domingo, 21 de junio de 2015

¿Qué hace a un buen traductor?

Fuente

La pregunta que da título a esta entrada es una de las más difíciles de responder, ya que, si supiéramos la respuesta, todos intentaríamos alcanzar ese objetivo. Sin embargo, y como estamos acostumbrados los de las letras, dos más dos no son siempre cuatro y lo que a uno le puede parecer una cualidad imprescindible otro no lo considera esencial. Todos podríamos hacer una clasificación, así que aquí va la mía. ¿Qué hace a un buen traductor? Para mí, un buen traductor tiene que cumplir los siguientes requisitos:


  • Ser humilde: De nada sirve pasarse años estudiando, especializándose y haciendo cursos si, llegado el momento, no contemplas la posibilidad de no tener la razón y cualquier posible corrección la interpretas como una afrenta o la tomas como algo personal. Además, como el traductor a menudo tiene que trabajar en equipo (con revisores y gestores, o bien con otros traductores), no hay nada más importante que una buena actitud tanto en los momentos fáciles como en los difíciles. Obviamente, cuando todo va sobre ruedas y fluye, lo raro es que algo falle. Lo importante es demostrar cómo actúas cuando las cosas se tuercen, los plazos ahogan y la dificultad del texto se torna imposible de superar. Y sobre todo, educación ante todo.
  • Tener recursos: Y no me refiero a diccionarios o páginas web como los que mencioné en su día, sino a no depender de nada ni nadie para avanzar, siempre que sea posible. Ni siquiera de la respuesta de un cliente. Si te surgen dudas de la traducción, recopílalas en un .txt y asegúrate de que no eres capaz de resolverlas a medida que traduzcas. Si no puedes, siempre te queda el maravilloso recurso de enviar queries al cliente. Tengo que admitir que, sobre el papel, antes de saber lo frecuente que era su uso, lo que más me preocupaba al traducir era cómo abordar y avanzar con la traducción si no entendía algo. Sin embargo, ahora sé que casi siempre uno puede "cubrirse las espaldas" con algo tan sencillo como el envío de queries (que entregas al cliente durante la traducción mientras cruzas los dedos para que responda a tiempo) o de assumptions que incluye en la entrega (lo mismo que las queries pero, en vez de preguntar, afirmas):

      • ¿Qué hacer si no sé a qué se refiere un término? Toma una decisión y deja un comentario.
        Formato q
        uery: "Could you please confirm that X refers to Y?"
        Formato assumption: "Please note I assumed X refers to Y, but please confirm".
      • ¿Qué hacer si hay una opción de software (ejemplo chungo: "Get") sin más contexto? Toma una decisión y deja un comentario: "Please note that X can refer to different things but, because of the context, I assume X might be understood as Y. Please confirm".
      • ¿Qué hacer si hay un error en el source? Informa al cliente (le gustará arreglarlo) y traduce como si estuviera escrito correctamente. Y, si algo no cuadra, deja una nota "Please note X has been translated as Y because I interpret the source should say..."
Como ves, te puedes "salvar" en prácticamente cualquier circunstancia, con excepciones, claro. Además, si el cliente no responde a tiempo, puedes argumentar que tú lo consultaste (¡a tiempo! nunca olvides que no se pueden dejar las dudas más importantes para el final) y no obtuviste respuesta... Eso sí, también habrás apreciado que de tomar una decisión no te libras ;-)

También es muy importante no tener miedo a pedir más información al cliente. A veces dispone de más material que, por alguna razón, olvida o considera prescindible en el envío de la tarea. No dediques un tiempo valiosísimo a algo que quizá podrías resolver rápidamente, por ejemplo, teniendo el archivo source en formato final.


  • Ser coherente: Pocas cosas hay que salten más a la vista y den peor impresión que un texto incoherente. Utilizar tú/usted indiferentemente, puntuar unas frases sí y otras no en una enumeración o traducir un mismo término de forma incoherente dejan mucho que desear en una traducción profesional. En localización de software, además, es muy importante saber, por ejemplo, qué segmentos son CTA (Call To Action) y deben traducirse en infinitivo, qué es título y qué no, para poner o no punto, y saber "qué va con qué" si los segmentos están desordenados. Un ejemplo básico: si tienes los siguientes cuatro segmentos desperdigados por un texto (y no vienen seguidos), más vale que te des cuenta a tiempo de que van juntos y los traduzcas como toca.
    • A DISCOUNT
    • ...
    • GET
    • ...
    • OF
    • ...
    • 50%

  • Asumir los errores: Este punto va de la mano con el primero. Pocas cosas quedan peor que excusarse y dar explicaciones que rozan lo amíquémecuentas en ocasiones. Como dice @pmstrad en una de sus entradas, "Si la has cagado... ¡Reconócelo!". Y añado: y punto, no pasa nada. Ganarás credibilidad y no dará la impresión de que no eres capaz de agachar la cabeza. Un error lo comete cualquiera, pero si cuando lo haces intentas excusarte, quedarás mal.

  • Saber concentrarse: No siempre dispondremos de un entorno silencioso a la temperatura ideal y sin interrupciones, así que más vale que te concentres con tus métodos (yo utilizo estos cascos que son muy cómodos y totalmente aislantes para escuchar música). Cuando el tiempo apremia, no queda otra. Parece una tontería, pero hasta el proyecto más sencillo se te puede hacer cuesta arriba si no logras concentrarte.


    Ser un buen traductor es más que traducir bien. En esta entrada parto de la base evidente de que, para ser un buen traductor, hay que traducir bien, pero destaco que traducir bien no implica necesariamente ser buen traductor. Y tú, ¿qué requisitos crees que debe cumplir cualquier buen traductor?

    10 comentarios:

    1. Genial entrada. Muy buena recopilación.

      ResponderEliminar
    2. puede que acabes por tener dos comentarios míos diciendo prácticamente lo mismo, pero, misterios del ciberespacio, no veo el que acabo de escribir.
      decía yo que creo que traducir bien te convierte necesariamente en buen traductor, aunque no en buen profesional, y que me parece que es a eso a lo que te refieres en la entrada. y que ser buen profesional conlleva, como ser buen traductor, ser un excelente escritor de la lengua a la que traduces y un gran lector. también te comentaba que, en cuanto a avanzar en la traducción cuando no estás seguro, lo más importante es poder justificar tus decisiones: puede que tu opción no sea correcta, pero que se vea que hiciste todo lo posible porque fuese la mejor.

      ResponderEliminar
    3. Hola Merche, encontré este artículo tuyo y quiero decirte que me parece realmente bueno. Totalmente de acuerdo contigo y creo que es una buena lectura para los traductores que empiezan en el mundo de la traducción profesional. Siempre es bueno que un traductor sepa los objetivos a los que debe llegar.
      ¡Gracias y saludos!

      ResponderEliminar