miércoles, 30 de diciembre de 2015

Traducción casera o "deja, ya lo traduzco yo"


Hace unas semanas contactó conmigo un compañero no traductor pidiéndome presupuesto para la traducción del perfil de LinkedIn de uno de sus contactos. Por si acaso, me aseguré de la combinación de la que estábamos hablando (me imaginaba que lo querría al inglés) y me confirmó que efectivamente se trataba de ES > EN.

En primer lugar le expliqué la necesidad de contactar con un traductor nativo que tradujera al inglés (y no un español que tradujera en inversa). Le recomendé a una persona de confianza y, tras darle una idea de qué tarifas podría barajar, me dijo que me avisaría con lo que le dijera el potencial cliente final. Unos días más tarde me dijo que al final el cliente (y añado: probablemente en vista de lo que le iba a costar) había decidido traducir su perfil él mismo.

Seguro que os suena la historia si sustituís "traducción de mi perfil de LinkedIn" por cualquier otra cosa. Pero es que si ya es poco acertado decidir hacer una traducción casera de cualquier documento, aventurarse con la traducción casera de un perfil de LinkedIn es un suicidio profesional. En primer lugar, porque si traduces tu perfil es porque tienes interés en expandirte y, en segundo lugar, porque es mejor solo tenerlo en español (y bien) que en bilingüe (y mal). Imagino que ese misterioso cliente final (del que desconozco siquiera la profesión) pensaría que le iba a costar más el ajo que el pollo, pero lo que no sabrá nunca con certeza es cuántos posibles empleadores han descartado su perfil por chapucero.

Si yo fuera empleador y entrara en un perfil de LinkedIn traducido palabra por palabra, con faltas de ortografía, sinsentidos y otros errores habituales de los traductores aficionados, directamente pasaría de él. Por otro lado, el traductor casero vivirá ajeno a las oportunidades que está perdiendo y se dirá orgulloso que se ha ahorrado un dinerito gracias a Google Translator & Co.

Señores traductores caseros: NO se la jueguen y contraten a un traductor profesional, nativo del idioma al que quieren traducirlo.


3 comentarios:

  1. Hola, Merche:

    La situación que describes es muy habitual, pero no solo en nuestro ámbito. Creo que cualquier persona es incapaz de ver el valor de cualquier servicio si no sabe de antemano lo que necesita o lo que está comprando.

    Un ejemplo: yo no logro entender cómo puede haber gente que, aunque tenga mucho dinero, puede gastarse los cuartos en uno o varios Ferrari. Bueno, sí lo entiendo: no es cuestión de que sea un coche para llevarte y traerte, es que te da estatus, caché y demás.

    Cuando pasan estas cosas que comentas en tu artículo, en lugar de quedarnos con nuestra idea de que el cliente perdido se lo pierde, yo siempre pienso en qué podemos hacer nosotros para conseguir transmitirles a esos potenciales clientes el valor de nuestro trabajo durante el proceso de la venta.

    No es una crítica a tu artículo, es más bien una reflexión en voz alta. Cuando yo he pedido presupuestos a otros traductores y lo que recibo es un simple correo de dos líneas con el coste por palabras, me pregunto si no tenemos nosotros un poco de culpa cuando pretendemos que otros valoren nuestro trabajo (sin saber nada de traducción) limitando la venta a una mera multiplicación. Estamos hablando de intangibles, que siempre cuesta más vender que las cosas que se pueden tocar.

    Desconozco el caso que comentas, pero si yo quisiera traducir mi perfil de Linkedin y buscase a un traductor, lo mínimo que exigiría es que me preguntase a qué público quiero llegar, cuáles son mis objetivos, palabras/sectores clave, etc. Y esto sabiendo lo que busco y conociendo el sector.
    Imagina alguien que no sabe nada de traducción y que ha oído que tener el perfil en inglés le va a abrir puertas. ¿Qué va a pensar esa persona si le mandan un correo escueto con un presupuesto de 150 euros (por poner una cifra)?

    Cosas muy similares pasan en el ámbito del diseño gráfico o de la informática. "Mi sobrino hizo un curso de Fotochó y me hace el logo como prácticas", "Mi primo estudia informática y me arregla el ordenador gratis"... Conozco bastante bien esos dos sectores y cuando he pedido presupuestos siempre me han hecho un estudio a medida de lo que necesito con su briefing, etc. Algo que en contadas ocasiones he visto por parte de un traductor. Las agencias lo suelen hacer más, aunque más las grandes/muy especializadas que las pequeñas. Y luego nos quejamos amargamente de que la gente no sabe valorar nuestro trabajo o de que los intermediarios no sirven para nada.

    Ojalá llegue un día en que nosotros mismos dejemos de vender nuestro trabajo al peso y hagamos más consultoría, como hacen las agencias. Además, tenemos una teoría de la traducción que nos da pie a ello (el funcionalismo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elisabeth:

      Buena reflexión, es interesante el punto de vista de lo que comentas. En el caso particular que menciono, al pasarle el contacto de la traductora, no sé qué hizo ella (si decirle por cuánto le saldría, si enviarle un presupuesto más elaborado incluyendo tema de palabras clave, etc.).

      También te digo que, dependiendo de la situación, a veces "se ve venir" el tipo de cliente que es y para mí sería una "pérdida de tiempo" currarme un pedazo de email explicativo/educativo si sé que lo más probable es que pasen de mí, no sé si me explico. Creo que como traductores debemos valorar el coste de oportunidad y saber que el tiempo que le estás dedicando a alguien que te ha enviado un email en plan "hola cuanto cuesta traducir esto" probablemente caiga en saco roto si no le das un precio bajo. Otra cosa es recibir un correo "formal" explicando la situación, etc. Pero sí, estoy de acuerdo en que en ocasiones donde ves filón hay que trabajarse las respuestas.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. La ventaja de que alguien traduzca su propio perfil es que no hace perder el tiempo a posibles contactos o empleadores, que tras ver un perfil bien o perfectamente redactado al ponerse en contacto con el sujeto descubren que apenas pasa del "yes,it is".

    ResponderEliminar