domingo, 27 de diciembre de 2015

Be Olatz, my friend.

Uno está pensando en cumplir propósitos para este nuevo año cuando le sorprende como un mazazo una noticia tan triste, impresionante e inexplicable como el fallecimiento de una compañera de profesión, de pasión y de redes como era Olatz. Esta mañana mi Facebook se inundaba de fotos con ella de sus amigos más cercanos y poco a poco la noticia ha llegado a todos los rincones de la blogosfera.

Conocí a Olatz en el Eneti de 2013 cuando se me acercó con una sonrisa de oreja a oreja, y volvimos a coincidir en el Traduemprende de ese año, donde rebosaba alegría como siempre. Pocas veces se conoce a una persona tan alegre, jovial, con ganas de comerse el mundo y con tantos planes en mente como Olatz (Oli), que contaba 23 años. Por fin había cumplido su objetivo de irse a China a dar clase a niños, y allí, cumpliendo sus sueños, nos ha dejado.

Desde aquí mi más sinceras condolencias a su familia y amigos. 
Sabed que ha dejado huella más allá de todas las fronteras que ella quería traspasar.
Yo de mayor quiero ser como la pequeña Olatz.

4 comentarios:

  1. Buf, esta noticia es terrible. No dejo de pensar en sus padres y familiares. Que sepan que Olatz se hacía querer, como está quedando demostrado en estas redes donde ella brillaba. Besos para ti, Merche.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por difundir la noticia, Merche. Hasta que no leí la entrada de Rafa no entendí lo que había pasado. Como a muchos de vosotros, no conocía a Olatz personalmente, pero desde luego que siento mucho su pérdida. La separación irremediable de compañeros y amigos nos rompen los esquemas y nos dejan siempre sin palabras.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Romper los esquemas" es una buena forma de definirlo :-*
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar