durante ese año o años que estudiaras, de esta manera adquirirías formación sin la presión que supone saber que tienes que llegar a fin de mes con lo que ganes, a sumar a otra serie de ventajas:
  • Te saldrá mucho más barato: de hecho, ganarás y te podrás "formar" con tu propio dinero si finalmente es lo que decides.
  • Empezarás a tantear el mundo profesional y, tanto si sale bien como si no resulta, "que te quiten lo bailao" (y esa experiencia real para el CV).
  • Adquirirás esa práctica que tanto se echa en falta en las clases teóricas y de la que se carece al salir de la carrera (y que, en cierto modo, es la pescadilla que se muerde la cola: sin experiencia no hay trabajo, sin trabajo no hay experiencia...).
  • Aprenderás a reconocer lo que te gusta y, quizá, veas claro en qué te quieres especializar (y entonces, hacer un máster... o no). No es lo mismo estudiarlo que trabajar de ello. Puede que lo que ahora rechazáis os llegue a encantar y viceversa. Nada como intentar meter la cabeza en X ámbito para probarlo y juzgar vosotros mismos.
  • Conocerás a otros profesionales, trabajadores que posiblemente te abran los ojos sobre algunos aspectos que ahora ni te imaginas, te den ideas y de los que puedes aprender mucho si adoptas el modo esponja.

Por todo ello, animo a aquellos estudiantes que estén ya en la etapa de decidir qué hacer con sus vidas el año que viene que se planteen bien las razones para estudiar un máster. Aunque la situación no es fácil en términos laborales, buscar trabajo lo tendrás que hacer antes o después y, si es el miedo el que te paraliza, te animo a que te despojes de él y juegues tus mejores bazas ya en el terreno profesional.

No obstante, y como bien sabemos todos, una cosa es intentarlo y otra conseguirlo, pero lo que está claro es que, si no lo intentas, no lo consigues. Ni ahora, ni después de estudiar un máster. Además, el "viaje" es igual o más importante que el destino, y la búsqueda de trabajo también "te forma" sobre lo que pide el sector, lo que tú puedes ofrecer, qué necesitas, etc.
 
IMPORTANTE: Vaya por delante que la reflexión que pretendo en esta entrada NO es "si quieres, puedes", porque por desgracia en lo referente a encontrar trabajo no es así en la actualidad, sino hacer una autorreflexión sobre si estudiar un máster es la mejor opción en tu caso concreto. 

21 comentarios:

  1. Buenos días, Merche:

    Como futura graduada en Traducción e Interpretación, me gustaría aportar mi visión.

    Hay diversas opciones: lanzarte al mercado laboral, hacer un máster (en traducción o en otro ámbito, eso no lo podemos olvidar), ser auxiliar de conversación, pedir diversas becas, ser becario, etc.

    Algunas de esas opciones a veces quedan en el olvido y no se nos muestran. Sin embargo, creo que sería conveniente destacarlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. (Y cuando digo ser becario, me refiero a hacer prácticas en empresas, bien relacionadas con la traducción o no.

    También me gustaría añadir la versatilidad de nuestra carrera. Hay vida más allá de la traducción y las opciones son amplísimas).

    ResponderEliminar
  3. Hola, María:

    Ser becario en una empresa es trabajar, que es de lo que hablo en la entrada :)
    Las opciones son muchas, pero cuando se acerca el momento y no sabes qué será de ti en unos meses, te entran las prisas por tomar decisiones, en ocasiones, precipitadas.

    Lo de pedir becas no es una salida en sí misma. Pedir una beca... ¿para qué? ¿Para seguir estudiando? ¿Estudiar qué? ¿Estás seguro de que quieres hacer eso o simplemente es que, como te lo pagarán, lo haces y así haces tiempo en lo que te preparas para buscar trabajo? A todo eso me refiero :)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Estaba pensando en un periodo de prácticas no remuneradas.

      Es cierto que estamos bajo una presión agobiante en esta recta final. Tienes poco tiempo para pensar y, si no tienes claro lo que quieres, puedes acabar eligiendo por inercia, para continuar con tu vida cómoda. También es verídico que el mercado laboral nos asusta tras tantos años de estudio.

      Yo creo que pedir una beca (véase de auxiliar, de prácticas en empresas, de investigación) es una forma de encontrar tal vez tu camino sin ser una carga para tu familia.

      Definitivamente, hay opiniones de todo tipo.

      Eliminar
  4. ¡Hola! Soy estudiante del último año de traducción y yo ya tenía claro que no iba a hacer un master al mismo acabar la carrera solo porque pienso que va a ser una carga económica para mi familia, pero tu entrada me ha abierto los ojos, ya no es que no quisiera hacer el master por esa razón, sino porque tampoco tengo muy claro de que quería hacerl. ¡Muchas gracias por el consejo!

