viernes, 11 de diciembre de 2015

Los tres mejores regalos para un traductor esta Navidad


Ya asoma Papá Noel y la corona a Melchor, así que toca ponerse con los regalos de Navidad

Hace poco os expliqué en esta entrada los elementos que componen mi oficina con su correspondiente enlace por si queréis comprarlos, pero como es Navidad, hoy os traigo una selección de TRES regalos, pero... ¡qué regalos! Por supuesto, todo basado en mi experiencia personal con ellos (de ahí que escriba como si fuera la teletienda). ¡Allá van!

Primer regalo: pulsómetro Polar A360 [by Pablo :-)]

Nunca pensé que yo pudiera sacarle partido a un pulsómetro, pero es que este es mucho más. ¿Por qué es un buen regalo para un traductor? Porque más allá de medir pulsaciones, calcular calorías, pasos y frecuencia cardíaca, ¡te avisa cuando llevas una hora sin levantarte del asiento! Y puedes sincronizarlo con tu móvil en cualquier momento para ver cuánto tiempo has estado andando, corriendo, de pie, sentado o tumbado. Para mí ha sido una auténtica revelación y tras saber que paso unas 12 HORAS SENTADA, intento organizarme mejor, salir más y... ¡cumplir el objetivo diario que el pulsómetro te asigna según peso, edad, etc.! Además, puedes activar notificaciones de llamadas, correos, wasaps, etc.

Una hora sin levantar cabeza y... ¡tachán!

¡Puedes saber que te llaman y cogerlo desde el móvil!


Ejemplo de mi día el domingo



Aprovechando el Black Friday me compré este robot donde se puede cocinar básicamente de todo. ¿Que por qué es ideal para un traductor? Porque puedes dejar los ingredientes metidos y configurarla para que la comida esté hecha a X hora, por lo que no tendrás que preocuparte de que se te eche el plazo encima o enrollarte contestando correos. ¡Una pasada... y qué lentejas!

Tercer regalo: Robot aspirador LG Hombot 

Esto ya es la crème de la crème. 
Yo la pongo por la mañana y me siento al ordenador a trabajar mientras limpia. Teniendo cuidado de quitar cables, calcetines y demás, esta aspiradora hace lo que tú harías... pero mejor. Llega a todas las esquinas por esos pinceles largos que veis en la foto (van rotando a toda velocidad) y la suciedad se acumula en un depósito que viene con un asa para que solo sea vaciarlo y listo. ¡También se puede programar para que lo haga a cierta hora para que ni te tengas que levantar de la silla! Y lo mejor es que, cuando ha terminado, vuelve sola a su "casa" y se pone a cargar. ¡De verdad, todo ventajas!

En serio, para mí estas tres maquinitas han sido el descubrimiento y la inversión del año (bueno, y también este cepillo limpiador facial, ¡pero eso para traductores y no traductores!). En definitiva, a veces hay que mirar más allá de lo que está directamente relacionado con nuestro trabajo y, aun así, puede ser un regalo perfecto. 

¡Os animo a dejar vuestras ideas por aquí...!

8 comentarios:

  1. Yo robot de cocina no tengo, pero cuando empecé a trabajar desde casa me compré una olla de cocción lenta y le estoy sacando muchísimo partido.

    Yo traigo el regalo ideal para todos los traductores a los que se nos acaba quedando helado el café, té, colacao, etc., encima de la mesa: ¡una termotaza*! Otra opción para esto son los calientatazas que se conectan al USB, pero por no tener un cable más ahí por medio...

    * Pongo esta de ejemplo, pero hay mil modelos de mil marcas y precios (http://www.amazon.es/Thermos-187094-Taza-t%C3%A9rmica-color/dp/B007V1RNYC/ref=sr_1_10?ie=UTF8&qid=1449865810&sr=8-10&keywords=taza+t%C3%A9rmica)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me acaba de ocurrir también que el mejor regalo para alguien que traduzca al español sería un teclado de ordenador que llevara ya incorporadas las comillas latinas (« »). ¡Que alguien lo invente!

      Eliminar
    2. Ya se inventó: http://www.artlebedev.com/everything/optimus/maximus/
      Es un teclado en el cual cada tecla es una pequeña pantalla, por lo que es configurable. Necesitas cambiar de teclado español a ruso, ucraniano, griego, hebreo o tu definición particular? Lo puedes hacer.
      Eso sí, no es precisamente barato.

      Eliminar
  2. Muy interesante lo del pulsómetro. Desde que uso una aplicación para registrar mis sesiones de ejercicio estoy más motivada y activa. No me vendría mal tener uno. Sin embargo, prefiero aspirar a la vieja usanza, así tengo otra escusa para no pasar tantas horas seguidas sentada y, de paso, descanso la vista :)
    Saludos,
    NBG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejej bueno, pues a aspirar a la vieja usanza y... ¡a entrenar a la nueva! :-)

      Eliminar
  3. Este año me hice un regalo de cumpleaños: un soporte para dos monitores (antes los tenía en una base de madera). Además de ajustar la altura y la distancia al usuario, se pueden girar para revisar documentos que vengan en tamaño carta; la operación dura un par de minutos. Fue una excelente inversión (o un excelente regalo, según se mire).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buena idea! Yo la verdad es que siempre he utilizado una solo, por ahora una grande :-D

      Eliminar
  4. Gracias por compartir siempre tus experiencias, Merche. La verdad es que son unos regalos muy originales y diferentes a los que se proponen habitualmente para los traductores. Acabo de descubrir esta publicación: http://www.huffingtonpost.es/2014/11/17/chismes-antifrio_n_6159720.html y creo que también nos vendrían bien algunos de estos regalos ;)
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar