sábado, 15 de noviembre de 2014

Por qué (sí) estudiar un máster al terminar la carrera

Fuente

¡Un máster! ¡Yo! Después de darle tantas vueltas a las razones equivocadas para estudiar un máster y estar de acuerdo con reflexiones tan categóricas como "No estudies un máster", he decidido liarme la manta a la cabeza y hacer uno. ¿Por qué? Eso es de lo que trata esta entrada. Por ahora, os adelanto que el elegido es el Máster en traducción audiovisual (localización, subtitulación y doblaje) del ISTRAD.


¡Nueve meses casi justos desde esta entrada!


Es una decisión muy meditada; no son pocos los años que llevaba barajando la idea de cursar un máster de traducción audiovisual. De hecho, fue allá por 2011, mientras buscaba información sobre mi otra opción, el METAV, cuando me topé por primera vez con el blog de un tal Pablo Muñoz :), pero eso es otra historia...

Quería empezar a trabajar antes de decidir en qué especializarme para comprobar qué echaba en falta en mi día a día profesional y, ya de paso, ahorrar un poco. Ahora, un año y medio después de empezar a trabajar como traductora en plantilla, sé que echo de menos la creatividad y los retos que se plantean en la traducción de películas, series, cómics, etc. En realidad, mi experiencia en estos campos es la justa (la que me aportó la carrera) y precisamente por eso quiero ahondar en este ámbito. Además, este máster incluye asignaturas de localización que me servirán para reafirmar y ampliar lo que ya estoy aprendiendo en el trabajo.

Las razones por las que elegí este máster y no otro son varias:
  • El precio: son 1680 euros (frente a los casi 5000 que alcanza el otro que barajaba) y se puede fraccionar el pago en cuatro plazos.

  • La modalidad: por supuesto, al estar trabajando necesitaba que se pudiera cursar a distancia y, aunque es una opción que también otros ofrecen, después de ver el cronograma, me pareció que se adaptaba muy bien a mi ritmo de vida.

  • La duración: el hecho de que dure dos años hace que el ritmo sea bastante relajado (se entregan dos actividades al mes), aunque, si os interesa, también se puede cursar en un año la modalidad condensada.

  • Las materias: traducción aplicada al doblaje (series, animación, cine), problemas de corrección idiomática, técnicas de subtitulación, localización, etc. Además, también se aborda la realidad de la traducción audiovisual en la actualidad.


  • Las combinaciones de idiomas: este máster ofrece varias combinaciones de idiomas, una opción que me parece muy interesante para que lo puedan cursar traductores nativos de distintas lenguas:













Por todo esto, después de darle muchas vueltas a distintas opciones, comparar planes de estudios, precios, etc., me he decidido por este máster, que empieza en cuestión de horas. ¡Además, ya sé de algún traductor que tendré de compañero en esta nueva etapa! ¿Y vosotros? ¿Qué razones os han llevado a estudiar o no un máster? ¿Por qué ese y no otro? ¡Os animo a comentar!

Por cierto, para los que estéis dudando entre el ISTRAD y el METAV, como me pasaba a mí, aquí os dejo el vídeo comparativo que hizo Pablo.

12 comentarios:

  1. Gracias Merche por esta entrada y te deseo que tengas un buen máster y que te aporte todo lo que tú deseas. Me gustaría que me dijeses más adelante cómo avanza el curso y que hables de la calidad del mismo, pues estuve inscrita y tuve que anular la inscripción al ser admitida en doctorado, pues tenía miedo de no llegar a nada. Sin embargo, no descarto hacerlo más adelante, aunque solo sea para mi placer (y más si afinidades).
    Un gran saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! De acuerdo, ya te diré. Imagino que antes o después acabaré escribiendo una entrada de balance

      Eliminar
  2. Hola Merche, es la primera vez que visito tu blog y me encuentro con que vamos a ser compañeras de máster :)
    No sé tú, pero yo tengo unas ganas de empezar... (ganas y miedo porque soy totalmente novata en este terreno).
    Me alegro de haberme encontrado contigo por la red, por lo que he podido ojear te aseguro que me dejaré caer más a menudo por aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Anda! Pues qué bien :-D
      ¡Nos leemos pronto, entonces!

      Eliminar
  3. Excelente entrada, Merche.

    Yo he hecho dos másters (el primero de ellos el METAV, cuando aún no era tan caro ni tenía la E xD) y el motivo principal en ambos casos fue especializarme en un tipo de traducción concreta.

    A la gente que se esté planteando hacer un máster, le recomiendo que se lea el programa de cada asignatura con lupa antes de matricularse y que busque o pida opiniones de antiguos alumnos. Yo no lo hice con el segundo máster —me fié de la «buena fama» que tiene en el sector— y luego me encontré con un máster excesivamente teórico y académico, con una metodología que no me convencía y en el que no he aprendido tanto como esperaba. Que no digo que no sea un buen máster, pero no es para mí.

    ¡Mucha suerte con el curso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Anna!
      ¿Cuál fue el segundo máster? Tienes razón, es mejor estudiarse el plan de estudios porque si nos dejamos llevar por lo que dicen, nos podemos llevar un chasco (o no hacer algo que al final sí nos habría gustado).

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. ¡Hola, Merche!

    Perdona que conteste tan tarde. El segundo máster fue el de traducción médica de la UJI. Es un máster muy completo y con profesores de lujazo, pero me dio la impresión de querer abarcar mucho y acabar apretando poco. En algunas asignaturas nos pasábamos la mayor parte del tiempo leyendo bibliografía y debatiéndola en los foros, y luego solo hacíamos una única práctica de traducción, que era la que se evaluaba, y a correr.

    Tampoco quiero asustar a nadie que esté pensando en hacer ese máster, ¿eh? Pero vamos, que les animo a investigar otras opciones para especializarse, que las hay.

    Espero que estés disfrutando y aprovechando el máster del ISTRAD. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Merche!
    Me alegro de haber encontrado esta entrada en tu blog. Estoy a punto de decidir si matricularme o no de ISTRAD. Mi otra opción es METAV, aunque me echa un poco para atrás su precio. Quería saber tu opinión sobre ISTRAD. ¿Que te ha parecido?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marta!
      Yo también tenía esa duda y al final me decanté por el ISTRAD porque también tiene muy buenas referencias, te permite compatibilizarlo perfectamente con otras actividades y, por qué no decirlo, porque es infinitamente más barato (1400 vs. 5000). Yo te lo recomiendo, me está gustando :-) Quizá se echa de menos una parte algo más teórica, que me consta que en el METAV sí se da (tipo analizar películas y tal), pero como no llevo ni un año de los dos que son, tampoco estoy segura de que esa parte no vaya a llegar.

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Hola Merche!
    Este año voy a hacer el máster del ISTRAD y tu artículo me ha resultado muy útil. Pero tengo una duda. No sé si elegir la modalidad normal de 2 años o la condensada porque estoy trabajando a media jornada pero no sé la cantidad de materia que hay. Tú que ya lo has visto, ¿qué me recomendarías?

    ¡Muchas gracias!
    Izzy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Izzy!
      Si trabajas a media jornada lo podrás compaginar perfectamente. Yo estoy trabajando a jornada completa y se puede ;)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Hola Merche

    Estoy pensando tomar el mastes en traducción especializada del ISTRAD, ¿también lo recomiendas? cuéntame. (Vivo en Chile)

    Gracias
    Saluos

    ResponderEliminar