    ResponderEliminar
  5. Como norma, los conocimientos que te proporcionan en un master (si pertenecen al mismo ramo de estudios) deberían habértelos proporcionado durante la carrera. Lo que ocurre es que con nuestro sistema universitario, una impartición deficiente del conocimiento especializado se convierte en un gran negocio. Y, ahora, que me lluevan las críticas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin alguien que dice la verdad (es decir, lo políticamente incorrecto). Caso al 100% con lo que acabas de decir, Pablo

      Eliminar
    2. Toda la razón Pablo Bouvier. Es así, y no tiene más vuelta de hoja. El sistema está pensado para enriquecerse unos cuantos y para encastrar y retrotraer a la sociedad a una jerarquización en castas como antaño en el que solo los hijos de los señoritos del cortijo podían estudiar. Esto cada vez se parece más a "Los Santos Inocentes"....

      Eliminar
  6. Hay mucha gente que piensa que un máster es imprescindible para especializarse. Hace poco una antigua compañera me preguntó en qué quería especializarme y, cuando le contesté, me preguntó dónde pensaba hacer un máster. Me miró como si fuera un bicho raro cuando le dije que no quería hacer ninguno.
    Un traductor puede especializarse simplemente traduciendo textos de uno o varios ámbitos concretos, ya sea mediante prácticas, trabajos, cursos, voluntariado... En mi opinión, para estudiar un máster, como cualquier carrera, tienes que estar seguro de que te interesa y de que quieres hacerlo, porque de lo contrario ni estarás motivado ni le sacarás todo el partido posible. Así que estoy de acuerdo en que no hay que matricularse en un máster solo por miedo a abandonar la vida del estudiante: ¡hay muchas otras posibilidades! Y creo que es importante que los recién licenciados se valoren más porque, aunque es cierto que al acabar la carrera todavía tenemos muchas cosas que aprender, muchas veces somos mejores traduciendo de lo que pensamos.

    ResponderEliminar
  7. Hola! Yo me gradué hace casi 3 años y pasé por algo similar. Terminé y conseguí trabajo como maestro de inglés. Y durante todo ese primer año en el mundo real tuve la idea de "esto lo hago por mientras, cuando termine el año escolar, comienzo un master". Sin embargo, no lo hice porque me di cuenta que al terminar sería lo mismo: no tendría experiencia laboral como traductor y estaría sobrecalificado en el mundo real. Hoy en día trabajo en una preparatoria ("Instituto", allá en España) como maestro de inglés. Ahi me di cuenta que dos de mis compañeras, profesoras con mas de 20 años de experiencia, con masters y doctorados, ganan lo mismo que yo, un licenciado que nació cuandos ella probablemente se estaban licenciando, que terminaban un master cuando yo acudía al jardín de niños.

    Si me interesa hacer un master, pero aún averiguo en que. Mientras tanto, combino la enseñanza de idiomas asalariada con la traducción de forma autónoma y adquiero experiencia de ambos trabajos.

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenas, Merche!
    Hace tiempo ya que sigo tu blog, y, en primer lugar, he de decir que sus entradas nunca me han dejado indiferente. Si que es en este momento mi primera vez en comentar, ya que estoy a punto de terminar la carrera de Traducción e Interpretación y esta entrada me ha resultado verdaderamente útil. La realización de un máster es, como tú bien dices, una complementación a la carrera, no una carrera nueva; ya somos traductores, y trabajando podemos, también, adquirir unos conocimientos muy valiosos, así como otros beneficios. Sin embargo, el miedo a enfrentarte al mundo profesional es un ancla que muchos tenemos muy enterrada en el ámbito académico (yo me considero uno de ellos...).
    Siempre es agradable conocer otros puntos de vista y, sobre todo, que te hagan reflexionar.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Creo que un máster te aporta nuevos conocimientos muy relevantes y además te permite conocer a gente con tus mismos intereses, pero sí que es cierto que tienes que tener muy claro por qué quieres cursar un máster. En mi opinión, creo que se puede aprovechar mejor si ya tienes uno o dos años de rodaje (sobre todo porque sabrás mejor tu área o áreas de especialidad :P).

    Un saludo,

    Pablo

    ResponderEliminar
  10. Un máster puede ser extremadamente útil, pero del todo de acuerdo: ¡sin prisa! Salvo que tengas claro en qué quieres especializarte, hay que darse un garbeo por el mundillo laboral y después ver qué te conviene. Yo fui de los que se apresuró y, algo saqué en claro, pero mucho menos de lo debido. Mucho mejor una experiencia laboral como becario o voluntario, p.ej.

