miércoles, 26 de marzo de 2014

¿Se traducen las etiquetas (hashtags) en Twitter?

 
Traducir o no traducir los hashtags o etiquetas es una cuestión que alguna vez me había planteado y que hoy ha vuelto a surgir. Como no he encontrado respuesta de ningún tipo en Google, (buscar "traducción de etiquetas" es inútil, como imaginaréis), he decidido escribir esta entrada: si os topáis con referencias a etiquetas de Twitter, ¿(cómo) las traduciríais?

Antes de pasar a exponer algunos casos prácticos inventados y las posibles soluciones que tendríamos, me gustaría aprovechar para hacer 
una breve recopilación de lo que opina la Fundéu sobre los términos referentes a Twitter que quizá os resulte de interés: 
 


Dicho esto, paso a exponer esta serie de supuestos y la solución por la que yo optaría, con su correspondiente razonamiento. Por supuesto, como digo al final de la entrada, esta entrada será mucho más interesante si dejáis vuestras opiniones y razonamientos. :)

Supuestos:

  1. El texto (por ejemplo, en el ámbito del marketing) refleja un tuit con una etiqueta que hace mención a una realidad concreta y, al hacer clic en ella, accedemos directamente a los tuits filtrados que la han incluido. La etiqueta tiene un propósito claro.

    Ejemplo: Un texto sobre una empresa que ha creado una campaña de promoción y lanza un concurso en el que solo participarán los usuarios que tuiteen con la etiqueta #WinAnIpad2014. Parece obvio que en ese caso no deberíamos traducirlo ya que, si lo tradujéramos por #GanaUnIpad2014, la empresa no tendría noticia de los usuarios españoles que han escrito ese tuit (erróneo) con la intención de participar.

  2. El texto (en un contexto más informal) refleja un tuit con una etiqueta que hace mención a una realidad general que no pretende filtrar un tipo de contenido específico mediante su etiqueta. No tiene un propósito concreto.

    Ejemplo: "Today is going to be a great day #happiness #WantToWinThisPrize". ¿Lo traduciríais?

    Soluciones posibles:
    A) Hoy va a ser un gran día #happiness #WantToWinThisPrize
    B) Hoy va a ser un gran día #felicidad #QuieroGanarEstePremio

    ¿Por qué opción optaríais? Yo, por la B. La razón es que, muy probablemente, no sea necesario mantener la referencia en este caso (poniendo que se trate de un diario, una viñeta...). La desventaja de este "principio" es que estaría sujeto a cada caso y a la opinión subjetiva de qué constituye una realidad general en cada ocasión.

  3. El texto mezcla los dos casos anteriores: realidad concreta y realidad general.
    Ejemplo
    : "I can't wait! I want to know the result! #happiness #WinAnIpad2014".

    Soluciones posibles:
    A) ¡No puedo esperar! ¡Quiero saber el resultado! #happiness #WinAnIpad2014
    B) ¡No puedo esperar! ¡Quiero saber el resultado! #felicidad #WinAnIpad2014

    En este caso, yo optaría por la opción B, a pesar de que pueda parecer incoherente. Desde mi punto, ese "arriesgo de incoherencia" se podría razonar de una forma muy sencilla: cada etiqueta tiene una función distinta. La primera, expresar emoción y, la segunda, que conste tu participación en el concurso.

  4. El texto hace mención a una realidad que no se sabe muy bien si remite a una referencia específica.

    Ejemplo: "I can't wait! #WinAnIpad2014 #marketingtechniques

    Soluciones posibles:
    A) ¡No puedo esperar! #WinAnIpad2014 #marketingtechniques
    B) ¡No puedo esperar! #WinAnIpad2014 #técnicasdemarketing

    En este caso, probablemente sea interesante optar por la respuesta B, ya que de esa manera el lector español puede leer todo lo que se ha escrito respecto a técnicas de marketing en su idioma. Sin embargo, corremos el riesgo de que en la etiqueta original aparecieran contenidos a los que el autor del texto quería remitir y, al traducirlo, lo perdamos. ¡Difícil decisión! Como digo después, lo mejor es preguntar al cliente :)

  5. Estoy segura de que ya se os ha pasado por la cabeza la opción de no traducirlo e
    incluirlo entre paréntesis
    . Sin embargo, resultaría muy engorroso de leer y, además, no nos evitaría tener que tomar una decisión, porque entre paréntesis tendríamos que elegir si traducir o no las etiquetas.
     
 

A pesar de lo expuesto, vaya por delante que todo quedaría sujeto a lo que el cliente pidiera. Habría que preguntarle, porque, si no nos ha dado una instrucción previa, probablemente es que no se ha planteado las diferentes opciones. ¡Quién sabe si pasará a crear algún tipo de convención en ese momento!

¿Qué opináis vosotros? ¿Por cuál de las opciones os decantaríais en cada caso? ¿Se os ha presentado alguna vez una situación en la que hayáis dudado qué hacer?

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Me parece interesante esta entrada, puesto que es algo que creo que a casi nadie de nosotros nos había pasado por la cabeza. Eso me recuerda a una ponencia que hice sobre la elección del género de los extranjerismos (osea, si es "el facebook", "la facebook" o simplemente omitir el artículo y dejarlo en "Facebook"; en Latinoamérica hablamos un poquito diferente a España). Son cuestiones que la teoría de la traducción no ha considerado hasta el momento, pero hablemos del tema de la entrada:

    Hace un poco más de un año, tomé un curso, llamado "Taller de Microrrelato en Twitter", con el Prof. Eliseo Carranza. Fuera de los aspectos sintácticos y semióticos del relato, recuerdo que nos sugirió usar nombre de usuarios y etiquetas cortas, preferiblemente menores a 9 caracteres.

    En cuanto a la traducción de estos, creo que uno de los retos que supone traducir tuits es no sólo traducir la etiqueta y el mensaje entero, también considerar que el texto llegue a la lengua meta en menos de 140 caracteres sin perder su esencia, lo cual se puede lograr con los conocimientos lingüísticos, semióticos y el ingenio del traductor.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Merche. Interesante entrada. Tengo que decir que coincido con tus decisiones en todos los casos. También creo que Twitter, por su limitación de caracteres, es el lugar menos adecuado para incluir traducciones entre paréntesis.
    Un saludo.

    ResponderEliminar