    ResponderEliminar
  11. Soy estudiante de Traducción e Interpretación de 3er ciclo,aún me falta 4 años por terminar la carrera, sinceramente no me había puesto a pensar en detalles como este pero gracias al blog ya tengo en mente que haré dentro de unos años.
    ¿Podrían dar mas consejos para estudiantes o principiantes? Hay muchas cosas que me falta por entender.

    ResponderEliminar
  12. Yo pienso que si seria bueno hacer un máster, tener más estudios y formación nunca está de más!! Yo ahora estoy haciendo un bachelor degrees en Insa (http://www.insaweb.net/estudios/bachelor-degrees/). Siempre me gustó marketing y decidí el año pasado embarcarme en esta aventura. Hay que reconocer que no es fácil realizar tus estudios en inglés pero espero luego tener resultados!! Os lo recomiendo, y sobre todo mataros a estudiar inglés y otros idiomas independientemente de lo que hagáis!! Esto hará que vuestro currículum sea inmejorable!!

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Me ha parecido muy interesante tu artículo. Yo también me planteaba la decisión de estudiar un master como un ahora o nunca (un poco influenciados por mis padres) y la verdad es que no tiene porque ser así. Si no lo tenemos claro, no hay que tomar decisiones tan importantes. En mi caso, he preferido centrarme en seguir estudiando inglés ya que en mi carrera de derecho no lo hemos tocado mucho, aunque parezca imposible. Me toca, pues, estudiarlo por mi cuenta. El caso es que me he apuntado a unos cursos de inglés intensivos (http://www.callanschool.info/es/cursos-intensivos-ingles-verano-barcelona) con los que espero mejorar mi nivel y luego, ya volveré a retomar esa decisión auqnue nunca se sabe, a veces es el destino un poco el que actúa a su antojo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha parecido muy interesante tu artículo. Yo también me planteaba la decisión de estudiar un master como un ahora o nunca (un poco influenciados por mis padres) y la verdad es que no tiene porque ser así. Si no lo tenemos claro, no hay que tomar decisiones tan importantes. En mi caso, he preferido centrarme en seguir estudiando inglés ya que en mi carrera de derecho no lo hemos tocado mucho, aunque parezca imposible. Me toca, pues, estudiarlo por mi cuenta. El caso es que me he apuntado a unos cursos de inglés intensivos (http://www.callanschool.info/es/cursos-intensivos-ingles-verano-barcelona) con los que espero mejorar mi nivel y luego, ya volveré a retomar esa decisión auqnue nunca se sabe, a veces es el destino un poco el que actúa a su antojo.

    ResponderEliminar
  16. Me ha parecido muy interesante tu artículo. Yo también me planteaba la decisión de estudiar un master como un ahora o nunca (un poco influenciados por mis padres) y la verdad es que no tiene porque ser así. Si no lo tenemos claro, no hay que tomar decisiones tan importantes. En mi caso, he preferido centrarme en seguir estudiando inglés ya que en mi carrera de derecho no lo hemos tocado mucho, aunque parezca imposible. Me toca, pues, estudiarlo por mi cuenta. El caso es que me he apuntado a unos cursos de inglés intensivos (http://www.callanschool.info/es/cursos-intensivos-ingles-verano-barcelona) con los que espero mejorar mi nivel y luego, ya volveré a retomar esa decisión auqnue nunca se sabe, a veces es el destino un poco el que actúa a su antojo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Merche:

    Este mes ya estoy graduado en Estudios Ingleses y me asaltan las dudas que tuve al elegir qué hacer después de la selectividad (o incluso más) ya que no sé qué hacer después de la carrera. Buscando por Internet para informarme un poco me he encontrado con tu blog. Pregunto a mis compañeros de carrera y hay algunos que me dicen que sin máster la carrera no vale para nada, pero me imagino que no será tan radical (espero). Las opciones que se me han ocurrido son:

    - Hacer el grado en Traducción e Interpretación, que me imagino que habrá asignaturas que me convaliden y me servirá para ampliar mi conocimiento del inglés (aparte de que me gusta la traducción).

    - Hacer un máster, simplemente por creer que es el "paso siguiente" a la carrera (aunque no sé de qué y por esta entrada casi que lo descarto).

    - Intentar trabajar y/o hacer cursos para formarme más y tener más datos que añadir al CV.

    - También había barajado la posibilidad de hacer un módulo de informática, pero creo que casi prefiero seguir mejorando con el inglés.

    En resumen, que tengo muchas dudas y no sé de ningún sitio donde informarme. Intentaré buscar foros e ir preguntando por aquí y por allá, pero si me iluminaras un poco al respecto te lo agradecería mucho.

    Un saludo,
    Juan Jo

    ResponderEliminar